Homenaje de la embajada de España saca lágrimas a Beñat

Antes de irse a vacaciones a su país, el entrenador asistió anoche a una íntima recepción en la embajada hispana.


En su primer año al mando de Universidad Católica, Beñat San José consiguió un disputado título. Lejos de su tierra natal, el hispano fue homenajeado por Enrique Ojeda, embajador de España en Chile. La ceremonia íntima se llevó a cabo en la residencia del diplomático europeo y contó con la presencia de un reducido puñado de invitados.

Entre los asistentes se contaba a Juan Tagle, presidente de Cruzados, Joaquín Lavín, alcalde de Las Condes, el diputado Francisco Undurraga, la actriz Francisca García-Huidobro, parte de la colectividad vasca en Chile, Santiago Perdiguero, presidente de Unión y, por supuesto, el celebrado de la noche, Beñat San José, quien llegó junto a su pareja.

La ceremonia, sencilla pero emotiva, tuvo primero palabras de parte del embajador Ojeda: “No solamente es una celebración por el título de la UC. Todos somos conscientes de la fuerza del fútbol, lo positivo que arrastra. Con el fútbol llegas a todo el mundo. Llegas a sectores que de otra forma no. Se llega a ese corazón de niños y jóvenes que tanto cuesta otras veces. Los títulos se ganan, se pierden, pero la imagen permanece y la imagen, la obsesión por ser profesional, Beñat lo tiene. Da mensajes que crean ciudadanía y seres humanos. Cuando Beñat lo ve al rival no como el enemigo, sino como un contrincante ennoblece al deporte y el fútbol. Para los españoles es un honor, un orgullo que hayas sido el primer español que gano un título en Chile. Enhorabuena por el título y la persona que eres”, expuso.

Tras el diplomático, a quien Beñat conoció en Bolivia, vinieron las palabras de Juan Tagle, que partieron en tono de broma: “Hemos estado trabajando muy estrechamente con Beñat. He tenido con él conversaciones larguísimas, que con mi señora nunca tuve”, dijo. El mandamás cruzado prosiguió: “He conocido la tenacidad y el esfuerzo de los vascos. Estamos realmente orgullosos del trabajo de Beñat, quien se ha comprometido no solo con el plantel sino con el club. Nos ha dado su visión. Es un orgullo tenerlo como rostro visible de la UC”. Cerró otra vez con risas y bromas “No ganamos todos los partidos 4-0, es verdad, mi colon esta dañado. Muchas gracias, esperamos seguir trabajando juntos”.

Y tras ellos, un Beñat que a medida que iba hablando se iba emocionando, al punto de llenársele los ojos de lágrimas. “Estoy en una nube en lo personal y profesional. Cumplí un sueño de ser campeón en Chile. Con este reconocimiento estoy viviendo y cumpliendo otro sueño. Salí hace cinco o seis años bastante solo a aventuras al exterior. Sabrán lo difícil que es estar lejos de tu gente. Venir al fútbol chileno que admiraba, volver a un grande y lograr un título ha sido algo espectacular, que me emociona demasiado”, fue lo primero que dijo.

Luego prosiguió: “Agradecerte a ti Juan porque fueron los que creyeron en mí. En Católica encontré un gran club, con posibilidades y medios de trabajo y humanos muy buenos. Hay una frase que quiero destacar: ‘El ser humano en su historia siempre ha tenido conflictos, el conflicto es natural en el ser humano, pero el arte es saber solucionar esos conflictos’. Cuando hemos tenido debates, porque conflictos no, pero temas por conversar o cosas más delicadas, todos han tenido un arte tremendo en poder solucionarlos. Ha sido fundamental para obtener la estrella 13. Es un honor tremendo dirigir a un grande del fútbol chileno. Gracias a Angie, que en cinco años es la primera vez que me ha aguantado todo un año porque las demás veces por motivos laborales estuvimos a la distancia. Este es el año que realmente me ha aguantado de verdad”.

Seguir leyendo