Un retorno pesimista

La fecha del regreso del torneo es una incógnita, a la espera de que el Minsal dé la autorización. Junio, hoy, se ve perdido, mientras los PF se pelean por un informe de la ANFP que alerta sobre las deficiencias del futbolista post Covid-19.




El pesimismo se mezcla con la resignación. Hablar de regreso del fútbol competitivo es más una esperanza que una certeza, en medio de la pandemia y la crisis económica que afecta al país. La ANFP espera que el Ministerio de Salud le dé buenas noticias, mientras su comisión de dirigentes y especialistas sigue afinando protocolos que se reparten a los clubes, para que todos estén debidamente preparados. Explicaciones médicas y también físicas de lo que se viene, sin saber cuándo específicamente.

El 15 de marzo fue la última vez que se jugó fútbol de Primera en Chile, paralizado por el coronavirus. Algunos equipos concedieron vacaciones, otros entregaron pautas de trabajo domiciliario. Y la incógnita respecto de las condiciones en que los jugadores retornarán a las prácticas trata de resolverla un informe encargado por la ANFP, a partir de al análisis a los jugadores. Da respuestas alarmantes sobre el retrato del futbolista post Covid-19.

Propuesta con Recomendaciones para el Entrenamiento en miras al Retorno al Fútbol Competitivo. Así se titula el trabajo de los fisiólogos del ejercicio Luis Peñailillo y Jorge Cancino. También colaboraron los profesores de Educación Física Ismael Pinto, Carlos Velasco, Mauricio González y Marcelo Rosemblat.

Las consecuencias estarán a la mano. “El aislamiento tendrá un impacto en el estado físico y mental de los futbolistas (...) Estos cambios resultarán en un rendimiento físico disminuido y un riesgo de lesiones aumentado”, indica el documento entregado a los equipos y que manifiesta devaluaciones de rendimiento de velocidad, resistencia y masa muscular, entre otros factores, como señala esta infografía.

Otro bloque de preparadores físicos, agrupados en la naciente Apeffu también trabaja en torno a la materia. Y lo hacen con molestia respecto a la publicación que se remitió desde la ANFP. Así lo manifestaron ayer con una carta oficial: “Inevitablemente, como profesionales, nos surgen justificadas interrogantes: ¿No hay preparadores físicos vinculados a los clubes profesionales del fútbol chileno el día de hoy? ¿Quién hacía el trabajo físico en lo que va corrido del campeonato 2020 y las temporadas anteriores?”.

El comunicado fue firmado por 12 preparadores físicos activos del fútbol profesional. En lista: Cristóbal Rivas (Unión Española), Hernán Torres (Antofagasta), Marcelo Oyarzún (Santiago Wanderers), Ítalo Traverso (Palestino), Carlos Navarro (juveniles Cobresal), Luis Rodoni (ex U), Felipe Prieto (ex Selección), Patricio Cubillos (juveniles Wanderers), Patricio Cornejo (La Serena), Rodrigo Marcoleta (Rangers), Luis Valenzuela (ex Selección) y Eduardo Zurita (Santiago Morning).

Todos adhirieron a una misma idea: “Nos parece riesgoso que en el fútbol profesional chileno, el estamento directivo, obviamente, en ejercicio de su condición de responsables de las instituciones de la actividad, presenten este documento, sin consultar a los profesores de educación física o preparadores físicos de sus clubes”, reclaman.

Esperando

Mientras debaten los PF, ayer se volvió a reunir la Comisión Retorno de la ANFP. El pesimismo también corre respecto a un regreso pronto de la actividad, a la espera de que la autoridad sanitaria explique con mayor exactitud cómo afecta al fútbol la resolución 341 (que regula cantidad de personas y tipos de reuniones que se pueden realizar durante la pandemia, entre otras cosas). De esa respuesta depende fijar un día para retomar los entrenamientos.

La ministra del Deporte, Cecilia Pérez, fue la primera que planteó el 1 de junio como opción para el regreso. Con esa fecha se han manejado en la ANFP, pero mientras el Minsal no aclare el escenario, el calendario sigue en el aire. Lo que está claro es que en Santiago no habrá retorno a las prácticas mientras esté decretada la cuarentena total, por lo que un eventual regreso, por ahora, solo se daría en comunas que no estén bajo ese decreto de emergencia.

La ministra del Deporte, Cecilia Pérez, fue la primera que planteó el 1 de junio como opción. Con esa fecha se han manejado en la ANFP, pero mientras el Minsal no aclare el escenario, el calendario sigue en el aire. Lo que es peor para la industria, la misma ministra Pérez reconoció ayer en radio Cooperativa que ve “súper difícil que antes de agosto pudiesen volver las competencias”.

Es muy improbable, entonces, que el fútbol vuelva en junio. Porque en lo que sí hay certeza dentro de la comisión es que desde que el último equipo regrese a entrenar, deberán pasar tres semanas para todos estén en condiciones relativamente equiparadas. Recién ahí se podría pensar en reinicio del campeonato, aunque eso también dependerá de otra autorización sanitaria.

Comenta