El controvertido fin del silencio de Mauricio Macri en Argentina

Mauricio Macri

Tras escasas apariciones en redes sociales y una única entrevista concedida en julio a Álvaro Vargas Llosa, a través de La Otra Mirada, el expresidente argentino publicó una columna en La Nación en la que critica duramente al gobierno de Alberto Fernández.




“Con el compromiso de siempre y la responsabilidad que me cabe, rompo el silencio para compartir con ustedes mi inquietud sobre la dolorosa y delicada circunstancia que atraviesa la República Argentina”. Así comienza el exmandatario argentino, Mauricio Macri, una columna publicada ayer en La Nación, en la que analiza la gestión del Presidente Alberto Fernández sin rodeos ni tapujos, y en la que elogió las manifestaciones y banderazos que se han producido en contra del gobierno.

Macri, quien regresó a Argentina 10 días atrás tras haber estado de viaje en Francia y Suiza, decidió romper el silencio tras algunos comentarios en redes sociales y una única entrevista concedida en julio al periodista peruano Álvaro Vargas Llosa a través de la plataforma de La Otra Mirada, en colaboración con la Universidad Adolfo Ibáñez y La Tercera, en la que señaló que el gobierno argentino estaba “intentando avanzar sobre las libertades”.

El expresidente Mauricio Macri en la entrevista con el periodista peruano, Álvaro Vargas Llosa, organizada por La Otra Mirada.

Esta vez, el ex jefe de Estado acusó al gobierno kirchnerista de atacar la Carta Fundamental del país: "Las autoridades al frente del Poder Ejecutivo Nacional vienen desplegando una serie de medidas que consisten en el ataque sistemático y permanente a nuestra Constitución”.

En ese sentido, Macri denuncia que el rumbo que ha tomado el país “deja la intención del gobierno de establecer un Nuevo Contrato Social en la Argentina con principios dominantes inéditos”. La dura columna del expresidente transandino acusa al gobierno de Fernández de vulnerar el equilibrio de los poderes del Estado “porque no se respetan los reglamentos de las cámaras del Congreso Nacional para debatir y sancionar las leyes. Se pretende condicionar al Poder Judicial con una reforma que ya tiene media sanción en el Senado de la Nación (...). Se han debilitado los organismos de control existentes en la órbita del Estado con el riesgo de reiterar la falta de transparencia en la gestión de los organismos públicos”.

El Presidente argentino Alberto Fernández.

“Se busca el control social”

También criticó duramente la continua extensión de una cuarentena que ya suma seis meses en Argentina. Macri advirtió que “se utilizan las restricciones sanitarias para impedir la libre circulación de personas”. “Lo que se busca es el control social y evitar que los ciudadanos manifiesten su disconformidad con las medidas que se toman”.

Por estos días, el gobierno de Fernández se ha visto sumido en una polémica con la ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires. El Ejecutivo oficializó una quita de recursos de coparticipación a la Ciudad y se lo dará a la provincia para lo que llamó “Fondo de Fortalecimiento Fiscal”, con el fin de auxiliar económicamente al gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof, para que pueda resolver el conflicto con la Policía Bonaerense.

En esa línea, Macri acusó que el gobierno “retrocede el federalismo en la Argentina, porque el oficialismo condiciona a los gobernadores de las provincias cualquiera sea su signo político y los extorsiona con el envío de los fondos necesarios para administrar sus distritos si no cumplen con lo exigido por el Poder Ejecutivo Nacional, lo que fue coronado con la reciente e indignante presión al jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

Una manifestante ondea una bandera argentina mientras participa en una protesta contra el gobierno nacional, el 13 de septiembre.

Sobre las manifestaciones en contra la reforma a la Justicia, Macri escribió que “en la Argentina emergió algo nuevo. Ciudadanos movilizados y atentos que han ganado las calles. Desde la lucha contra la resolución 125, la exigencia de verdad sobre la muerte del fiscal Nisman, las marchas del SíSePuede, o el más reciente 17-A la conciencia cívica se expresa”.

Con todo, el exmandatario criticó que el gobierno “pretende nivelar para abajo” puesto que “no se reconocen los derechos básicos de los ciudadanos para que cada uno proyecte su vida como quiera hacerlo, porque es el Estado el que aspira a decidir por nosotros”.

“Es la República o la republiqueta; es democracia o demagogia; es elecciones libres o no habrá transparencia en los resultados; es seguridad o vivir con miedo; es el Estado de Derecho o es la jungla; es la propiedad o es la apropiación; es la libertad de expresión o censura; es educación o adoctrinamiento”, finalizó Macri tras el extenso viaje a Europa en donde combinó vacaciones con actividades en Zurich comopresidente de la Fundación FIFA.

Reacción macrista

De todas formas, la columna de Macri generó divisiones dentro de la coalición macrista de Juntos por el Cambio. El vicepresidente del partido fundado por Macri, PRO, Federico Angelicini, aseguró a Infobae que “es muy bueno que luego de un silencio prudente de 10 meses, cumpliendo su compromiso de no poner palos en la rueda de la nueva gestión, haya hecho esta declaración. Lo que expresa representa lo que está sintiendo gran parte de la sociedad argentina. Macri tiene un compromiso constante con la realidad del país”.

Desde el sector “dialoguista” cuestionaron la “oportunidad” del momento elegido. “Salió con todo, un volcán de párrafos que debería tener guardados”, cuestionaron a La Nación desde el sector que encabeza Emilio Monzó, expresidente de la Cámara de Diputados, ya fuera del macrismo. Desde el mismo sector, señalaron a Infobae que “es un discurso acotado al núcleo duro que no ayuda a ampliar y sumar para ganar en 2021 y 2023. Seguimos alentando divisiones y grietas que lo único que generan es enrarecer, aún más, el clima negativo que potenció el gobierno en los últimos 40 días”.

Comenta