“El rider es su propio jefe”: PedidosYa revela su régimen laboral en disputa con ex repartidores venezolanos

FOTO: ROCIO CUMINAO ROJAS/AGENCIAUNO

La plataforma de capitales alemanes contestó la primera de dos denuncias presentadas en su contra por parte de un grupo de ex repartidores que exigen ser reconocidos como trabajadores dependientes de la firma. Para PedidosYa no existe un vínculo laboral de "subordinación y dependencia" de los demandantes. "El trabajador, cuando necesita, puede y quiere, se conecta a la aplicación dando a entender con ello que está disponible para realizar pedidos", acotó.




A fines de abril de este año, un grupo de repartidores en motocicleta lanzó una seguidilla de manifestaciones en el centro de Santiago. Los repartidores de PedidosYa -controlada por Delivery Hero- exigían una mejor paga y más seguridad por el Covid-19, pero sus protestas tuvieron un abrupto final. Las quejas llegaron incluso a sus oficinas de la plataforma en Avenida Apoquindo, Las Condes.

Un mes después -y en medio de la cuarentena- el conflicto pasó de la calle a tribunales. El 29 de mayo, un grupo de 19 repartidores de nacionalidad venezolana (16), chilena (2) y un peruano presentaron dos denuncias laborales, luego que la compañía de capitales alemanes les comunicara que ya no prestarían servicio a la plataforma. En éstas, los ex repartidores exigen ser reconocidos como trabajadores dependientes de la plataforma de manera estable y acusan que fueron despedidos de manera injustificada. Ademas, plantean que hubo prácticas antisindicales, pues gran parte de los agrupados que fueron “desconectados” de la aplicación formaron parte de un “sindicato”.

El viernes pasado, PedidosYa pasó a la ofensiva y contestó en duros términos la arremetida de sus ex colaboradores. El caso -según trascendió- es mirado con atención por sus competidores, pues un fallo adverso podría implicar un cambio en la operación en Chile.

La transnacional -fundada en Uruguay- no sólo defendió su régimen laboral en Chile, sino que también pidió el rechazo de ambas denuncias. A su parecer, no existe un contrato laboral que la una contractualmente con los motociclistas y por lo tanto no ocurrió un despido injustificado ni mucho menos una práctica antisindical al “desconectar a los mismos riders”. Para PedidosYa no existe un vínculo laboral de “subordinación y dependencia” de los demandantes.

“El trabajador, cuando necesita, puede y quiere, se conecta a la aplicación dando a entender con ello que está disponible para realizar pedidos. Y resulta habitual que los riders presenten este servicio con el objetivo de complementar sus ingresos, ya que habitualmente o tienen un trabajo remunerado y hacen de rider en sus tiempos de ocio, o bien prestan servicios para más de una aplicación, como Uber Eats, Rappi, etc”, remata en su contestación a la que tuvo acceso La Tercera PM.

“Lo interesante de la forma de prestación de servicios de los riders, es que estos no están sujetos a jerarquía ni instrucción alguna, sino que éste es libre de decidir si quiere o no conectarse, cuándo conectarse, el tiempo que permanece conectado, etc. En el fondo, se suele afirmar -con propiedad- que el rider es su propio jefe, por cuanto el contrato civil suscrito con la plataforma, le permite distribuir sus tiempos en la forma que mejor le parezca, de acuerdo a sus necesidades”, sostiene el documento presentado por el abogado Agustín Prado Villegas del estudio Prieto.

En el documento la plataforma fundamentó su defensa en cuatro puntos: A su juicio, “la decisión de prestar o no prestar los servicios de transporte de mercaderías es libre: Es el rider quien decide si conectarse o no”. De igual manera, que “no existe una jornada de trabajo establecida”. Asimismo, negó la existencia de un lugar de prestación de servicios determinado por la empresa

No existe una obligación o deber de exclusividad: Los rider son totalmente libres de prestar el mismo servicio para uno o más empresas de reparto, competencia directa de mi representada, lo que ciertamente no es característico de una relación laboral”, concluyó.

PedidosYa comenzó a operar en Chile en 2018 y hoy cuenta con más de 6.000 riders. En su contestación reconoció que la estructura del pagos de sus honorarios se ha ido ajustando gradualmente. En el mismo documento, la plataforma revela que durante el mes de abril, en plena vigencia de las medidas preventivas decretadas por la autoridad con ocasión de la pandemia, los ingresos de sus repartidores fueron los más altos desde su arribo a Chile.

“Soy el sustento de mi familia en Venezuela”

Según las denuncias, todo comenzó cuando a comienzos de este año PedidosYa efectuó una serie de prácticas que implicaban una disminución del salario de sus riders. A modo de ejemplo, los repartidores señalan que la compañía redujo el pago mínimo de $1.865 a $650 por reparto. También quitaron las horas garantizadas en las que, un repartidor hiciera o no una entrega, recibía un monto de compensación y luego comenzaron a pagar por kilómetros recorridos.

Servio Hernández Velásquez (34) es venezolano y llegó a Chile hace tres años y hoy es vocero de los demandantes. Cuenta que desde su arribo trabaja como repartidor e iba a completar dos años trabajando para la plataforma, cuando le comunicaron que no prestaría más el servicio de delivery.

“Tengo tres meses sin trabajar y semanalmente un compañero me dice: Toma, ayúdame a repartir estos paquetes en Santiago y sin que su empresa lo sepa, cuando yo cobre esto será para ti. Pero estas empresas no tienen que ver con reparto de comida. Estoy sobreviviendo. Soy el sustento de mi familia en Venezuela”, añade.

El abogado Luis Villazón de Fundación Instituto de Estudios Laborales -FIEL- vinculada a la CUT y patrocinante de ambas denuncias calificó como “sub-realista”, la afirmación que plantea PedidosYa en su defensa al sostener que “el rider es su propio jefe”.

“Cualquiera que observe a estas muchachas y muchachos por las calles de nuestras ciudades, jamás podría deducir que son sus propios jefes o empresarios. La verdad es que una cosa es discutir la existencia de laboralidad en este sector y en particular en esta empresa, y otra muy distinta es afirmar que estamos frente a jóvenes empresarios, no resiste mayor análisis”, complementa.

Hoy los repartidores se reúnen y comparten sus problemas en una página en Instagram denominada: @riderunidosya. Aquí cada cierto tiempo publican denuncias que no solo están vinculada a esta plataforma, sino que también a otras tanto o más grandes y unas nuevas que bajo la pandemia han comenzado a entrar a operar.

Comenta