El por qué de una foto en solitario: Qué se juega Piñera con la temida votación del retiro de fondos de AFP

Mandatario optó por tener un rol protagónico en las tratativas para ordenar a Chile Vamos y reunir los votos que permitan revertir la dura derrota de la semana pasada. En La Moneda, las miradas están puestas en cómo eso le permitiría capitalizar un triunfo y en cómo el diseño -dependiendo también del resultado- pondría en una situación de debilidad al comité político. Expertos en la materia, justamente, advierten que la primera línea del Jefe de Estado perjudica a los ministros e, incluso, empuja a un ajuste en el equipo.




Con un lápiz, anotando en un blog de notas, sentado en solitario frente a una larga mesa en los salones contiguos a su despacho y mirando un monitor en el que se ven los dirigentes de Chile Vamos. Esa fue la fotografía que se envió ayer desde Presidencia de la reunión entre el Mandatario Sebastián Piñera y los dirigentes de Chile Vamos, en la que no estuvo ningún ministro del comité político.

El Jefe de Estado sostuvo una conversación, a través de Zoom, con los timoneles y jefes de bancada de la UDI, RN y Evópoli para monitorear el escenario en los partidos de cara la votación -que se realiza mañana- del proyecto que permite retirar fondos de AFP. Y en esa cita el Mandatario insistió en alinear a la coalición, que dio 13 votos la semana pasada cuando se revisó la idea de legislar la iniciativa, lo que provocó una dura derrota para el gobierno.

El Ejecutivo busca revertir mañana este escenario, apostando a que esos legisladores -o al menos tres de ellos- cambien su posición. Y para eso el propio Piñera y sus ministros del comité político han intensificado el despliegue y las gestiones para lograr ese objetivo, del cual depende, en gran parte, no sólo la posición en la que quedará el gobierno, sino qué también el devenir de la crisis oficialista.

En este contexto, la solitaria imagen de Piñera en ese salón no pasó desapercibida en el oficialismo y fue motivo de comentarios en privado. “¿Por qué el Presidente está solo sin su comité político?”, fue una de las preguntas que comenzó a rondar en Chile Vamos. La respuesta que transmitieron en Palacio es que fue una decisión que tomó Piñera con sus secretarios de Estado y que es parte del diseño para enfrentar el “nuevo trato” que buscan establecer con la coalición.

En Palacio dicen que la figura de Piñera “une” al bloque, en un escenario en que en Chile Vamos -particularmente desde la UDI- han apuntado a un déficit en la conducción política, enfocando los cuestionamientos en el titular de Interior, Gonzalo Blumel. Asimismo, las mismas fuentes explican que no sería lógico que, una semana después de haber suspendido indefinidamente las reuniones del comité político ampliado, hubiesen estado los secretarios de Estado en ese encuentro con Chile Vamos. Así, dicen que primero deben definir cuál será la nueva forma de trabajo y para eso será clave lo que pase mañana en la votación.

En La Moneda hay un punto en el que coincide la mayoría: sea cual el resultado que se produzca en la Cámara, el comité político queda debilitado. En el escenario en que se rechace el proyecto, el protagonismo que asumió Piñera -graficado en la fotografía difundida por Presidencia y en las gestiones en las que él se ha involucrado personalmente- le permitirá al Mandatario anotarse una victoria. Esto, más allá de que en privado los secretarios de Estado han continuado sus conversaciones con parlamentarios.

Así, en el gobierno admiten que la jugada del Mandatario no es el azar. Y señalan que estaría convencido de que puede revertir el escenario, que estarán los votos para hacerlo y que eso le permitiría capitalizar ese triunfo. Todo esto, en un escenario en el que, según la última encuesta Cadem, su aprobación ha caído en 10 puntos en dos semanas, llegando a 17%, la más baja desde el inicio de la pandemia.

Asimismo, en Palacio están convencidos de que las nuevas medidas nuevas para la clase media -que Piñera aún no anunciaba al cierre de esta edición- terminarán por convencer a los que pedían transferencias directas para la clase media. En el gobierno creen que los diputados RN Andrés Celis, Pablo Prieto y Miguel Mellado podrían revertir su voto, lo mismo en el caso de Virginia Troncoso (UDI).

En el Ejecutivo, en todo caso, hay otra lectura de por qué el Presidente tomó protagonismo: a juicio de algunas fuentes de gobierno, esto le deja margen en caso de que quiera hacer un ajuste en el comité político, ya que será él quien haya obtenido la victoria, no sus ministros. En ese escenario, dicen las mismas fuentes, de no querer hacer modificaciones en su equipo político tendrá que buscar la forma de empoderarlos para los desafíos que vienen.

En caso de sufrir una derrota mañana, en cambio, el panorama será peor. No sólo quedará de manifiesto que el comité político fracasó, dejando en jaque su continuidad, sino que también habrá fracasado el propio Presidente, lo que lo dejará en una situación de debilidad. Por eso mismo, hay quienes en el oficialismo no entienden por qué Presidencia decidió difundir la fotografía de la reunión entre el Mandatario y Chile Vamos, que gráfica el protagonismo del Jefe de Estado. Esto, más allá de que aún quedarían pendientes otros trámites legislativos del proyecto, que debería ser visto también por el Senado, donde el gobierno siempre ha apostado para “ganar” las iniciativas.

Además, en la coalición son varios los que dicen que Piñera ya no logra el mismo efecto que antes en el bloque y que una muestra de eso fue que la semana pasada, antes de la votación en general del proyecto de AFP, él mismo hizo gestiones y llamó por teléfono a parlamentarios para persuadirlos. Y no tuvo éxito.

Pese a todo, en la UDI destacan que el Presidente haya tomado el liderazgo para intentar ordenar la coalición, mientras que en Evópoli, sin embargo, algunos dirigentes ven con preocupación ese diseño porque, a juicio de ellos, se debilita a Blumel y al comité político.

El protagonismo del Mandatario, además, quedó de manifiesto con las reuniones que lideró el sábado, por separado, con esos dos partidos y RN. Al respecto, la timonel UDI, Jacqueline van Rysselberghe, dice que “nosotros queríamos conversar solo con el Presidente, la persona que nosotros ayudamos a que se eligiera; no queríamos intermediarios”. En ese sentido, agrega que “nos parece bien que haga este esfuerzo de relacionarse directamente con los partidos”.

Su par de Evópoli, Hernán Larraín Matte, sostiene que “veo al Presidente, a los ministros y a los presidentes de partidos, todos, teniendo una responsabilidad respecto a la votación de mañana”.

Sobre el escenario para mañana, el ministro Claudio Alvarado dijo a La Tercera PM que “hemos sostenido diversas conversaciones permanentes con presidentes de los partidos de Chile Vamos, jefes de bancada y con diputados individualmente”. A juicio del titular de la Segpres, “se observa una buena disposición y mejor comprensión del plan clase media propuesto por el gobierno, que, a todas luces, técnica y económicamente es mucho mejor que retirar los fondos”.

¿Qué dicen los expertos?

Para tres especialistas en leer esto, detrás de la solitaria foto del Presidente hay un punto delicado. “Piñera está jugando el rol de pirquinero: buscar los votos en el Congreso para evitar la aprobación del proyecto. Ese trabajo es del ministro de la Segpres, que lo pusieron ahí precisamente para evitar lo de la semana pasada”, sentencia Mauricio Morales, académico de la Universidad de Talca.

Pero Eugenio Guzmán, decano de la facultad de Gobierno de la UDD, piensa que “si Piñera se involucra para tratar de ordenar a los suyos, es porque los presidentes de partido no pudieron o no quisieron hacerlo, y porque los ministros -que de alguna manera han hecho todo lo que han podido- tampoco; el último fusible es él”.

“Dado el protagonismo personal que el Presidente ha debido tener en esto, se termina por devaluar la figura de Gonzalo Blumel como ministro del Interior y abre un mar de dudas sobre el supuesto manejo político del ministro Segpres, cuya principal virtud parecía ser su ascendencia sobre la UDI”, asevera el abogado y columnista Jorge Navarrete. Y agrega que “si el gobierno logra revertir la votación en la Cámara, sólo postergará el verdadero problema que subyace a las divisiones y desorden del oficialismo”.

Morales cree que aún en tal caso, “Piñera debe hacer un cambio de gabinete pronto. Fuera de desautorizar a sus ministros y dejarlos expuestos a un ridículo público, recuperará parte de su poder político personal. No se ve forma de que Blumel pueda seguir en esas condiciones. Si el propio Presidente tuvo que pirquinear votos y apagar el incendio, no se justifica un ministro del Interior que no consigue ordenar sus propias filas. La UDI podrá darse ese gusto”.

Guzmán, en ese desenlace, dice que “ahí el problema es para los partidos, no para él. Van a apuntar a los presidentes de partidos”. Además señala que si el proyecto avanza Piñera tendrá “responsabilidad, porque en un régimen presidencial la colaboración de los partidos con el Ejecutivo es clave”.

En el peor de los casos, mañana, tercia Navarrete, “se termina por consolidar la absoluta irrelevancia de esta administración; la que, con un paupérrimo manejo político, no dejó otra opción a la derecha que distanciarse, soltar este lastre que es el gobierno y poner los ojos en las 10 elecciones que enfrentaremos durante los próximos 15 meses”.

Morales asevera que con una nueva derrota Piñera “pasará a la historia como uno de los presidentes más débiles y que genera menor autoridad”. Y recalca que “su gobierno bailará al ritmo de la oposición y con la letra de los congresistas díscolos”.

Comenta