Camas críticas: cómo ha fluctuado el factor que Izkia Siches pide tener en la mira para evaluar aplazar las elecciones del 11/A

La red privada tiene una ocupación del 93%, mientras que la red pública ya llegó a un 95% de demanda por camas UCI.

Evaluar en dos semanas la disponibilidad de cupos en las UCI propuso la presidenta del Colmed para definir la factibilidad sanitaria de los comicios. Actualmente quedan 166 camas libres en todo el país y, si bien el Minsal vía decreto ordenó a hospitales y clínicas generar otros 360 -emulando el peak de la primera ola-, la meta podría no alcanzarse, plantean en el sector, que registra un ausentismo laboral que llega al 28% en algunos casos. "Si bien se están aumentando, podríamos tener más pacientes requiriendo camas de las que se van a expandir", reconoce el jefe de la Unidad de Paciente Crítico de Clínica Indisa, Sebastián Ugarte.




El 10 de julio del año pasado, a casi un mes de que se registraran las peores cifras de contagios diarios de la pandemia, se alcanzó el peak de ocupación de camas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) habilitadas en el país: 3.216.

Pero el máximo de cupos implementados y utilizados en los hospitales y clínicas no ha sido sincrónico, pues, a la par con el comportamiento de la pandemia, ha variado según las oleadas y rebrotes que han vivido las zonas norte, centro y sur del país. Aun así, el ejercicio dejó en evidencia para el Minsal “el techo” de la red asistencial para responder a la demanda de pacientes críticos, y permitió establecer el plan de reconversión que, tal como quedó establecido vía decreto, para el 22 de marzo deberá contabilizar 3.540 camas críticas.

Acorde a los datos actualizados, la red ya cuenta con 3.031 cupos de intensivo ocupados de un total habilitado de 3.197. Esto se traduce en un 94,8% ocupación general a nivel nacional, con un 69% destinado a pacientes de Covid-19. Con esas cifras, la ocupación “límite” que estableció la presidenta del Colegio Médico (Colmed), la doctora Izkia Siches, de un 95% para evaluar la suspensión de las elecciones del 11 de abril, estaría cerca de cumplirse.

Sin embargo, desde el gobierno remarcan que un aplazamiento no está en carpeta del Presidente Piñera aún. Durante esta mañana, el vocero de gobierno recalcó que “por ahora nosotros no nos estamos poniendo en ese escenario, lo que hemos hecho es propiciar que sean en dos días, y una de las razones que lo justifica es la pandemia. Las mismas medidas que se tomaron para el plebiscito y que fueron exitosas, queremos que también ocurran durante el 10 y 11 de abril. Esperamos que el sábado las personas mayores tengan preferencia permanente y que eso entregue seguridad sanitaria”.

Quienes conocen sobre cómo mira La Moneda los indicadores sanitarios frente a un proceso de sufragio masivo con cuatro elecciones
-convencionales constituyentes, gobernadores, alcaldes y concejales- simultáneas, aseguran que se han puesto todas las fichas en que las medidas restrictivas -como poner en etapa de Transición o Cuarentena a la Región Metropolitana, sumado al toque de queda ampliado-, surtan algún efecto de aquí a la segunda semana de abril, considerando, además, que para esa fecha la población más vulnerable ya tendría su esquema de vacunación completo o, al menos, a la espera de su segunda dosis.

El proceso de reconversión UCI

Frente a este escenario, y con las unidades críticas cada vez más llenas, Salud tomó la determinación de suspender las cirugías electivas en 11 regiones del país. Un cambio que, hasta la semana pasada, si bien era planteado por Redes Asistenciales, en una de las reuniones de La Moneda se había desestimado, en pos de otras medidas sanitarias más amplias, como expandir el toque de queda.

Así, hasta ayer en la tarde -acorde al documento que envía a diario Salud a los prestadores- el avance de la reconversión de cupos críticos está a 363 camas de la meta, considerando a los hospitales y clínicas. Los centros privados, están a 183 camas de alcanzar el máximo “histórico” habilitado en el peak, mientras que en la red pública la diferencia es de 180 unidades.

En el desglose, según el mismo informe, si Clínica Indisa logró habilitar 102 camas UCI en su máximo despliegue, hoy cuenta con 81 camas: le faltan 21 para llegar a la meta. El Hospital San José, en tanto, es el recinto que más lejos está de ese máximo. Si durante la primera ola llegó a tener 78 cupos críticos funcionando, durante este proceso de reconversión solo ha alcanzado 47 camas, que ya cuentan con una ocupación del 100%.

Durante esta mañana, el coordinador de las camas críticas de la red, el doctor Luis Castillo, explicó que las “3.190 camas que (hoy) tiene el sistema integrado se ha hecho con un ausentismo laboral que va desde el 15% de la planta regular hasta un 28% en algunos establecimientos”. Por ende, la meta no será fácil de conseguir e, incluso, podría no concretarse.

El jefe de la Unidad de Paciente Crítico de Clínica Indisa, el doctor Sebastián Ugarte, coincide con Castillo. “Hoy la limitante no es la escasez de equipamiento, sino que de personal sanitario altamente entrenado”, asegura.

A juicio de Ugarte, “el nivel de ocupación ya es alto y desde el punto de vista epidemiológico pensamos que estas cifras deberían aumentar en las dos semanas siguientes, porque corresponde a la evolución de los casos nuevos ya reportados hace unos días. Hemos tenido días reiterados sobre los cinco mil casos que aún no se traducen en las hospitalizaciones. Desde luego no se puede descartar suspender las elecciones. Todo el país se ha puesto como meta que se realice el proceso , pero no se puede descartar que haya que suspenderlo a la vista de las cifras que se están viendo. El escenario de las próximas dos semanas no tendría por qué ser mejor. Si bien se están aumentando las camas, podríamos tener más pacientes requiriendo camas de las que se van a expandir. Y no es descartable que no estén las condiciones epidemiológicas para realizar un proceso masivo como este”.

El debate también fue puesto sobre la mesa por el exministro Mañalich, quien precisa a La Tercera PM que “como yo he señalado, creo que los números son preocupantes y en ese contexto hay que reflexionar. Yo no soy el llamado para decir qué se debe hacer respecto de las elecciones, es un tema que el Parlamento y el Ejecutivo deben mirar rigurosamente por los efectos sanitarios y políticos que tiene aplazar la elección, o por una baja asistencia”.

Asimismo, el exjefe de la cartera sanitaria añade un dato epidemiológico. “Hay 10 u 11 regiones que están teniendo el peak de casos más alto de la pandemia durante este verano. En aquel tiempo, durante la primera ola, teníamos un espacio para derivar pacientes a Concepción, Temuco, escenario que hoy es imposible, hoy más bien son lugares demandantes de hospitalización”.

A la interna, hay dos eventuales complicaciones que estarían preocupando a las autoridades sanitarias y a los jefes de las unidades críticas: que en las próximas semanas se demanden más camas de las que se puedan habilitar, y el tiempo de estancia de los pacientes más jóvenes: a diferencia de los adultos mayores, que resisten menos tiempo conectados a soporte ventilatorio -ya sea por empeoramiento de la condición y los decesos a raíz de tratamientos “compasivos” cuando existen ciertas patologías de base-, los pacientes más jóvenes se recuperan en mayor proporción, pero con más tiempo de internación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.