Columna de Gloria Faúndez: Lo que tienes que saber

Jaime Mañalich durante la entrega del reporte de este martes.

Jaime Mañalich durante la entrega del reporte de este martes.



El mayor desafío sanitario de la historia. Casi 7,5 millones de personas quedamos confinadas en la Región Metropolitana a partir del viernes a las 22 horas. No se sabe por cuánto tiempo. Los expertos sostienen que mínimo debieran ser dos semanas. Es un capítulo fundamental de lo que el gobierno ha denominado “la batalla de Santiago”. Con los recintos asistenciales casi a tope de su funcionamiento, la pandemia comienza a mostrar su rostro más intimidante con el aumento de las muertes -ayer se registró un nuevo récord diario que lamentablemente es posible que sea superado en una nueva jornada- y la amenaza del colapso del sistema sanitario. Depende de todos.

¿Abdicación? Cuando se mire con la perspectiva del tiempo el devenir de la pandemia en el país, probablemente la semana que termina estará entre los hitos de la crisis sanitaria. Con récord de contagiados y fallecidos y la convicción de que los ciudadanos habían relajado el cumplimiento de las recomendaciones sanitarias, La Moneda rigidizó la obligación de confinamiento y restringió los permisos para vulnerarlo. También cambió el tono. De los planes para el retorno seguro se mutó a las exhortaciones a la gente a asumir su responsabilidad individual en la contención de los contagios. Es innegable un cambio de estrategia en la que el triunfalismo debe dar paso a la mesura.

Senado en cuarentena. El senador PS Rabindranath Quinteros es el primer parlamentario contagiado por coronavirus. No hay exactitud de cuándo se infectó, pero se apunta a una visita que el jueves 7 realizó Quinteros a la mismísima Moneda, donde días después se le detectó el virus a un camarógrafo. Como sea, la asistencia del senador al Congreso obligó a una cuarentena preventiva a cerca de 25 de sus pares. Eso, sin contar que el parlamentario viajó en avión a su lugar de residencia -Puerto Montt- cuando aún estaba pendiente la entrega de los resultados de su test y -por ello- arriesga medidas sanitarias en su contra.

Pacto social en ciernes. A medida que la pandemia avanza se hacen más fuertes los esfuerzos del oficialismo y parte de la oposición por reeditar un gran pacto transversal para hacer frente a la crisis económica que se asoma. En la cabeza de varios está el Acuerdo por la Paz Social y una nueva Constitución que templó los ánimos en momentos del estallido social. Ahora la apuesta es lograr un pacto de mínimos comunes en temas como reforma previsional, empleo o incluso tributos, que permita tener espalda política para superar la debacle económica y social que dejará la pandemia.

El Covid-19 se traslada a América. Partió en Asia y desde mediados de marzo el epicentro del coronavirus estaba en Europa, pero eso cambió en las últimas semanas: las alzas de contagios en Estados Unidos, Brasil y México trasladaron el núcleo de la pandemia a América. Una triste paradoja: mientras en los lugares donde la pandemia golpeó inicialmente ya comienzan a levantarse las restricciones sociales y se piensa en distintas maneras de desconfinamiento, por acá en América se viven las jornadas más dolorosas de la crisis sanitaria.

Comenta

Imperdibles