Cómo arranca la contienda por Vitacura, la otra comuna donde se decide la pugna de poder Chile Vamos vs. Republicanos

Camila Merino (Evópoli), Cristián Araya (Republicanos) y Darko Peric (Ciudananos)

Mañana parte la fase legal de la campaña municipal, aunque ya comenzó hace rato en terreno y en redes sociales. Chile Vamos amarró un pacto de apoyo recíproco en favor de la Evópoli Camila Merino, a cambio de otro respaldo en masa a la UDI y también debutante Daniela Peñaloza en Las Condes. Todo con tal de evitar que el concejal Cristián Araya del Partido Republicano le permita a J.A. Kast salirse con la suya e instalar una cabeza de playa en una de las tierras donde ganó el Rechazo. Hay un tercer candidato, el Ciudadanos Darko Peric, que votó Apruebo.




En RN, el partido que entrega el trono ocupado por Raúl Torrealba hace 24 años, calculan al ojo que si Cristián Araya, el retador respaldado por José Antonio Kast, saca más del 25% o 30%, se llevarán una sorpresa. En Evópoli, que le ganó a RN y a la UDI en la primaria de noviembre y espera conquistar su primera alcaldía con Camila Merino, creen que no superará los 30 puntos. En el Partido Republicano retrucan que sus rivales se quedan muy cortos, porque aseguran que él marca más que eso. Vitacura, una de las comunas más ricas de Chile y uno de los cinco bastiones del Rechazo -junto a Las Condes, Lo Barnechea, Antártica y Colchane), tendrá nuevo alcalde o alcaldesa en dos meses y dos días y acá por fin se medirán en votos las dos megafacciones de la derecha.

Por eso en esta comuna Chile Vamos también se la toma casi personal con las filas de Kast. Acá opera un pacto de apoyo recíproco a Merino, en paralelo con la procesión de respaldos a la UDI Daniela Peñaloza en Las Condes. Todos y todas apoyan a las dos, porque su máxima es evitar que Republicanos instale una cabeza de playa en el corazón electoral el barrio alto, el Distrito 11 (ex 23) y eso es que lo repiten dirigentes del sector, aunque ese mismo 11 de abril competirán aliados en la constituyente luego del pacto que firmaron. Bajo la misma lógica quieren evitar que Rojo Edwards llegue a gobernador metropolitano.

Y al igual que en Las Condes, en Vitacura las tropas de RN se disciplinaron en pos de este objetivo mayor y prefieren seguir digiriendo en silencio la molestia que les dejó la previa. En la primaria Evópoli acusó una “monarquía” en la comuna- y además ven que la mesa de Rafael Prohens jugó muy mal sus cartas en la negociación municipal: con esta y Lo Barnechea, ya son dos comunas que pierden en un distrito donde tienen tres diputados. En RN prefieren decir fuera de comillas que apoyan más bien a la coalición que a la candidata, pero la ayudarán igual.

En estas condiciones arrancará mañana temprano el período legal de campaña, aunque ya la hayan estado haciendo al aire libre y en sus redes sociales. Los tres nombres que irán a la papeleta estarán en semáforos y esquinas de la comuna. Tres, porque además de Araya y Merino compite el actor Darko Peric, esposo de la actriz Josefina Montané, candidato de Ciudadanos -donde milita el año pasado- y que votó Apruebo.

La candidata de Evópoli partirá en terreno cerca de las 8.30 y a las 10.30 hará un acto de lanzamiento en el Parque Escrivá de Balaguer, bajo el lema de campaña “El cambio trae fuerza de mujer”. Calcando el guion de Las Condes, su equipo ha difundido en las últimas semanas fotos que se ha tomado junto a todos los dirigentes que ha podido. Evelyn Matthei se juntó con ella y con Peñaloza; ella la respaldó en la primaria y no al candidato de su partido, Pablo Zalaquett. También han cumplido con el ritual los diputados de ese partido María José Hoffmann y Guillermo Ramírez.

En su equipo dicen que, además, conversó con las diputadas RN Karin Luck y Catalina del Real (su hermano, Max, perdió la primaria). Y su puntal es el diputado Evópoli por el distrito, Francisco Undurraga, quien obtuvo la primera mayoría el 2017 y se juega harto en esto.

El saliente alcalde Torrealba también se ha reunido más de una vez con Merino y en el sector cuentan que le ha dado algunos consejos. Esta es la primera vez que la exministra compite en una elección así y en ciertos barrios de Chile Vamos ven que ahora tiene que hacer valer en la cancha política y de gestión lo capacitada -describen- que ha demostrado ser en el mundo privado.

La bandera de campaña de Araya es la seguridad en la comuna, una de las inquietudes frecuentes de un electorado que en el sector definen como muy exigente, y que esta vez tendrá que elegir -esto ven todos- por cuál derecha votará. Va a insistir y reivindicar medidas como el polémico “Plan Frontera” que propuso, consistente en “blindar”, dijo, “los accesos y salidas, mediante un control permanente con puntos fijos, cámaras de seguridad, lectores de patente y pinchaneumáticos”. Va a lanzar más ideas en esa línea, cosa que arruga cejas en la derecha oficialista.

Y Kast lo va acompañar en terreno, era que no. Mañana van a estar los dos desde las 9:00 en el sector de Padre Hurtado junto a Edwards. Araya también hará terreno con los aspirantes a concejales y constituyentes.

La gente de Araya asegura que también lo apoyan desde Chile Vamos, aunque no han detallado quiénes puntualmente. En la coalición rival de Kast dicen que vitacuranas y vitacuranos no se van a confundir entre las dos ofertas y que para evitar eso también debieran apoyar con todo a Merino nombres que le aclaren el mapa al votante, como la ex UDI Marcela Cubillos (compite a constituyente por el mismo distrito).

En Chile Vamos han pintando esta lucha como una asimilable a la de un “directorio” de la derecha. En la primera vuelta presidencial de 2017, votaron en Vitacura 58 mil personas. En tamaño es casi un tercio de los 153 mil que votaron en Las Condes. Sebastián Piñera sacó 74% en Vitacura y 65% en Las Condes. José Antonio Kast sacó 7% y 8,5%, respectivamente. Es un tercio del tamaño, pero la derecha pesa aún más. En Lo Barnechea, para completar el exdistrito 23 (ahora 11), votaron 46 mil personas. Piñera logró el 72% y Kast el 7,9%.

En el plebiscito el Rechazo sacó 67,13% (40.323 votos) y participaron 60.325 almas.

En RN y Chile Vamos insisten en que no pueden dar la elección por ganada, aunque Merino se haya impuesto en la primaria, y que eso se le ha dicho a la candidata. En Evópoli aseguran que ella va a a ganar, aunque no hacen apuestas ni fijan qué final en números es suficiente o mejor.

“Mi desafío no es contra Chile Vamos, sino que recuperar la seguridad y tranquilidad en Vitacura. Mi gran preocupación es la seguridad de los vecinos, que los opinólogos digan lo que quieran”, espeta Araya, quien insiste en que “la cancha está absolutamente abierta” pensando en el desenlace.

Merino asume que “si bien ganamos la primaria de Chile Vamos con un 46% de los votos, siempre hemos sabido que falta el paso más importante para llevar a la alcaldía nuestra propuesta de cambio y gestión municipal. Hoy tenemos la responsabilidad de representar a toda nuestra coalición y por eso estamos trabajando en equipo, siempre en terreno, escuchando a los vecinos, al igual que lo hicimos en la primaria. Tenemos la confianza de que ese trabajo nos llevará a ganar las municipales del 11 de abril”.

¿Qué hace Darko Peric en medio de esta batalla? Mañana se lanza con el lema “Darko sí te escucha” y “Vitacura puede ser mejor”, y dice que “no creo que el resultado del plebiscito acá decida el resultado de la municipal. No estoy diciendo que la gente de Vitacura no sea de derecha, pero hablando con ellos, en el trabajo en terreno y los puerta a puerta, he visto que el centro liberal les parece una buena alternativa. No sé si lograré convencerlos, pero es una buena opción. El centro liberal no es la izquierda, aunque soy de oposición”.

¿Sirve ser actor para esto? “Hay gente que sabe que soy el marido de y me han tocado vecinos que me dicen que me vieron en Mamma Mia, pero también me dicen que ven gente nueva en política”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.