Pablo Quintanilla: "Soy un cumplidor de sueños"

quintanilllaa

El sanantonino consiguió el mejor resultado histórico de un chileno en las motos del Dakar. Tras superar lesiones y la frustración del 2019, Quintafondo se metió en la lista de los mejores récords del deporte motor nacional.




La mañana en el aeropuerto de Santiago se nota tranquila. Sin mayores movimientos más allá de la silenciosa despedida de algunos pilotos de la Fórmula E, que el día anterior corrieron en Santiago. Cerca de la puerta de llegadas internacionales sí hay más entusiasmo. Fotos, entrevistas y una que otra mirada curiosa envuelven la escena. Ahí está parado Pablo Quintanilla (33 años), recibiendo el cariño que su histórico segundo lugar en el Dakar le otorga.

El sanantonino logró el mejor resultado de un chileno en la categoría motos del rally más difícil del mundo. Carlo de Gavardo, Francisco Chaleco López y el propio Quintanilla habían sido terceros. Dos leyendas del deporte motor nacional que fueron superados por Quintafondo.

Las pasiones bajan para cruzar la puerta del terminal aéreo, pero la calma dura solo un segundo. "¡Grande, Pablo!", grita un entusiasta amigo del piloto que esperaba su arribo. Acto seguido, una champaña es destapada y la fiesta de los abrazos continúa. Quintanilla, mojado de pies a cabeza, recibe la botella y le da un sorbo. Quizás el más dulce que ha tomado en este último tiempo.

Quintanilla terminó segundo el Dakar. Superación propia del bicampeón del mundo de cross country y alegría doble, considerando el abrupto final que tuvo en 2019, cuando una lesión en la última etapa le quitó el título que ya tenía en el bolsillo. Una fractura de tibia y peroné lo separó del podio. En medio de los festejos en el aeropuerto se da este diálogo con La Tercera. Un momento de calma para reflexionar.

¿Está contento de estar de vuelta en Chile?

Sí, súper contento. Con un sentimiento de felicidad y gratitud enorme después de haber logrado este segundo lugar histórico. Contento por mirar atrás y ver todo lo que he pasado en el largo camino que he tenido que recorrer, en la inmensidad de frustraciones a las que me he tenido que sobreponer y es algo que me llena de felicidad y orgullo.

¿Le costó volver a competir después de tanto tiempo lesionado por una fractura y, más aun, lograr este resultado?

Sí, por supuesto. Estuve ocho meses sin andar en moto, cinco meses sin caminar. Hasta el día de hoy tengo problemas para caminar. Fue una prueba dura, pero la vida se trata de eso, de superar pruebas y sobreponerse a las tareas que nos pone.

Se recuperó bien por lo que indican sus resultados.

Estamos al ciento por ciento. Aún no totalmente recuperado, falta una operación todavía, pero estamos completos.

El Dakar visitó un nuevo continente, con distintos paisajes, ¿esperaba lo que se encontró allá?

Más o menos sabíamos lo que debíamos esperar. Fue una carrera súper completa, los paisajes fueron maravillosos, las etapas también fueron muy variadas en terrenos difíciles que incluían piedras, pisos duros, etapas rápidas, lugares trabados, algunas partes como para hacer trial, en realidad fue súper completa la carrera. Me gustó mucho y la disfruté harto.

¿Qué fue lo más difícil?

Todo. Desde el primer día siempre es todo difícil; y el accidente de Paulo Gonçalves fue algo que nos marcó a todos los pilotos. Sobreponerse a esas situaciones fue algo súper complejo para todos. Fue difícil tener que dar vuelta la página y partir al otro día como que no había pasado nada. Fue algo súper duro.

¿Cómo se enteró del fallecimiento de Paulo Gonçalves?

Me enteré cuando terminó la etapa. Me paró mi equipo y me contaron que Paulo había fallecido. Fue una pena tremenda. Imagínate, es un compañero de carrera, amigo de años... Fue una pena tremenda la verdad. Lo siento mucho por él, por su familia, sus amigos y su hijo. Son noticias que sabemos que pueden ocurrir, pero nunca las estamos esperando.

Se sabe que estas situaciones pueden pasar en su deporte, pero ¿se está realmente preparado?

Uno sabe lo que se puede encontrar, pero nunca esperas que realmente pasen estas cosas. Fue muy triste para todos.

La edición saudí fue el mejor Dakar en la historia de Chile, ¿qué opina de dicho logro?

Los chilenos fuimos marcando la pauta durante toda la carrera. La verdad no me esperaba una actuación tan buena, pero sabía que teníamos una armada chilena muy potente y lo demostramos desde la primera etapa. Estoy muy contento por todos los chilenos, por Nachito Cornejo que terminó cuarto en motos, por Nacho Casale que ganó en quads, por Chaleco que fue tercero en Side by Side. Siento que hicimos una tremenda carrera y fuimos marcando la pauta desde la primera semana.

¿En qué momento de la historia del deporte motor chileno ubica su logro? ¿Le alcanza para ser leyenda?

No, me falta harto para ser leyenda. Simplemente soy un cumplidor de sueños. Me considero una persona a la que le gustan los sueños, los objetivos y trabajo día a día entregando todo para cumplir los sueños que tanto anhelo.

Comenta