Gabriel Boric: seis razones para una caída rápida

El gobierno de Gabriel Boric es el primero de las últimas dos administraciones en llegar al 50% de desaprobación en sus primeras semanas de instalación. ¿Qué hace que en tan poco tiempo se genere tal descontento en la población? En La Moneda ya evalúan sus razones, pero los expertos coinciden en que hay elementos en los que hay responsabilidad directa y otros en los que no tanta.




1. La expectativa y los votos prestados

22%

de los encuestados que votó por Boric, desaprueba la forma en como está conduciendo su gobierno. Cadem, segunda semana de abril.

Gabriel Boric en el triunfo.

No es raro que tras un triunfo en segunda vuelta la aprobación de la figura presidencial tienda a bajar una vez instalada en La Moneda. La razón, explica Victoria León, vocera de Pulso Ciudadano, es muy simple: el porcentaje de aprobación de un Presidente o Presidenta recién asumido no es equivalente al porcentaje de votos que sacó, pues hay mucha gente que vota pensando en que no salga la otra opción. “Siempre es un poco más baja que la obtención de votos a nivel total”, dice.

En ese escenario es donde se encuentra Gabriel Boric: las últimas tres grandes encuestas (Cadem, Criteria y Pulso Ciudadano) indican que su aprobación está por debajo del 50% llegando incluso a un 50% de desaprobación en dos de estas mediciones. Y si bien es común que los gobiernos lleguen en algún minuto a esos niveles, aquí la caída fue más rápida: “La expresidenta Bachelet se demoró 33 semanas para llegar a este punto y 37 en el caso de Sebastián Piñera”, comenta el gerente de Asuntos Públicos de Cadem, Roberto Izikson.

El factor “votos prestados” es algo ineludible a la hora de analizar el fenómeno. Los primeros en restarse, dice Cristián Valdivieso, director de Criteria, han sido “aquellos votantes que se plegaron en segunda vuelta”. Eso traducido en números de la última Cadem, correspondería a un 22% que votó por Boric y que ahora desaprueba su gestión.

El problema era que había mucha expectativa. “Mucha gente esperaba que en muy poco tiempo empezara a haber cambios”, dice Victoria León.

2. La inexperiencia frenteamplista

61%

de los encuestados entre los 35 y 54 años desaprueba la forma en como Boric está conduciendo su administración. Cadem, segunda semana de abril.

frente-amplio-boric.jpg

El Frente Amplio era, hasta ahora, la única fuerza política que no había pisado La Moneda, y eso generó tantas expectativas como sensación de inexperiencia.

El factor generacional fue protagonista de esta elección y eso llevó a que los jóvenes fueran quienes más respaldaran a Gabriel Boric. Sin embargo, había otro grupo expectante, pero que cambió de opinión: “Había una expectativa en los mayores de 50 años que se deshizo en estas semanas. La diferencia de aprobación entre los jóvenes es de casi 15 puntos. La falta de experiencia y la juventud de La Moneda fue lo que produjo esta baja”, dice Roberto Izikson. Para muchos, hasta hace poco, el único bastión de confianza -por su nivel de experiencia- era el ministro de Hacienda, Mario Marcel, agrega el analista de Cadem. Solo que esta última semana quedó en entredicho por el quinto retiro y eso se vio reflejado en los índices de desaprobación de su gestión: según la última encuesta de Pulso Ciudadano, si en marzo el titular de Hacienda tenía un 10% de desaprobación, esta semana aumentó a un 21,9%.

En Socialismo Democrático coinciden con que esto puede golpear las cifras: “Hay falta de experiencia, pero eso se gana al alero del trabajo. No creo que eso sea un pecado mortal ni que los errores sean para tanto. Sí creo que ya pasamos el primer mes y medio de instalación y hoy día hay que empezar a mostrar acciones”, dice la presidenta del PPD, Natalia Piergentili.

En La Moneda están conscientes de estos factores. En el comité político ampliado de los lunes se ha acusado el golpe, pero también, se ha transmitido que mediciones semanales son solo una foto del momento. El propio Presidente se ha encargado de solicitar minutas y análisis de los resultados de las diferentes encuestas. Quien se encarga de esto es Claudio Villegas, jefe de Estudios de la Secom. Este último trabaja con Lucía Dammert, Carlos Durán y Ernesto Águila. Ellos son quienes realizan un instrumento propio de estudio.

3. Atados a la Convención

45%

de los encuestados rechazaría el borrador de la nueva Constitución en el plebiscito de salida. Cadem, segunda semana de abril.

18 de Marzo 2022/SANTIAGO Convencionales del Frente Amplio concede un punto de prensa durante un receso de la sesion N°71 del pleno de la Convención Constitucional. FOTO: LUKAS SOLIS/AGENCIAUNO

“Nuestra evaluación hasta ahora -estamos haciéndole un seguimiento siempre desde la División de Estudios de la Segpres para ver cómo va a ser la implementación posterior- es que las cosas aprobadas en el borrador son muy buenas noticias, son cosas buenas que la ciudadanía ha venido demandando”. Esas fueron las últimas palabras del ministro Giorgio Jackson, refiriéndose al alza del Rechazo en el plebiscito de salida en las encuestas. Tanto el propio Presidente como sus ministros han sido férreos defensores del proceso constituyente. El problema es que, según el análisis de quienes dirigen las encuestas, cuando a la Convención le va mal, al Ejecutivo también. Los índices de desaprobación de la Convención han ido en línea con la desaprobación del gobierno: mientras que para la segunda semana de marzo Cadem arrojaba un 42% para el Apruebo y un 35% para el Rechazo en el plebiscito de salida, y un 50% de aprobación para el Presidente, un mes después eso cambió. La medición de la segunda semana de abril indica que un 45% rechazaría el borrador de la nueva Constitución y un 50% desaprueba la manera en que el Mandatario está conduciendo su gobierno. Los números en Criteria van en la misma línea y esto tiene una explicación: “La aprobación de una y otro se asociaron. Boric ató su presente a la Convención, y la Convención ha ido perdiendo atracción y ganando animadversión de una parte de la ciudadanía. Lo ven demasiado vinculado”, explica Valdivieso.

4. Errores de principiantes

22,9%

de los encuestados evalúa como bueno o muy bueno el desempeño de Izkia Siches. Durante la primera quincena de marzo, esa misma aprobación era de un 55,5%. Pulso Ciudadano, primera quincena de abril.

La sensación de improvisación ha incidido en la desaprobación del Ejecutivo. La oposición al quinto retiro por parte de ellos y toda una coalición oficialista que apoyó la tramitación de los cuatro primeros es una cosa. En la última semana, la encuesta Pulso Ciudadano arrojó que un 63% de los encuestados estaba por un nuevo retiro de los fondos previsionales, lo que si bien tenía una leve baja respecto de semanas anteriores, representa un porcentaje importante. Desde Criteria, Valdivieso coincide en que ese factor es ineludible: “Por qué antes sí y ahora no, se ve desorden. Es la contradicción entre el antes y el ahora, sin un relato coherente”.

Eso, sumado a la incapacidad del Ejecutivo de ordenar a una coalición “llena de díscolos”, dice el analista, ha ido pavimentando el camino para que las expectativas sobre las promesas de cambio se vayan cayendo.

Pero no es solo eso. En el gobierno reconocen que los errores de la ministra Izkia Siches han sido determinantes. Temucuicui y los dichos del falso avión que despegó y volvió con migrantes expulsados incidieron en sus índices de desaprobación: si la primera semana de marzo Siches tenía un 55% de aprobación, en la primera de abril esta disminuyó a un 22%, según la última medición de Pulso Ciudadano. En ese contexto fue que desde este último ministerio optaron porque la ministra no participara de la gira por las regiones del país como lo hicieron algunos de los ministros del gabinete -y el mismo Presidente- fuera de la RM. “No puede perder la seguridad que significa estar parapetada en Santiago, sabe que el margen de error en Interior es cero, entonces no se puede dar ningún paso en falso”, dicen desde la misma cartera.

5. Boric tras bambalinas

50%

de los encuestados desaprueba la forma en que Gabriel Boric está conduciendo su gobierno. Cadem, segunda semana de abril.

28 Marzo 2022 La Moneda Foto: Andres Perez 28 Marzo 2022 La Moneda Foto: Andres Perez 28 Marzo 2022 El Presidente de la republica Gabriel Boric junto al Ministro secretario de la Presidencia, Giorgio Jackson, y el equipo de prensa del Gobierno participaron en un desayuno con los medios de Prensa que cubren la Moneda. Foto: Andres Perez / La Tercera

“¡Presidente! Hace tiempo no lo vemos, ni en la tele”. El mensaje lo entregó un grupo de mujeres de la junta de vecinos Villa Almirante Blanco Encalada en Maipú, mientras el Mandatario anunciaba el plan de ayuda económica Chile Apoya los primeros días de abril.

El reclamo calzaba con el diseño de gobierno: hasta hace poco, el plan era que durante las primeras semanas de instalación, Gabriel Boric pudiera dedicarse a su propia adaptación en La Moneda mientras que los ministros tuvieran más protagonismo en el día a día. Eso, para Cristián Valdivieso fue un factor que generó descontento en la población. “Boric siguió articulando esta imagen de rockstar, hipercercano, cariñoso, todo el día presente. Entonces, una vez que entra a La Moneda y crea este diseño en el que él está distante y los ministros son los fusibles y los más expuestos, no hay una solución de continuidad con respecto a este personaje que había empujado una imagen de valoración simbólica”.

En el gobierno sabían desde el jueves pasado que la encuesta Cadem de esta semana no sería buena noticia. Quizás por eso optaron por activar la gira a las regiones, dándoles no solo protagonismo a los ministros más desconocidos, sino que también al propio Mandatario, quien desde la segunda semana de abril ya ha comenzado a salir más a terreno. Eso lo ha llevado a exponerse a una serie de situaciones, como el piedrazo de este jueves en Coquimbo o a diversos videos en donde aparece conversando con personas que lo van a recibir a los lugares que visita.

6. Problemas heredados

45%

de los entrevistados estima que el país retrocede. Criteria, marzo de 2022.

Existen situaciones ajenas al gobierno de turno que, para los expertos, siempre inciden en la aprobación o desaprobación del Ejecutivo. La crisis económica y la inédita inflación por la que pasa el país es una de esas. “La población más empobrecida es la que más está castigando al gobierno de Boric”, dice Victoria León, de Pulso Ciudadano. En su última encuesta, son los grupos socioeconómicos D y E quienes tienen el porcentaje de desaprobación al gobierno más alto, con un 53,9%. “Es la fracción de la ciudadanía que más fuerte ha golpeado la inflación. Es notoria la diferencia de desaprobación entre los grupos socioeconómicos altos y medios altos versus los bajos y los medios bajos”, añade León.

En Criteria, el panorama es similar: un 45% de los entrevistados estima que el país retrocede y solo un 14% considera que avanza. Lo mismo ocurre en Cadem: “Hay un problema que es heredado, que tiene que ver con los factores económicos, la inflación y la desaceleración. Eso, obviamente, golpea al gobierno”, asegura Izikson.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.