¿Irresponsables o privilegiados? El acalorado debate de los diputados sobre ir o no al Congreso tras contagios en el Senado

Ayer, en una reunión de comité, se evidenciaron las posturas de los diputados y diputadas que están por realizar las sesiones de forma telemática y los que están por mantener la asistencia de parlamentarios al Congreso. En el Senado, en tanto, se pronostica que trabajarán durante las próximas dos semanas a distancia.




100 diputadas y diputados conectados de forma telemática y cerca de 40 de forma presencial. Ese fue el quórum que tuvo hoy en la mañana la Cámara en la primera sesión después de que se confirmara que cuatro senadores –hoy se sumó a la lista el RN José García Ruminot- dieran positivo por covid-19.

Hasta la semana pasada, eran cerca de 110, en promedio, los y las congresistas que estaban asistiendo a la sede parlamentaria en Valparaíso, sin considerar el número de funcionarios que trabajan tanto con los propios parlamentarios como los que prestan servicios a la Cámara.

El protocolo original de la Cámara Baja, creado al comienzo de la pandemia, establece que los parlamentarios que podían trabajar de forma telemática de manera “excepcional” son los que tienen más de 65 años y los que viven y representan a zonas extremas del país (norte grande y de La Araucanía al sur).

Pero a pesar de esto, la discusión de si es conveniente en términos sanitarios que la mayoría de los integrantes de la Cámara sigan asistiendo a las dependencias del Congreso en Valparaíso, fue lo que ayer generó una dura discusión en la tradicional reunión de comité que reúne a los jefes de bancada de cada partido o bloque.

Según parlamentarios que asistieron a la cita, miembros del Frente Amplio, el PC e independientes (liderados por la diputada Alejandra Sepúlveda) defendieron la importancia de seguir asistiendo de forma presencial con los resguardos correspondientes. Mientras que las bancadas del PPD, el PS y las de Chile Vamos, pidieron zanjar una modalidad para que la Cámara funcione lo que más se pueda de forma telemática.

Cuando estamos llegando al peak de contagios es irresponsable estar yendo al Congreso. Les hago un llamado a los parlamentarios que siguen asistiendo, creyendo que dan una buena señal, a que se preocupen de la gente que trabaja con nosotros. Son decenas de funcionarios que tienen que estar ahí preocupados de atender a los parlamentarios que podrían estar perfectamente trabajando de manera telemática. Es irresponsable y poco considerado con los funcionarios”, señaló el diputado y presidente de RN, Mario Desbordes.

En la misma línea, el diputado Jaime Bellolio (UDI) comentó que “desde el inicio hubo un grupo de parlamentarios que insistieron en que si la Cámara funcionaba de forma telemática esto era un privilegio. Esa era una manera muy errada de ver cómo el uso de la tecnología puede permitir desarrollar de mejor manera nuestro trabajo y, al mismo tiempo, cumplir con los protocolos del Minsal. Y así no transformarnos en vectores de contagio y exponer a los funcionarios de la Cámara, a quienes trabajan con nosotros y a nuestras familias”.

Desde el Frente Amplio lo ven de otra forma. El diputado Miguel Crispi (RD) cree que “la casa de la democracia debe seguir funcionando”. “Aunque haya casos de contagio, todas las medidas de precaución se han tomado desde el primer día en el Congreso. La política también ocurre presencialmente, no es solo apretar un botón para votar. A mi juicio, la discusión política se empobrece enormemente a larga distancia. Por eso es importante, en la medida que sea posible y razonable hacerlo, mantener el Congreso funcionando”, comentó el diputado del Frente Amplio.

El expresidente de la Cámara, Iván Flores (DC), quien hoy asistió al Congreso cree que se puede seguir funcionando con ambas modalidades. “Hoy está todo dado para que la Cámara funcione telemáticamente. Pero mientras se pueda, podemos hacer el esfuerzo, venir y funcionar igual a distancia que estando presencialmente”, comentó.

El reglamento de la Cámara permite también una segunda modalidad que habilita a que se realicen sesiones con el 100% de las y los diputados de forma telemática -aún cuando no pertenezcan al grupo de riesgo o sean de regiones extremas- pero para eso se necesita el acuerdo de 2/3 de los comités. Ese tipo de sesión fue la que se produjo hoy.

Ayer, en la acalorada reunión de comité de la Cámara, se acordó una tercera alternativa: que ante casos de Covid-19 positivo, se pueda pedir una “sesión telemática forzosa”. O sea, que nadie pueda asistir al Congreso si lo decreta el Minsal. Y si hay un caso sospechoso de coronavirus, se estableció que se restringirá a que solo puedan asistir dos personas máximo por bancada al Congreso.

Por su parte, la presidenta de la segunda Asociación de Funcionarios de la Cámara, Pablina Lara, comentó que “la Cámara ha tomado medidas pero falta que los diputados tomen conciencia de lo que significa asistir y poder contagiar a otras personas. Algunos no usaban su mascarilla todo el tiempo".

A pesar de todo, varios parlamentarios señalan que en la Cámara, a diferencia del Senado, se han respetado las medidas de distanciamiento y protocolos sanitarios. Además, agregan, se impuso una multa de $90 mil pesos a quienes no respeten el uso de mascarilla. Ello, habría generado mayor responsabilidad por parte de las y los congresistas, a diferencia del Senado donde no hay sanciones.

La asistencia telemática de Pizarro

Esa noticia más la del contagio del senador Manuel José Ossandón (RN) generó que tdiputados y una diputada se sumaran a la cuarentena preventiva por haber tenido contacto con ellos: Gastón Von Mühlenbrock (UDI), Marcela Sabat (RN), Pablo Vidal (RD) y Guillermo Ramírez (UDI).

Esa noticia más la del contagio del senador Manuel José Ossandón (RN) generó que tres diputados y una diputada se sumaran a la cuarentena preventiva por haber tenido contacto con ellos: Gastón Von Mühlenbrock (UDI), Marcela Sabat (RN), Pablo Vidal (RD) y Guillermo Ramírez (UDI).

Sin embargo, la sesión de Sala del Senado programada para hoy se suspendió y se acordó dejar para mañana una doble sesión, siempre de forma telemática.

La presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD), explicó que el edificio del Senado estará cerrado esta semana, permitiendo el acceso solo de algunos funcionarios. Además prevé que a raíz de los contagios de los cuatro senadores, se estará trabajando de forma telemática durante dos semanas.

“Ahora con un nuevo contagio, vamos a insistir en mantener el trabajo de forma telemática. Lo haremos desde mañana en la Sala, hoy trabajaron comisiones de forma virtual, y en mi opinión, y es algo que debemos consensuar con los comités, debemos mantener esto durante todo el tiempo que sea necesario que serían al menos dos semanas trabajando de forma 100% telemática”, comentó Muñoz.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.