El colega al que Garin dejó sin técnico

El argentino Juan Ignacio Lóndero compartió entrenador durante dos años con la primera raqueta chilena. Ahora, busca entrenador tras desvincularse de Andrés Schneiter.




Muy cansado, con cara de frustración y desencanto, en el área VIP del Club de Tenis de San Carlos de Apoquindo, se encuentra apostado el tenista argentino Juan Ignacio Lóndero (63º), en un sillón bajo de tenue color gris. Acompañado de su bolso rojo, que contiene raquetas y diversos artículos deportivos, el transandino bebe de forma rápida el agua mineral sin gas que mantiene en su mano derecha, al momento que tiene la vista perdida en una de las barras que hay en el lugar. El tenista argentino tuvo una prematura despedida del ATP de Santiago 250, pues el jueves los dos partidos que disputó, primero en singles y luego en dobles, los perdió. En sencillos, fue eliminado por el joven brasileño Thiago Seyboth (182°), por parciales de 7-6(7) y 6-4. Luego, junto con su compañero Federico Coria (104°), cayó en los dobles.

Pero sin duda la noticia que marcó su paso por Santiago fue la desvinculación con Andrés Schneiter, coach con el que estuvo cuatro años, y que compartió con Christian Garin (18°) por dos.

Gago se acercó al Gringo Schneiter en Wimbledon, en 2018. En aquel entonces el Tanque ni siquiera estaba dentro del top 150. Cuando se hizo cargo de ambos, el DT empezó a mejorar sustancialmente la carrera de los tenistas, logrando que los dos sumaran títulos ATP.

La evolución de Gago, sin embargo, fue mejor. Algo que Lóndero tiene muy claro, por lo que respetó la determinación del estratega de seguir con el chileno. “Buscaré otro entrenador. Con Andrés terminamos una relación de cuatros años. La verdad fue uno de los mejores entrenadores que tuve. Le agradezco mucho a él. Se cumplió un ciclo. Me parece que era lo mejor para todos. Y que ahora uno se quede con él. En este caso, le correspondía a Christian por todo el mérito que viene haciendo. Le deseo la mejor de las suertes”, dijo el argentino.

Además, tuvo palabras para la relación con el Tanque, la que, como asegura el transandino, siempre fue positiva. “Muy buena. Compartimos dos años. Fuimos buenos compañeros. Ambos nos respetamos nuestros tiempos. No es tan fácil compartir un coach cuando en el circuito del tenis hay mucha competencia y rivalidad, pero creo que nos hemos llevado muy bien”, aseveró el tenista.

Lóndero también se refirió al desarrollo del torneo, donde, si bien agradeció que se organizara un ATP en Santiago, criticó la condición de las canchas, argumentando que la arcilla fue perdiendo calidad: “Es bueno tener un torneo de esta categoría en Sudamérica. Es espectacular poder jugar cerca de casa. Me pareció un muy lindo club, bien organizado. Eso sí, me parece que el estado de las canchas fue decayendo cada día y empeorando un poco”.

Y justamente fueron esas condiciones las que lo afectaron en el encuentro contra Seyboth. “A mí me gusta la altura, siento que no me desfavorece. Particularmente en el partido (jueves) me costó mucho el mal pique de la cancha. Me siento jugando muy bien y la verdad, el 90 por ciento de las bolas me picaron mal. Pero como digo, no es una queja. Es lo que hay y para los dos jugadores son las mismas condiciones”, finalizó.

En tanto, el tenista argentino tendrá que viajar a Colombia para disputar la Copa Davis, y sacudirse de su paso por la capital chilena.

Tabilo y Barrios, adiós

Hoy, los tenistas chilenos Alejandro Tabilo (166°) y Tomás Barrios (300°) perdieron en dobles y se despidieron definitivamente del ATP de Santiago. La dupla chilena tuvo una dura caída en las semifinales ante el binomio español Alejandro Davidovich (98°) y Roberto Carballés (97°) por parciales de 3-6 y 2-6. Ahora, tendrán que enfocarse en la Copa Davis, donde Chile enfrentará a Suecia en Estocolmo el próximo 6 y 7 de marzo.

Comenta