"No tengo por qué estar de acuerdo con lo que pienso”: un repaso a las frases incomprensibles del fútbol mundial

Los lapsus más famosos y divertidos de algunos jugadores frente a la prensa.




“No tengo por qué estar de acuerdo con lo que pienso”, dijo alguna vez el exdelantero de Colo Colo y la Roja Carlos Caszely. La frase del Chino es digna de un estudio sicológico o para el encabezado de un panel de discusión sobre filosofía contemporánea.

“Un saludo para el pololo de mi novia”: el joven Gabriel Suazo estaba exhausto al término del partido ante Ecuador en el Sudamericano sub 20 de 2017. Tanto así que una confusión al momento nombrar a sus seres queridos provocó las burlas de los oyentes, las que se expandieron en las redes sociales. “Están mis papás, mis tíos, mi novia, mis primos, el pololo de mi novia...”, dijo el jugador de Colo Colo.

“Perdimos porque no ganamos”, explicó alguna vez el Fenómeno Ronaldo.

“El fútbol es como el ajedrez, pero sin dados”, fue la frase de un confundido alemán Lucas Podolski. Los juegos de mesa no eran lo suyo.

“En 1969 dejé las mujeres y las bebidas. Fueron los perores 20 minutos de mi vida”, dijo alguna vez el fallecido jugador y reconocido bohemio norirlandés George Best. “Gasté un montón de dinero en alcohol, chicas y coches, el resto lo mal gasté”, expresó en otra oportunidad.

“Como todo equipo africano, Jamaica será un rival difícil”, dijo el uruguayo Edison Cavani, quien se confundió con el mapamundi antes del duelo ante los caribeños en la Copa América de 2015.

“El árbitro vio mi cuerpo, se puso celoso y me amonestó”, expresó el pretencioso jugador italiano Mario Balotelli tras ser sancionado por celebrar sin la camiseta.

“Cuando éramos niños a muchos les gustaba el baloncesto y a otros el basket”, recordó Sergio Ramos.

“A medida que uno va ganando cosas, se hamburguesa”, dijo Carlos Tévez, quien explicó su nuevo estatus social a través de la comida rápida.

¿Cuántos pulmones tiene? Le preguntaron al exfutbolista chileno Héctor Puebla: “Bueno, uno como toda la gente, ¿no?”, respondió la figura de Cobreloa.

”Contento por mi debut, lo hice bien y por suerte pude lesionar a Francescoli", dijo Luis Chiqui Chavarría tras malograr a la estrella uruguaya en un partido entre la Roja y la selección charrúa.

“¿Qué sucede?”, así explicó Gary Medel en 2009 por una pelea donde no quiso participar. “Me tiraron un combo porque estaban discutiendo otras personas y me meto yo y digo: ¿Qué sucede?”. La recordada frase le sirvió hasta para vender su imagen comercial. Años después, el Pitbull hizo reír a la sala de prensa con la explicación de su contención emocional durante el himno chileno: “No pude llorar en el himno porque después iban a decir que soy un pitbull gay”.

Sí, mi pierna está bien en la casa cuidando a mis hijos”, respondió Francisco Huaiquipán ante la pregunta por su estado físico. La frase pícara quedó en el repertorio habitual del lenguaje coloquial chileno.

“Ojalá que en Griega pueda hacer lo mismo”, dijo Alejandro Bocha Carrasco antes de partir al país de Homero y las majestuosas acrópolis.

“Primero que nada, un saludo a todos los señores televisores”, dijo con afecto Juan Carlos Letelier.

“Estoy emocionado porque no todos los días uno viaja a Europa”, dijo Frank Lobos al bajarse del avión proveniente desde Estados Unidos junto a la selección sub 20.

El repertorio de Francisco Rojas

“Siempre es positivo jugar contra equipos europeos”, dijo cuando el rival era Honduras.

“Los periodistas siempre inventan cosas que nunca son mentiras”, fue su crítica a la prensa.

“El equipo juega mal conmigo o sinmigo”, explicó desafiando a la RAE.

Comenta