Tercera PM
Presenta:

Chadwick: Cómo pasó de ser el primo al hombre de confianza de Piñera

El ministro del Interior, Andrés Chadwick, fue simpatizante del MAPU en su adolescencia, participó del encuentro del cerro en Chacarillas, fundó la UDI, fue diputado y senador, sufrió una depresión en 2009 y según cercanos, la buena relación con el Presidente Sebastián Piñera se dio solo en 2011 cuando asumió como vocero de Gobierno.


Los días posteriores al 11 de septiembre de 1973, un joven Andrés Chadwick, con tan solo 17 años, fue al patio de su casa y comenzó a quemar una serie de libros y afiches con imágenes de Salvador Allende y Ernesto “Che” Guevara. El adolescente, entonces simpatizante del Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU). le prendió fuego a sus cosas por temor.

El actual ministro ha dicho que el día del golpe fue a misa y que “sintió pena” por la muerte de Salvador Allende.

“Lo que más me dolía era que mis amigos me decían que era una posición snob. ‘Tú lo tienes todo’ -me alegaban- ‘para ti es muy fácil’. Era como ser el niñito de izquierda que le gusta rebatir y plantear todo lo contrario de lo que dicen los demás”, contó el actual ministro en 1983 a la periodista Patricia Politzer quien luego lo registró en su libro “Miedo en Chile”.

El joven Chadwick, simpatizante del MAPU.

Han pasado 35 años desde que Chadwick contaba esas anécdotas. casi 4 décadas en que el hombre fuerte del gobierno de Piñera ha estado en la política. Una trayectoria que partió en el Mapu, pero que luego viró hacia el corazón de la UDI y hace ya algunos años, al corazón del piñerismo. Desde esa posición, esta semana tuvo sus días más difíciles a propósito del homicidio de Camilo Catrillanca. Mientras en la oposición crecía la idea de acusarlo constitucionalmente, en algún momento se llegó a hablar de un posible cambio de gabinete. Sin embargo, el propio Piñera salió a dar un espaldarazo a quien en la última década se ha convertido en su hombre de máxima confianza.

-Viéndolo desde la perspectiva de hoy… en ese momento en que quemé mis libros, quemé todo y borré una etapa.

La frase también está en el libro de Politzer. Meses después de quemar sus libros, entró a estudiar Derecho en la Universidad Católica y su vida política dio un giro total al conocer a Jaime Guzmán. “Yo te conozco, tenemos amigos en común”, le dijo a Guzmán a Chadwick los primeros días de clases de 1974 y cuando el primero ejercía como profesor de Derecho Político. Finalmente el profesor lo apadrinó y más tarde se convirtió en uno de sus mejores amigos.

A tanto llegó la amistad, que en 1991, meses antes de que fuera asesinado por el Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), Guzmán le confesó que quería dejar el senado para entrar a un convento religioso.

Chadwick lo ha dicho más de una vez: la inspiración de Guzmán fue lo hizo entrar a la política para siempre.

La UDI en pleno: Longueira, Chadwick, Guzmán y Novoa.

Junto al ex senador, crearon en 1975 el Frente Juvenil de Unidad Nacional que fue inaugurado con la polémica ceremonia en el cerro Chacarillas, a la que asistió Augusto Pinochet. Un hecho que lo ha perseguido toda su vida política: Para los 40 años del golpe, en 2013, se le consultó si se arrepentía de haber ido a la inauguración de ese movimiento que replicaba lo hecho por Franco con el Frente de Juventudes Español: “No vale la pena referirse a un caso particular”, le dijo a La Segunda al ser consultado por su participación. Un año antes, ya había comenzado a mostrar cierta distancia con la dictadura: “tengo profundo arrepentimiento de no haber hecho algo más”, dijo en TVN.

Tras un breve paso por Renovación Nacional en 1987, y junto a figuras como Juan Antonio Coloma, Patricio Melero y Cristián Larroulet ayudó a fundar el Movimiento Gremial y más tarde, la UDI. Por ser uno de los padres fundadores y por su influencia se ganó al interior de la colectividad el grado de “coronel”, pero a diferencia de los otros tres –Jovino Novoa, Juan Antonio Coloma y Pablo Longueira- nunca ha presidido el partido, solo ha estado en su vicepresidencia.

Con esa militancia enfrentó sus primeras elecciones. En 1989 fue elegido diputado por dos periodos. Luego dio el salto al Senado siendo electo en 1997 por la circunscripción de la región de O’Higgins. El 2005 fue reelegido pero no alcanzó a completar el periodo de ocho años ya que en 2011, con la victoria de Piñera, fue llamado a La Moneda para ser vocero de gobierno.

La depresión: “Me encerré en mi pieza”

Un par de años antes, siendo senador, Chadwick tuvo un hito importante en su vida: cayó en una profunda depresión. En 2009, iba camino al Congreso pero de un momento a otro le pidió a su chofer que parara, se diera media vuelta y regresara a su casa. “Juanito, lléveme a mi casa lo más rápido que pueda’”, dijo el por entonces senador.

“No pude más’, relataría más tarde. ‘Entré a mi casa, me encerré en mi pieza y caí. No tenía fuerzas para hacer nada. Es una sensación terrible, que sólo las personas que han tenido depresión pueden entender. Es como estar en una pieza oscura sin poder enfrentar el mundo’, describe. ‘No tenía antecedentes y mi depresión no tenía ninguna relación con situaciones puntuales, de decepción o de intereses’, explica. ‘Sólo sabía que si hubiese sido astronauta, Alexis Sánchez o senador, esa tarde no podía subirme a un cohete, ni entrar a la cancha, ni llegar al Congreso’”, confesó Chadwick en una entrevista a Qué Pasa el 2013 en días en que el por entonces candidato presidencial, Pablo Longueira, dejaba la carrera a La Moneda luego de caer también en esa enfermedad.

Los últimos seis años

¿En qué momento Chadwick se vuelve tan relevante para Piñera?

Herman Chadwick Valdés y Paulette Piñera Carvallo, los padres del ministro, llevaban a sus hijos a La Serena durante los días de verano. Ahí coincidían con Sebastián y sus hermanos, en la gran casona familiar que tenían los Piñera en la cuarta región. Por diferencia de edad -6 años-, Andrés y Sebastián, no eran tan cercanos. Ya de adultos, coincidían en los encuentros familiares, sobre todo en la parcela familiar en San Damián.

-A diferencia de lo que muchos piensan, ellos si bien son familiares, no siempre han sido muy cercanos, cuando Andrés (Chadwick) llegó al gobierno, ahí recién se creó una relación de confianza política-, dijo a La Tercera PM, el ex ministro del gobierno de Michelle Bachelet, José Antonio Viera-Gallo, quien es cuñado del ministro.

Chadwick, a bordo del piñerismo.

Al igual que Viera-Gallo, en la derecha refrendan la idea de que fue en los últimos seis años en que la relación se volvió tan estrecha. Antes, si bien Chadwick siempre fue el nexo de Piñera con la UDI -en los tiempos más difíciles de la relación entre RN y UDI-, siempre el hoy ministro estaba marcadamente en la vereda de Suecia 286. Hoy, en cambio, está mucho más en la vereda del piñerismo que en la de la UDI.

Ese tránsito de Chadwick comenzó al dejar el senado -donde cultivó lazos con la oposición que dan réditos hasta ahora- y partir a la vocería del primer gobierno de Piñera. Luego se hizo más nítido al asumir como ministro del Interior, el último año de su administración pasada. Y a nadie le queda dudas de que terminó de consolidarse en los 4 años que Piñera estuvo fuera del poder: Chadwick estuvo a su lado como presidente de Avanza Chile, asegurando el legado y luego, la reelección.

Seguir leyendo