La Roja del Rey Arturo: el nuevo orden de un camarín incendiado

Chile, Suecia

Photosport

La Selección mutó. Desde Estados Unidos 2016 a Brasil 2019 la mitad del plantel es nuevo y con ello los grupos que acostumbraban a convivir en Juan Pinto Durán se han ido reestructurando.


Jorge Sampaoli tiró la toalla incluso antes de denunciar que se sentía "rehén" de Chile. En varias de las reuniones que sostuvo a escondidas con distintos periodistas, no tenía empacho en decir que el camarín de la Selección era "ingobernable". A la luz de toda la guerra que está desatada, el técnico argentino parecía tener razón. La interna de la Roja se ve cada vez más incendiada y hasta ahora, Reinaldo Rueda no ha logrado imponerse y sofocar las llamas. Como explican desde Juan Pinto Durán, el colombiano ha manejado el asunto a base de licencias y consentimientos a los jugadores más importantes que siguen adentro.

Y al hablar de los jugadores importantes, el mapa del camarín de Chile es muy distinto al que ganó dos Copas América y llegó a la final de la Copa Confederaciones. Si antes eran Marcelo Díaz, Eugenio Mena, Claudio Bravo y Jorge Valdivia los que transitaban por los pasillos de Juan Pinto Durán, hoy lo hacen Yerko Urra, Igor Lichnovsky, Diego Valdés y Guillermo Maripán, jugadores más novatos en la Roja, que han debido distribuirse en los grupos que siguen existiendo.

Los rostros que por tantos años recorrieron las instalaciones de JPD están mutando. La mitad de los que fueron a la Copa América de Estados Unidos 2016 no estará en Brasil. Muchos llegaron con la intención de quedarse y por eso el orden del Equipo de Todos es otro, aunque sin Claudio Bravo como el gran líder. Ese lugar lo tomaron Gary Medel y Arturo Vidal, quien justamente es el principal obstáculo para un posible retorno del arquero histórico.

Lo que se ha mantenido casi de forma inalterable, aunque en menor número, es la ex Banda Pitillo, esa que tomaba todas las decisiones del camarín rojo. Ya no están Mauricio Pinilla, Valdivia ni Bravo, hoy fuera de la nómina y distanciado casi irreconciliablemente con sus excompañeros. Justamente, desde Pinto Durán cuentan que mientras el arquero del Manchester City no pida disculpas al grupo liderado por Medel y Vidal, se mantendrá alejado del proceso y de cualquier grupo.

Sí se mantienen de esa ex Banda Pitillo Jean Beausejour, Gonzalo Jara, Arturo Vidal y Gary Medel. Ellos, de hecho, son los actuales interlocutores de la ANFP en la negociación por los premios de Brasil 2019. De todas formas, al Pitbull suele vérsele compartir con otro de los grupos de la Roja, el de los cruzados. Ahí están José Pedro Fuenzalida, Nicolás Castillo, Erick Pulgar y Guillermo Maripán.

Si se apunta específicamente a los que están hoy preparando la Copa América de Brasil 2019, no hay divisiones ni rivalidades extremas entre los 23 que actualmente componen el camarín. Distinto es contando a los ausentes como Bravo o Díaz, porque con ellos el quiebre es total. Hay otro grupo claramente identificado en el búnker chileno. Se trata de los azules, compuesto por Eduardo Vargas, Charles Aránguiz (estos dos comparten pieza), Mauricio Isla y Junior Fernandes.

Claro que tanto el Huaso como Junior son los más cercanos a Alexis Sánchez, quien convive entre su mundo personal y el de sus amigos. AS7 ha compartido pieza con estos dos jugadores en períodos de Selección. El Niño Maravilla ha sido uno de los pocos que ha respaldado públicamente a Bravo. "Es un pilar importante", dijo el martes. El tocopillano no está de acuerdo con la postura extrema de la disputa entre Bravo y el resto.

Hay otros que, según cuentan desde la propia Roja, que por historias personales se han acercado entre sí, como sucede con Gabriel Arias y Pedro Pablo Hernández. Ambos son argentinos nacionalizados chilenos. Y otros que comparten mucho en el camarín nacional, según sus ligas de procedencias, como Igor Lichnovsky, Diego Valdés y Ángelo Sagal, todos jugando en el fútbol mexicano. Los nuevos también van encontrando su espacio y se suman a las corrientes ya existentes.

Al margen de las cercanías, sin embargo, existe hoy en la Selección un grupo mayoritario que se podrían denominar el Team Felicevich. Son los 7 jugadores que el agente más poderoso del fútbol criollo tiene en la nómina final de Reinaldo Rueda: Arturo Vidal, Alexis Sánchez, Charles Aránguiz, Erick Pulgar, Gary Medel, Junior Fernandes y José Pedro Fuenzalida. Salvo con el caso de Chapita, el empresario siempre influye y alinea a sus jugadores cuando hay un objetivo mayor para él o que implica cubrir intereses o cuidar la imagen de sus principales figuras.

Para la Copa América 2015, por ejemplo, después del episodio del Ferrari chocado por Vidal, los representados por Fernando Felicevich hicieron fila en redes sociales para prestarle apoyo al Rey. Redes que, por cierto, maneja un grupo contratado por el agente. Asimismo, utiliza la misma estrategia cuando quiere levantar la imagen de algún futbolista, como sucedió hace poco con los mensajes de Vidal en Instagram, apuntando a Erick Pulgar como el mejor volante de contención de la Serie A de Italia. Justo en días en que la mayoría del medio buscaba explicaciones por la marginación de Marcelo Díaz por parte de Rueda.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Aunque se trata de una investigación básica realizada en ratones, el científico que dirige el estudio, Baptiste Piqueret, asegura que los resultados "son prometedores".