Gerente de Apumanque y críticas por reapertura de abril: “Es un cuestionamiento facilista... Confiamos en el criterio de las autoridades municipales”

El Centro Comercial Apumanque de Las Condes se prepara para reabrir. Foto: Agencia Uno.

Rodrigo Jiménez dice que la breve apertura fue exitosa, pues pudieron probar cómo se puede funcionar junto con máximas medidas de seguridad e higiene. Sin embargo, manifiesta su preocupación por el plan del gobierno que busca reabrir ciertos locales de productos esenciales. "Lamentablemente, en este momento, sea cual sea el canal online que deseen utilizar, la operación de nuestros locales está cuestionada dado que las autoridades anunciaron la publicación de una guía con los criterios para determinar qué productos se considerarán esenciales, sin que hasta la fecha se conozca dicha orientación", sostiene.




El pasado miércoles, el centro comercial Apumanque -propiedad de las familias Alevy y Reizin-, sorprendió con una declaración pública en la que cuestionó la “desigual aplicación de las normas” de fiscalización por la pandemia. “Mientras a unos se les permite continuar realizando sus ventas en formato delivery en comunas con cuarentena, a otros se les impide, se les acusa públicamente y se les apunta con el dedo como culpables de una situación sobre la que no tenemos responsabilidad alguna”, sostuvo.

Hoy, su gerente general Rodrigo Jiménez explica que siguen trabajando con las autoridades para llevar adelante un plan que permita la reapertura controlada del recinto. Además, cuenta cómo se realizó la breve apertura piloto del 30 de abril -que se extendió por solo 24 horas- y desestima las críticas tras el episodio.

“Es un cuestionamiento facilista y posible de hacer solo luego de contar con la información sobre lo que ocurrió a contar de dicha fecha”, afirma el ejecutivo que lleva 25 años en el mismo cargo, y quien respondió por medio de un cuestionario por escrito.

¿A qué se refiere con el trato desigual de parte de las autoridades frente a los centros comerciales?

Existe una diferencia de trato notoria en la forma en cómo se fiscaliza el funcionamiento de determinadas marcas del retail y otras plataformas tecnológicas que utilizan el modelo de marketplace, en relación a empresas o centros comerciales de menor tamaño que cumplen con las mismas condiciones para vender de forma online, pero a las que se les está aplicando un criterio distinto, impidiéndoles funcionar en igualdad de condiciones. Se autoriza a los supermercados a permanecer abiertos, porque venden alimentos que son productos esenciales, pero en la práctica muchos de ellos venden productos considerados no esenciales como vestuario, electrónica y artículos para el hogar, entre otros, cuando en paralelo se le impide la misma operación a los centros comerciales, lo que constituye una abierta discriminación.

Rodrigo Jiménez, gerente del Apumanque.

¿Cómo se gestó la apertura que duró 24 horas en mayo?

Esta fue una iniciativa del municipio de Las Condes que buscaba afinar la operación del comercio en contexto de pandemia, buscando fórmulas para que se pudiera funcionar con todas las medidas sanitarias correspondientes, tendientes a minimizar la posibilidad de propagación de la enfermedad y, de esa manera, ayudar al pequeño comercio de la comuna. En cuanto nos propusieron la idea de una experiencia piloto, decidimos aceptarla, ya que contar con el respaldo y la orientación de la autoridad municipal nos daba la tranquilidad de que la operación podría realizarse exitosamente y eso abría la posibilidad de que las pymes que funcionan en Apumanque pudieran tener una pequeña ventana de esperanza para que, 40 días después, pudieran paliar el cese de las ventas que venían sufriendo desde que se cerraron los centros comerciales el 18 de marzo.

¿No hacen una autocrítica por esto?

Siempre puede haber aprendizajes, pero es justo decir que decidimos aceptar la posibilidad de realizar esta prueba porque en ese momento no había decisión sanitaria que obligara a cerrar. Todo lo hicimos de la mano de la autoridad y con la noble intención de beneficiar a las pymes de nuestro centro comercial. Hoy día, pasados más de dos meses de la apertura piloto y teniendo el conocimiento que hoy disponemos, aparece “como que fue imprudente abrir”, pero ese es un cuestionamiento facilista y posible de hacer solo luego de contar con la información sobre lo que ocurrió a contar de dicha fecha.

A partir de ese acercamiento, nos pusimos a trabajar en este proceso que culminó con dos días (28 y 29 de abril) para poner a punto el centro comercial y abrir al público el día tres (30 de abril), la conocida apertura piloto.

¿Valió la pena abrir? En sectores médicos se dijo que fue irresponsable, en esos días el Minsal hablaba de la “batalla de Santiago”.

Sí, valió la pena porque pudimos poner a prueba nuestra capacidad para operar en condiciones que nunca antes habíamos tenido que implementar y la experiencia fue exitosa, actuamos con mucha responsabilidad.

El día siguiente a la apertura piloto, 1 de mayo -día de evaluación de la apertura entre el municipio y Apumanque-, se pudo constatar que el Minsal informaba de un aumento de los contagios y en forma inmediata con el Municipio resolvimos no abrir hasta que la autoridad sanitaria lo permitiera.

¿Cuál es la enseñanza que dejó esta experiencia?

La principal enseñanza que nos dejó es que abrir un centro comercial en un contexto sanitario como el que ha supuesto la pandemia implicó un rediseño completo de la operación: reducción de horarios, limitar el aforo del centro comercial y de presencia de personas en cada local. También implicaba cambios culturales tanto para los locatarios como para los clientes que debían entender que el uso de mascarilla es obligatorio o que la manipulación de los artículos se reduce al mínimo, entre otras medidas.

Nosotros confiamos en el criterio de las autoridades municipales que nos invitaron a participar de esta experiencia piloto. La prudencia nos señaló que contando con ese respaldo y orientación no había por qué dudar de que podía ser una experiencia beneficiosa para los locales que operan en Apumanque y también como una forma de educar a nuestros clientes. Junto con quedarnos con todo ese aprendizaje, también los comercios que operan en Apumanque cuentan ahora con mucha información y protocolos sanitarios de prevención definidos e informados a sus colaboradores, que nos coloca en una posición ventajosa frente a la próxima oportunidad en que los centros comerciales puedan retomar sus operaciones.

¿Cree que hubo un daño reputacional por esta apertura y cierre tan rápido?

No, no creo, insisto en que nosotros actuamos con mucha responsabilidad pensando en las pymes que funcionan en Apumanque y en los clientes que habitualmente acuden a comprar a nuestro centro comercial. Ellos nos conocen y saben que nuestro actuar siempre ha estado guiado por la prudencia y el buen criterio. Quienes participaron de la experiencia piloto, saben que se tomaron todas las medidas para controlar el ingreso, se limitó el aforo de las zonas comunes y de las tiendas, y se dispuso de instrumentos para la higienización constante de manos. Las circunstancias y el contexto sanitario del país impidieron que continuáramos con la operación y creemos que fue la mejor decisión visto lo que ha ocurrido con posterioridad.

¿Qué rol jugó el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, en esto?

La Municipalidad nos hizo la propuesta y nos apoyó constantemente para que se mantuvieran todos los resguardos necesarios para que la experiencia fuera un éxito. Así fue. El alcalde -que apoyó la medida y que fue quien resolvió no continuar con la apertura-, tuvo la buena intención de apoyar a las pymes que son la mayoría de nuestros locatarios.

¿Para qué fecha están pensando en reabrir?

Eso va a depender de la evolución de la pandemia, del establecimiento de medidas como las cuarentenas obligatorias y del plan de desconfinamiento que detallen las autoridades. Hasta ahora no hemos tenido comunicación con ninguna autoridad en ese sentido.

De cara a una posible reapertura gradual, ¿están evaluando medidas adicionales de restricción en cuanto al aforo del patio de comida o visitantes en espacios comunes, como escaleras mecánicas o ascensores y baños?

Cuando realizamos la experiencia piloto, muchas de esas medidas que menciona ya estaban consideradas. Por ejemplo, el aforo completo del recinto se limitó a 1.100 personas de forma simultánea distribuidas en todo el centro comercial, se puso un aforo máximo en cada local, de acuerdo a su superficie, el patio de comidas nunca llegó a abrirse al público. Estas medidas fueron tomadas por recomendación de las autoridades municipales y en base al protocolo que estableció el Ministerio de Economía para el funcionamiento del comercio. En esa oportunidad no consideramos el funcionamiento de los locales de comida en formato delivery, pero es una opción que podríamos tener en cuenta.

Ahora, no sabemos si estas medidas serán la norma en una reapertura gradual y estaremos disponibles para aplicar aquellas indicaciones que las autoridades dispongan en un futuro escenario de regreso al funcionamiento de los centros comerciales.

¿Tienen un porcentaje de locatarios que hayan emigrado al comercio electrónico?

Menos de un tercio de los locales cuenta con algún tipo de venta online, entre algunos sitios propios y marketplaces, lo que nos abre una oportunidad para ofrecerles este servicio con un marketplace de Apumanque.

Lamentablemente, en este momento, sea cual sea el canal online que deseen utilizar, la operación de nuestros locales está cuestionada dado que las autoridades anunciaron la publicación de una guía con los criterios para determinar qué productos se considerarán esenciales, sin que hasta la fecha se conozca dicha orientación. Respecto de nuestro proyecto de marketplace, resulta difícil de lanzar si los criterios sobre qué bienes se pueden vender o no aún no están definidos, lo que podría poner en peligro la operación porque todo depende de que el fiscalizador defina qué es esencial y que no. Esto nos preocupa porque debemos disponer de herramientas para que, en nuestro caso, nuestras pymes puedan mantener en el tiempo sus negocios en operación.

Comenta