Fernando Henrique Cardoso: "Solidarizo con Bachelet frente a la innecesaria agresión de Bolsonaro"

(Foto: Mario Téllez)




"Jair Bolsonaro representa la búsqueda de una estabilidad equivocada", reconocía Fernando Henrique Cardoso a La Tercera a fines de septiembre de 2018, en la víspera de la primera vuelta presidencial en Brasil. En aquella entrevista, sin embargo, el exmandatario brasileño (1995-2003) ya expresaba sus aprensiones frente al rival del petista Fernando Haddad. "No sé lo que piensa", advertía entonces sobre el candidato de ultraderecha. Hoy, cuando el capitán retirado del Ejército se encuentra en el ojo del huracán por su gestión de los incendios forestales en la Amazonía, su áspero round con Emmanuel Macron por la catástrofe ambiental y sus destempladas declaraciones contra Michelle Bachelet, Cardoso apunta nuevamente contra el inquilino del Palacio de Planalto, quien por estos días va a la baja en las encuestas. "Creo que ese es su estilo, un estilo descuidado... (que) tiene consecuencias negativas naturalmente", comenta FHC, de 88 años, al teléfono desde Sao Paulo.

En esta época del año hay más incendios en la cuenca del Congo, en África, que en la Amazonía. ¿Por qué la atención mundial se centra entonces en Brasil?

Porque el Presidente de Brasil dio unas declaraciones que no eran muy felices quizás, entonces la prensa lo toma como si fuera "la culpa" del gobierno. En verdad, es cíclico, es una época en que hay quemas en la selva, no es fácil controlarlo. Pero la sensación que se tiene, no sé si es verdad, es que hay un aflojamiento de los controles y entonces se junta todo. El blanco, más bien, es la política actual del Presidente.

A raíz del tema de la Amazonía y de que Bolsonaro se burlara de la esposa del Presidente francés, Emmanuel Macron dijo que su par de Brasil "no está a la altura" de su cargo. ¿Cree que Bolsonaro no calculó lo que estaba haciendo?

Creo que lo ha calculado, porque hizo una cosa infeliz (la burla a la señora de Macron). No sé por qué se metió con eso, es una cosa que no conviene a quien está en el ejercicio de la Presidencia. Creo que ese es su estilo, un estilo descuidado en esas materias y tiene consecuencias negativas naturalmente.

Bolsonaro acusó a Bachelet de seguir la línea de Macron de "entrometerse en asuntos internos y en la soberanía brasileña", luego de que la alta comisionada de la ONU para los DD.HH. advirtiera que en Brasil ha habido una "reducción del espacio democrático". Incluso, atacó al padre de Bachelet, muerto durante el régimen de Pinochet. ¿Cómo analiza su reacción?

No me gusta hacer comentarios sobre presidentes brasileños a los medios extranjeros. Lo que puedo decir es que me parece inadecuado que quienes ejercen la Presidencia de un país critiquen a los presidentes de países amigos. Más aún cuando quien fue Presidente de Chile ejerce hoy una función internacional, en cuyo mandato está cuidar de temas universales, como es el caso de los derechos humanos. En lo personal, creo que la historia no perdonará la violencia que encarnó el expresidente de Chile Augusto Pinochet en la época de la dictadura. Es de mal gusto, además de ser diplomáticamente equivocado, hacer referencias sin respeto al padre de un jefe de Estado que fue muerto violentamente. Doy mi integral solidaridad a la Presidenta Bachelet frente a una innecesaria agresión.

[caption id="attachment_813619" align="alignnone" width="600"]

(Foto: Mario Téllez)[/caption]

Frente a estos impasses, ¿considera que tal vez la Cancillería brasileña no está haciendo bien su trabajo?

No diría que no lo está haciendo bien, porque no estoy ahí adentro para saberlo, pero el canciller también hace declaraciones que son muy de una visión como si fuera una especie de guerrero, una persona que está luchando. Parece un converso que está luchando con un dios que no se conoce contra otros dioses que tampoco se sabe con claridad si existen o no. Entonces va un poco al revés de lo que fue la tradición de la diplomacia brasileña, que era bien cauta en esas materias. Ahora asume posiciones, toma partido.

En la reciente cumbre del G7, Sebastián Piñera asumió como "coordinador" de la ayuda económica del grupo a los países amazónicos. ¿Considera arriesgada la apuesta del Presidente chileno, considerando que él respaldó la gestión de su par brasileño en el combate de los incendios?

Yo creo que Piñera tiene noción de dónde está pisando, conoce la cuestión, sabe que los tiempos en la Amazonía son siempre delicados. Se sabe que en la cuestión amazónica hay varios acuerdos que rigen y siempre tuvimos la precaución de preservar la Amazonía y también de que haya algún tipo de desarrollo en la región. Y ambas cuestiones no son incompatibles.

[caption id="attachment_813624" align="alignnone" width="600"]

(Foto: AFP) Jair Bolsonaro a bordo de un avión Embraer KC-390 en Goias.[/caption]

Ya durante su campaña Bolsonaro pensó en fusionar el Ministerio de Medio Ambiente con el de Agricultura. ¿Esto  hacía prever que no tenía mayor interés en el tema ambiental?

Claro que se podía prever. Creo que estaba completamente equivocado en eso, pero él siempre fue así. La gente que votó por él no votó porque esté de acuerdo con esta posición. Votó porque no quería al PT, a Lula. Votó porque había mucha criminalidad y mucha corrupción y quería frenar eso. Esas fueron las motivaciones, un voto que se basó en la negatividad.

A propósito, estas dos últimas semanas aparecieron encuestas que muestran una caída en la popularidad de Bolsonaro, especialmente entre los grupos que le dieron la victoria en 2018. ¿A qué factores adjudica este desplome?

Creo que corresponde, como primera cuestión, a esa sensación de que el gobierno está exagerando. Lo que sí llama la atención es que el gobierno se declara de antemano en favor del gobierno de Donald Trump. Segundo, Bolsonaro sugirió que se nombrara a uno de sus hijos como embajador en EE.UU.; siempre hay acusaciones de nepotismo. Tercero, porque ha exagerado en todas esas declaraciones en cuanto a la cuestión del medioambiente. Entonces se creó un clima en ciertos sectores de menos confiabilidad sobre la acción del Presidente. Es lo que las encuestas parecen mostrar. También hay algo nuevo y es que el gobierno está volviendo atrás en ciertas cuestiones.

Usted participó recientemente en un seminario en Argentina, en el cual también estaban Mauricio Macri y Alberto Fernández. De cara a las presidenciales de octubre en ese país, Bolsonaro amenazó con retirarse del Mercosur si Fernández ganaba las elecciones. ¿Qué le parece esta advertencia?

Yo voy a decir como yo he actuado. Yo siempre he actuado no mezclando las cuestiones de Estado con la visión personal mía, sea ideológica o de cualquier otra naturaleza. Como jefe de Estado tiene que ver los intereses de largo plazo y, en consecuencia, cuanto menos intervenga en la cuestión local, mejor, porque Brasil como Estado tendrá que convivir con un vecino que va a ser siempre vecino, un vecino importante.

[caption id="attachment_813627" align="alignnone" width="600"]

(Foto: EFE) Alberto Fernández durante una visita al Parlamento de España.[/caption]

Usted dijo que "Alberto Fernández no es Nicolás Maduro", en alusión a quienes, como el propio Bolsonaro, han advertido que "Argentina va por el camino de Venezuela".

Las declaraciones que escuché de él (Fernández) en el seminario en que participé no tienen nada que ver. Fueron declaraciones más sensatas. Maduro me parece una persona que rompió con el mundo económico, además, en este momento no se puede decir que existe libertad en Venezuela, porque no la hay.

En la historia reciente de Argentina, los vicepresidentes han jugado un rol algo polémico. ¿Cómo ve en ese sentido a Cristina Kirchner, la compañera de fórmula de Fernández? ¿La imagina compartiendo el poder o relegada a un segundo plano?

Normalmente los vicepresidentes están en un segundo plano. No sé lo que va a pasar en Argentina, porque ella tiene presencia fuerte como líder, ella misma tiene liderazgo sobre el pueblo. Pero yo creo que la fuerza del Estado argentino llevará a una situación en la cual la vicepresidenta no extiende las cartas, sino que es quien sigue. Ojalá sea así.

Bolivia también va a enfrentar elecciones en octubre. Hasta ahora, Evo Morales aparece liderando las encuestas, pero estas muestran que perdería en segunda vuelta frente a Carlos Mesa. ¿Cómo observa ese fenómeno?

Yo conozco a Mesa y no conozco a Morales. Si gana Mesa no creo que pase nada negativo, por el contrario. Creo que Morales ha sido un hombre capaz de gobernar, Bolivia logró un cierto equilibrio en su situación. Personalmente, yo creo que la durabilidad en el gobierno no es buena. Yo fui favorable a la reelección, pero a una reelección en Brasil, no a la perpetuidad de una persona en el poder. No me parece sano, porque los intereses se van enquistando en el poder. Mejor es que haya alternancia.

Respecto de Venezuela, ¿cree que la alternativa representada por el líder opositor Juan Guaidó ha perdido fuerza?

Lo que pasa es que en Venezuela la situación es muy grave. Yo creo que son problemas que o se resuelven localmente o la solución no será positiva. O sea, ojalá que las fuerzas locales logren reorganizarse, la verdad es que las fuerzas democráticas, en parte, se fueron de Venezuela. Entonces ahora todo se ha puesto más difícil. Guaidó se quedó, Henrique Capriles se quedó. Yo creo que el liderazgo local tiene más posibilidades de rehacer una situación que cualquier influencia externa. Si gana Maduro una vez más, bueno, pobre Venezuela.

Comenta