El CDF contra las cuerdas: La FNE lo denuncia por monopolio y le exige una multa de US$ 26,5 millones

FOTO: AGENCIAUNO

El organismo que vela por la libre competencia en Chile asegura que la señal que hoy pertenece a Turner ha cometido prácticas abusivas de manera sistemática contra cableoperadores y clientes desde 2006, año de su fundación. La estación televisiva entrega su versión.




La Fiscalía Nacional Económica (FNE) presenta un requerimiento contra el Canal del Fútbol (CDF) en el Tribunal de defensa de la Libre Competencia y exige el pago de una multa de 32.000 UTA (Unidad Tributaria Anual), equivalente a $19.500 millones (US$ 26,5 millones), contra la señal televisiva que obtuvo los derechos de la transmisión del torneo nacional por los próximos 15 años. El escrito, al que tuvo acceso La Tercera, acusa a la señal televisiva de sus prácticas comerciales unilaterales y monopólicas, lo que pone en serios aprietos a la señal deportiva que depende de la cadena internacional Turner.

Específicamente, la FNE acusa “un abuso unilateral” de su posición monopólica en el mercado mayorista de las señales que incluyen la transmisión de los partidos del certamen local.

El pasado 10 de diciembre, Felipe Cerda Becker, fiscal nacional económico designado para el caso, expuso el requerimiento de 30 páginas al Tribunal de Libre Competencia. Ahí se apunta que el CDF infringió el artículo 3 DL 211, en sus incisos primero y segundo letra b), al abusar de su posición monopólica en el mercado de transmisión en vivo y en directo de los encuentros deportivos del campeonato nacional. La investigación se dio curso el 4 de octubre de 2017, luego de una denuncia de un particular respecto a las prácticas potencialmente anticompetitivas distribuidas por diversos proovedores, entre ellos el CDF.

En detalle, el artículo 3 DL 221, en su inciso primero establece que se sancione a todo el “que ejecute o celebre, individual o colectivamente, cualquier hecho, acto o convención que impida, restrinja o entorpezca la libre competencia, o que tienda a producir dichos efectos”. El segundo letra b) prohíbe “la explotación abusiva por parte de un agente económico, o un conjunto de ellos, de una posición dominante en el mercado, fijando precios de compra o de venta, imponiendo a una venta la de otro producto, asignando zonas o cuotas de mercado o imponiendo otros abusos semejantes”.

El escrito acusa a la señal televisiva de imponer una serie de prácticas comerciales a los cableoperadores, que en su conjunto configuran un modelo de negocios lesivo para la competencia. ¿Cuáles? Principalmente consiste en la limitación o el control de las promociones que las empresas de cable pueden implementar de cara al consumidor final, el establecimiento de un precio mínimo de la reventa de las señales CDF Premium y CDF HD, la fijación de un número de abonados mínimo garantizados arbitrarios, y la exigencia a los cableoperadores de la adquisición y distribución de la señal CDF Básico a toda su base de clientes, como condición para poder acceder al producto HD y Premium.

La Fiscalía Nacional Económica asegura que el actuar del CDF ha restringido la competencia en el mercado de la distribución minorista de las señales CDF Premium y HD y le han permitido obtener rentas sobre toda la base de clientes de los cableoperadores mediante el apalancamiento del poder monopólico que consiguió al comprar los derechos de transmisión del torneo criollo.

Según acusa la FNE, todas estas conductas se vienen implementando de forma paulatina y ejecutando de manera permanente, desde la creación del CDF Premium, en 2006, hasta el día de hoy. Asegura que se ha entorpecido o restringido la libre competencia. Hoy, son cerca de 40 cableoperadores los que cuentan con el Canal del Fútbol, entre los que destacan VTR, DirecTV, Telefónica, Claro, Entel, GTD Medios, Telefónical de Sur, entre otros. “Como podrá observar el H. Tribunal, el hecho de que los cableoperadores no puedan competir intensamente entre sí trae como consecuencia que, en los hechos, pudiera llegar a producirse una especie de asignación exclusiva de clientes por parte del CDF. Estos efectos, por sí solos, son de una gravedad que deben ser sancionados”, dice el documento.

Desde que se creó el CDF, en 2006, según la FNE, el canal que transmite los encuentros de fútbol ha ido aplicando distintas prácticas comerciales que han resultado lesivas para la libre competencia. El organo fiscalizador expone que estas prácticas de la señal que hoy pertenece a Turner no ayudan a la rivalidad entre los cableoperadores respecto a las señales que tienen y, de paso, extraen renta sobre toda la base de clientes de las empresas distribuidoras. El CDF Básico es una exigencia que debe ubicarse sí o sí en la parrilla programática.

El documento establece que se pudo identificar que CDF controla y limita las promociones que los cableoperadores pueden ofrecer y otorgar a los clientes finales respecto a su programación paga. Las empresas que distribuyen el canal se encuentran impedidos de realizar este tipo de promociones, pudiendo realizarlas únicamente si existe una autorización de la señal televisiva, incluso aunque el costo sea asumido por el cableoperador. Según la investigación, generalmente se visa las promociones que buscan retener a los que ya tienen los canales pagos, impidiendo a las empresas a buscar nuevos clientes con atractivos precios. Incluso, en algunos casos estas autorizaciones solo se deben realizar vía call center, y no mediante publicidad.

Frente a tales hechos, la FNE asegura que el resultado de las acciones comerciales del Canal del Fútbol es evitar que los precios disminuyan como consecuencia de promociones u otras prácticas similares. “De hecho, el propio CDF ha reconocido expresamente que las prácticas descritas tienen por objetivo restringir las promociones, argumentando la necesidad de mantener el valor de su marca”, dice el requerimiento. Además, se asegura que el CDF impone a los cableoperadores una cifra de abonados mínimos garantizados, de manera arbitraria.

En resumen, la Fiscalía Nacional Económica exige se le imponga al CDF una multa de $ 19.500 millones, pues se debe considerar también la duración de las prácticas que considera anticompetitivas, que se arrastran desde 2006, respecto a más de 40 cableoperadores. Además, se busca eliminar el beneficio económico que se obtuvo de la ejecución de estas prácticas y que impedirán que se vuelva a actuar de la misma manera. De paso, se exige que se ponga fin a todas las prácticas comerciales anteriormente mencionadas que entorpecen la libre competencia.

Desde diciembre de 2017, el CDF pasó a ser controlado por Turner Broadcasting System, por un contrato de 15 años a cambio de un monto total de USD 1.285 millones, del que inicialmente se abonó el 5% más una cuota de USD3,1 millones para cada uno de los 32 clubes profesionales chilenos. El resto del dinero se paga con una mensualidad ajustada al UF.

El CDF, por su parte, entrega su versión. “Lamentamos la decisión de la FNE de presentar un Requerimiento contra Canal del Fútbol SpA. Canal del Fútbol SpA se encuentra comprometido con el cumplimiento de la normativa de libre competencia y siempre ha ajustado su comportamiento a ello, por lo que hará valer sus derechos y planteará sus defensas, para que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia rechace el requerimiento interpuesto por la FNE. Desde CDF estamos abiertos a colaborar en cualquier proceso investigativo que tanto la FNE como el TDLC determinen para este requerimiento”, señalaron.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.