El Príncipe aspira a la corona

Este sábado, el Bayer Leverkusen enfrenta al Bayern Múnich en la final de la Copa de Alemania. Charles Aránguiz se juega su primer título con las Aspirinas.




Alemania fue uno de los pioneros en el retorno del fútbol en pandemia. Mediante un nutrido protocolo de higiene y distanciamiento físico, la nueva normalidad de la actividad volvió sin mayores inconvenientes en el país, teniendo que jugar a puertas cerradas. Este sábado se baja el telón de la temporada con la final de la Copa de Alemania. A las 14 horas de Chile, en el estadio Olímpico de Berlín, el Bayer Leverkusen enfrenta al Bayern Múnich, el multicampeón de la Bundesliga.

Charles Aránguiz, una pieza fundamental para el esquema del técnico neerlandés Peter Bosz, ya renovado hasta 2023, aspira a su primer título en Europa. Hasta la fecha, sus únicas estrellas en el extranjero fueron un par de Campeonatos Gaúchos con Internacional de Porto Alegre, en 2014 y 2015. El resto de sus estrellas fueron en Chile, ya sea con Colo Colo y con la U, además del bicampeonato de América con la Selección. Su registro con el elenco farmacéutico muestra 140 partidos, distribuidos de la siguiente forma: 111 por la Bundesliga, 13 en Champions, 10 en la Copa de Alemania y 6 por la Europa League. Tiene 13 goles.

La performance del seleccionado nacional también ha tenido loas desde otros actores del fútbol, como Vicente del Bosque, quien en diálogo con La Tercera lo catalogó como “el que dirige y maneja todo el juego del Leverkusen”.

“Hemos trabajado duro toda la temporada para participar en tres competencias y llegar a la final de copa después de muchos años. Fue una buena campaña (la Bundesliga) para nosotros con un gran número de puntos y buenas actuaciones, aunque no estuvo del todo bien, porque habríamos terminado en tercer o cuarto lugar. Bayern es el favorito”, afirmó Rudi Völler, el director deportivo del club.

Aránguiz en el entrenamiento de hoy del Leverkusen, en el Olímpico de Berlín. FOTO: DFB POKAL

Pensando en el partido de este sábado ante los bávaros, está descartado el brasileño Paulinho, quien sufrió una rotura en el ligamento cruzado de la rodilla derecha en el entrenamiento del martes.

En la vereda contraria, el Bayern está en la ruta de conseguir el triplete: ya ganó la liga, está en la final de Copa y sigue con vida en la Champions. El equipo de Hansi Flick terminó de gran manera la liga, ganándola con comodidad y con un Robert Lewandowski en altísimo estado de forma. “Sabemos que tienen muchísima velocidad entre sus filas. Nos hemos ajustado a ellos, eso ya funcionó en Leverkusen y, por esa razón, tengo buenas sensaciones de que salga bien mañana”, dijo Flick hoy en la previa.

En uno de los grandes movimientos del mercado, los bávaros confirmaron el fichaje de Leroy Sané, proveniente del Manchester City.

Ambos elencos entrenaron hoy en el Olímpico de Berlín. La final no implica el fin de la temporada para el Bayer Leverkusen, porque en agosto tiene la reanudación de la Europa League.

Comenta