Economía: ¿Llegan o no los tiempos mejores?

A_UNO_968722

Las cifras de crecimiento económico muestran un buen inicio de gobierno. La actividad se expandirá cerca de 5% en el primer semestre, anotando el mayor registro desde 2012 para un primer semestre. Sin embargo, para los economistas esto no es suficiente aún para elevar el crecimiento de largo plazo, que en definitiva es el que permitirá que los tiempos mejores se instalen.




La frase de campaña de Sebastián Piñera era "ya viene los tiempos mejores". Una promesa que consideraba duplicar el crecimiento económico, crear unos 600 a 700 mil empleos en cuatro años y retomar la senda de la responsabilidad fiscal. Al término del primer semestre de este año y a cuatro meses de asumir el gobierno, las cifras muestran en parte que esos tiempos mejores están llegando: el crecimiento del PIB del primer semestre se acercará a 5% siendo la mejor expansión desde 2012. En materia de empleo, si bien la tasa de desempleo subió a 7,2% en el trimestre abril-junio, las horas trabajadas aumentaron y la creación de empleo asalariado subió y el cuenta propia moderó su alza.  No obstante, los economistas se muestran cautos todavía sobre los efectos que este cambio de tendencia pueda tener en los ciudadanos de a pie.

A esto se suma el balde de agua fría que fue para el gobierno la rebaja en la clasificación de riesgos por parte de Moody's. Si bien desde Hacienda han señalado que en los argumentos que se entregaron no hay nada nuevo, y que las razones responden al deterioro fiscal que se produjo en el gobierno anterior, también la agencia puso el foco en el crecimiento tendencial y la poca capacidad que está teniendo el país para realizar reforma estructurales que permitan subir el crecimiento de largo plazo. De hecho, justo hoy Moody´s subrayó que el deterioro fiscal partió en 2010, durante la primera administración de Sebastián Piñera.

Los economistas coinciden en que por el momento la actividad seguirá una senda alcista, ya que todavía hay "capacidad ociosa", es decir, se debe cerrar la brecha de capacidad entre el crecimiento efectivo y potencial, por lo que no será extraño ver tasas de Imacec por sobre el tendencial de 3% que tiene hoy la economía. "Para mejorar el crecimiento tendencial se necesitan reformas estructurales, y ahí es clave que se avance en los cambios al sistema impositivo y al mercado laboral. Si eso no ocurre, hacia 2021, volveremos a tener un PIB de largo plazo del orden de 2,7% a 3%", señala el economista jefe de Bci, Sergio Lehmann. Misma opinión entregó la académica de la Universidad de Los Andes, Cecilia Cifuentes, quien afirma que "si bien el gobierno puede tener la intención de realizar reformas estructurales, éstas deben pasar por el Congreso y ahí la tarea es compleja, considerando la composición que tiene hoy el parlamento, ya que no hay una sola oposición". En ese sentido, la economista precisa que para mejorar el crecimiento tendencial no basta sólo con la voluntad del Ejecutivo".

Una visión distinta entregó el académico de la Universidad Mayor, Tomás Flores, quien indicó que las cifras de actividad públicas hoy consolidan la tendencia de recuperación de la actividad. Para Flores el primer semestre tendrá una expansión de 4,7%, la mayor expansión desde 2012 para la primera mitad del año. En el ámbito del empleo, Flores subraya que si bien la tasa se mantiene alta, hay otros componentes que muestran un mejoramiento. Pese a ello, este indicador actúa con rezago, por lo que recién hacia fines de año o bien principios del próximo se comenzará a notar más nítidamente.

Administrar el ciclo

Uno de los riesgos que existen sobre la mesa es que a Sebastián Piñera le termine pasando algo similar a lo que sucedió en su primer gobierno: administró el ciclo y no realizó ninguna reforma estructural que haya permitido elevar el PIB tendencial. Consciente o no de aquello, el nuevo equipo de gobierno no quiere pasar de nuevo por eso, por lo que impulsará una modernización al sistema tributario, una reforma de pensiones, el proyecto de gobierno digital, y también se avanzará en una serie de proyectos que van en la línea de hacer más expedita la aprobación de proyectos de inversión. Ahora bien, la gran interrogante que aparece es si esto es suficiente para elevar la capacidad de crecimiento. La pregunta sigue abierta.

Comenta