Hace años los clásicos, y los partidos en regiones de los equipos grandes, se juegan a la hora que ellos permiten; los estadios tienen aforo reducido por culpa de ellos; la experiencia de ir al estadio se ha transformado en una desagradable odisea debido a sus amenazas y violencia estructural; los jugadores deben declarar su amor incondicional por su existencia, amedrentados por su permanente e insoportable presencia; sus liderazgos, demasiadas veces, tienen vínculos de manera directa con individuos prontuariados o narcos; la U no encuentra una comuna que acepte la construcción de su tan anhelado estadio porque no existe comunidad que los quiera rondando por su calles; la galería tiene cada vez menos familias y ancianos porque la tienen tomada sin vueltas…

Las barras bravas son una empresa, un legítimo producto del neoliberalismo más feroz. Siempre están buscando oportunidades de negocios y de manera eficiente utilizan su mecanismo de chantaje, amenazas y violencia directa bien disfrazados con una hipócrita pasión "descontrolada" por sus equipos. Un día piden porcentajes de sueldos a los jugadores, otras entradas a los dirigentes, el siguiente exigen buses y dinero para ir a partidos fuera, llegando a sofisticaciones tales como grabar comerciales, ser brigadistas políticos bien pagados, guardias en recitales o cobrar fortunas a grandes empresas como hizo la Coordinación de la Garra Blanca en los primeros tiempos de Gabriel Ruiz-Tagle.

El historial antiguo y reciente está plagado de enfrentamientos, dirigentes y jugadores amenazados, partidos interrumpidos, peleas descomunales en las gradas debido al robo de lienzos y banderas, palizas a individuos sorprendidos por la calle con la camiseta equivocada, cuando no disparos y hasta algún muerto en la vereda. Hace pocos años un líder de Los de Abajo apareció masacrado a balazos en Recoleta por dar un ejemplo.

Innecesario es aclarar que son organizaciones profundamente antidemocráticas, racistas y xenófobas, donde hay diversas fracciones en pugna y cuyas jerarquías se establecen a palos, puñaladas y tiros.

Por lo mismo, no resulta creíble que estos grupos sin ideología, dios ni ley, en menos de un mes y como un acto de magia, se hayan reconvertido en conscientes luchadores sociales cuyo único norte es la justicia, la igualdad y la dignidad. Los mismos que hace tan poco tiempo andaban a los palos en la tribuna por un simple paño y amenazando con sodomizar y balear a quien se cruzara en su camino, ahora son la vanguardia popular democrática e inclusiva, con tintes de feminismo y veganismo.

Más sospechoso es un empecinamiento en que el fútbol no se reanude "hasta que se cumplan todas las demandas sociales y Chile sea un país más justo". Raro, no quieren ir a su lugar de expresión natural, donde una manifestación bien organizada tiene una resonancia infinitamente mayor que cualquier pelotera en la calle. Donde un lienzo o canto llegaría a todo el país y un acto simbólico, como taparse un ojo, sería de gran impacto.

Lo que está en juego acá, y aterrizo a los idealizadores y románticos, es una pugna de poder. Si las barras bravas ya tienen condicionado al fútbol chileno, ¿por qué no ir a por todas? Es decir, que se juegue cuando ellos decidan y sobrepasar a la ANFP y los clubes. Acogotar el fútbol. Control total.

Desde ahí, todo es posible: asientos en el directorio, porcentaje de los sueldos y traspasos de los jugadores y, cómo no, una cola de los pagos del CDF. Perdonen que les baje la fantasía: acá no hay ninguna reivindicación social, es sólo una oportunidad de negocios y poder. Correr el cerco una vez más y pasar por caja.

Comenta

Imperdibles