Jaime Mañalich: “Temo que después de esto me hagan una acusación constitucional por haber comprado demasiados respiradores”

El ministro de salud, Jaime Mañalich.

El ministro de Salud revela que Famae y Asmar -expertos del Ejército y la Armada- están trabajando para fabricar ventiladores mecánicos, a partir de los planos que liberó el MIT, lo que permitiría cubrir una mayor demanda de estas unidades. A un mes de la confirmación del primer caso en Chile, la autoridad es optimista: “Somos de los países con una de las tasas de letalidad más bajas del mundo”.




Hoy se cumple un mes desde que se confirmara el primer caso de Covid-19 en Chile. Y los últimos días han sido turbulentos: con una curva de contagios que se empina, mientras la cifra de personas fallecidas se engrosa, la disponibilidad de ventiladores mecánicos -cruciales para los casos graves- ha encendido las alarmas en la academia y el gremio médico, que anticipan un sombrío pronóstico para las urgencias, de no doblarse el inventario.

Desde el ministerio de Salud, sin embargo, el llamado de Jaime Mañalich es a la calma. Sostiene que habrá más de 3 mil de estos equipos operativos antes del peak de la enfermedad y que la suspensión de cirugías electivas permitirá convertir pabellones en pequeñas unidades de cuidados intensivos para atender el aumento de la demanda. Y sobre la polémica que generó el conocerse que, hasta el jueves, había solo 240 ventiladores habilitados en la red, la autoridad replica que “eso es muchísimo” y que “ojalá Estados Unidos o Italia tuvieran 240 respiradores de reserva”.

-¿Hay preocupación en el gobierno por la cantidad de ventiladores disponibles?

Al revés. La pregunta es ¿por qué tienen tantos respiradores de reserva?

-Tener 240 ventiladores no parece tanto…

Es muchísimo. Ojalá Estados Unidos e Italia tuvieran 240 ventiladores de reserva, que no están siendo usados.

-Pero ellos están en peak…

Estamos conectando cada día, en promedio, entre cinco y seis pacientes nuevos. En el peor de los escenarios van a ser 10 a 15 y los respiradores, a medida que la gente se mejora, se desocupan. En Chile, en promedio, las personas los están usando cinco días.

-En el peak del Covid-19, ¿cuántos ventiladores estarán operativos?

Serán 2.200 aproximadamente, sin mencionar los del sector privado, que son otros 400 que podemos reclutar. Además, las máquinas de anestesia convertibles en respiradores son otros 500. Y no estamos contando los respiradores pediátricos de niños, que son perfectamente usables en viejitos que pesen 50 a 60 kilos. Nuestro problema era de distribución y por eso ordené una central de ventiladores, para poder distribuirlos. De hecho, ayer (miércoles), por tierra, en camiones militares, mandamos ocho a Temuco y no se ocupó ninguno.

-Y que sean más de tres mil, ¿es una buena cantidad?

Yo la encuentro completamente excesiva, pero nosotros nos preparamos para un escenario muy duro. Incluso, temo la situación contraria, y es que después de esto me hagan una acusación constitucional por haber comprado demasiados respiradores.

-Los expertos, frente a lo que pasa en España, por ejemplo, expresan mucha preocupación por la cifra de ventiladores que tiene Chile.

¿Cuáles expertos, los inteligentes o los ignorantes?

-Los que están más presentes en redes sociales

Esos son de los segundos.

-Usted está tranquilo, entonces.

Nos hemos preparado. Hace no más de 10 días, la FDA se pronunció favorablemente al uso de las máquinas de anestesia como ventiladores, pero nosotros las veníamos probando hace por lo menos un mes y medio. Ahora ya sacamos la resolución para convertirlas. Entonces, con la suspensión de las cirugías electivas, los pabellones quirúrgicos se están acomodando con máquinas de anestesia para convertir cada uno en unidades de tratamiento intensivo para dos o tres enfermos, dependiendo del tamaño.

-También están impulsando que se construyan en Chile estas maquinarias…

El MIT (Massachusetts Institute of Technology), liberó unos planos con mucho detalle para fabricar respiradores, sencillos si tú quieres, pero que podría representar para nosotros el poder tener estos equipos y una fuente de ahorro de recursos muy importante. Entonces Famae (Fábricas y Maestranzas del Ejército) y Asmar (Astilleros y Maestranzas de la Armada), y alguna empresa privada también, están trabajando para fabricar ventiladores. Yo creo que estamos -no quiero exagerar- a no más de seis días de probar los primeros prototipos.

-¿Quedan recursos para seguir ampliando la red?

Hoy me llamaron del colegio de veterinarios, su presidenta, y me dice algo que yo no tenía idea, que muchas clínicas veterinarias tienen respiradores humanos, de niños, que sirven para personas de 50 kilos. Los usan para tratar mascotas grandes. Dijo que nos entregará un catastro y que podemos contar con todos esos.

“Estoy interesado en terminar vivo esta pega y que nos vaya bien. Nada más”

-El peak de la enfermedad se había planteado para finales de abril y comienzos de mayo. ¿Eso se mantiene?

A la velocidad que vamos, yo creo que sigue siendo finales de abril y primera semana de mayo. Todos los días deberíamos tener más pacientes, hasta un momento en que el número empiece a decrecer. Pero eso es el peak de nuevos pacientes, que es sucedido por un segundo peak, que podría ser mayo o incluso junio, que es cuando la persona que se enfermó en el medio del peak, que tuvo una bronquitis, contagia a su primo y el primo a su abuelo, que cae en la UTI. Entonces la latencia entre el peak de los contagios y de la demanda hospitalaria es de un mes.

-¿Mayo sería el más complicado?

Desde el punto de vista de demanda hospitalaria, sí. Pero en ese contexto, para la situación actual, es imposible que se produzca un aumento violento en la necesidad de respiradores, y, si así fuera, tenemos. Llegan algunos la próxima semana desde China y compramos 300 más.

-Lo que está ocurriendo en España, Italia o Ecuador, ¿no va a pasar en Chile?

Tendría que cambiar el virus genéticamente a una variante mucho más agresiva. Este es un virus que esta teniendo una letalidad en el mundo de 4,4%y nosotros, con 0.4%, somos de los países con una de las tasas de letalidad más bajas del mundo.

-¿Por qué no se dan a conocer las proyecciones de letalidad en Chile, como sí ocurre en Estados Unidos?

Porque no tenemos ningún parámetro real. Yo estoy metido en los sistemas de cálculo, ecuaciones diferenciales, varias veces al día, todos los días, y el problema, para todas las ecuaciones que uno pone, es ¿cuál es el R0 (contagiosidad) de este virus? Se dijo inicialmente que 3,3, es decir, que cada día una persona enferma contagiaba a 3,3 personas. Pero ahora ya es 2,2, igual que la influenza, porque el inicial que se calculó en China se hizo solo sobre casos muy graves. También se testaba a los pacientes que se hospitalizaban, muy graves, entonces la tasa de letalidad aparecía muy alta. Pero Chile tiene el mayor testeo por millón de habitantes de los países latinoamericanos y los números que tenemos son relativamente pequeños para extrapolarlos. Aún así, nos hemos preparado para el peor escenario, que es tener 100 mil enfermos simultáneos

-Cuando estemos en el peak, ¿cuántos casos diarios estima que se informarán?

No me atrevo a anticipar, sería una irresponsabilidad. Pero circula un video en redes sociales de un experto que dice que, incluso si de aquí para adelante nos comportáramos como Italia, los números no dan por ningún lado para pensar en una catástrofe en Chile.

-Si fuera así, usted podría terminar como líder en el manejo de esta pandemia.

Yo estoy interesado en terminar vivo esta pega y que nos vaya bien. Nada más.

*La versión completa de esta entrevista se podrá leer en la edición impresa de La Tercera de mañana sábado 4 de abril de 2020.

Comenta