El día en que Hermógenes le contó a Pinochet su plan para que el Mossad lo rescatara en Londres

El 3 de marzo de 2000, Pinochet aterrizó en santiago.

El 3 de marzo de 2000, Pinochet aterrizó en santiago. (ELECTRONIC IMAGE) AFP PHOTO/CRIS BOURONCLE (Photo by CRIS BOURONCLE / AFP)

A 20 años de la detención de Pinochet en Londres por delitos de lesa humanidad, el columnista insiste en que lo del Mossad era más que una broma y que sí hubo un plan de rescate a través del servicio de inteligencia judío, tal como está escrito en su libro de ficción "El rescate de Pinochet".


Augusto Pinochet respondió con una sonrisa y sin decir palabra, cuando en diciembre de 1998, sentado en un comedor de su residencia en Virginia Water, Hermóngenes Pérez de Arce le contó que junto a un grupo de amigos "deportistas senior" habían hecho gestiones con el Mossad para rescatarlo de su prisión en Londres.

El beneplácito que mostró Pinochet en su cautiverio -según el recuerdo del pinochetista Pérez de Arce- contrastó con el nerviosismo de Máximo Silva Bafalluy, quien propició la visita a Londres de ambos.

"Él se espantó tremendo y me dijo ´¡Pero cómo puedes decir eso!, ¡Nos están grabando y nos pueden dejar detenidos".

Hoy, al teléfono, Pérez de Arce dice que la revelación ante Pinochet no tuvo consecuencias y nadie fue detenido como temía Máximo Silva.

A 20 años de la detención de Pinochet en Londres por delitos de lesa humanidad, el columnista insiste en que lo del Mossad era más que una broma y que sí hubo un plan de rescate a través del servicio de inteligencia judío, tal como está escrito en su libro de ficción "El rescate de Pinochet".

-Eso fue verdad. Teníamos un grupo de trote donde todos éramos partidarios del general Pinochet. Entre ellos había uno que era de ascendencia judía, quien dijo que podía consultar cuánto costaría el rescate. A las tres semanas volvió con la respuesta: costaba 50 millones de dólares. Y como no teníamos esa suma, decidimos rescatarlo nosotros. Esa es la novela que escribí. Era una suma imposible.

Pérez de Arce, columnista por años de El Mercurio, dice que prefiere reservarse los nombres de quienes participaron en la idea, particularmente de quién tomó contacto con el servicio de inteligencia. "Es un amigo al que hace tiempo no veo. Estamos todos en la sub-90 y fuera de la vida pública", asegura.

En los 14 capítulos de El rescate de Pinochet, Pérez de Arce habla de un plan alternativo -y más barato- con participantes entrenados disparando contra agentes de Scotland Yard, con helicópteros y operaciones encubiertas. Una ficción que el columnista sostiene que pudo ser real de haber contado con el 50 millones de dólares para financiar el plan A.

Pérez de Arce, según cuenta a la La Tercera PM, se sintió inspirado en su visita a Londres para ver a Pinochet. En esa ocasión fue escoltado  por los agentes que custodiaban al general (r) y pudo recorrer la residencia que lo albergaba. Particularmente le llamó la atención la sala que ocupaba el servicio de inteligencia británico, llena de pantallas y de afiches de agentes secretos.  "Yo aproveché la experiencia para escribir "El rescate de Pinochet", asegura.

A 20 años de la detención, Hermógenes Pérez de Arce sigue siendo un incondicional y se lamenta de aquellos que "se dieron vuelta la chaqueta". Dice que hoy los mismos que hablan de dictadura le enviaron regalos a Pinochet a través suyo. Queques italianos y otras delicatessen. No quiere mencionar nombres para no incomodar a los que ya están incómodos al recordar la figura del general.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

En la previa al primero de sus tres shows hoy en el recinto de Ñuñoa, la leyenda de reggaetón participó en un homenaje que le rindió la plataforma Spotify con una estatua que permanecerá en el lugar durante sus presentaciones, para luego ser trasladada a Las Condes. “Para mí es sumamente emocionante que Chile me trate con mucho cariño y yo me siento de la misma manera emocionado”, señaló.