Las declaraciones claves del caso por parricidio frustrado de Hernán Calderón

Tres personas han entregado su testimonio en la causa que investiga la fiscalía por parricidio frustrado de Hernán Calderón Argandoña (23) contra su padre, el pasado 11 de agosto. Se trata de su hermana Raquel Calderón Argandoña y dos testigos presenciales de las agresiones: la asesora del hogar Laura Vidal y la pareja de su padre, Patricia Ramírez. La Tercera PM accedió a sus testimonios íntegros.




Interceptó el celular de Hernán Calderón Arganadoña y el de su polola el pasado 14 de agosto, luego de una autorización judicial. Tres días después, ordenó a Carabineros ir a las oficinas de las autopistas de la Región Metropolitana para que recopilaran información de los tránsitos por pórticos de cobro Tag “como cámaras de filmación, asociados a los vehículos en los cuales se presuma pudiera estar movilizándose el imputado Hernán Calderón Argandoña o su círculo de apoyo cercano”.

Estas fueron algunas de las diligencias que hizo el fiscal jefe de Flagrancia de la zona Oriente, Ómar Mérida, para dar con el paradero del joven de 23 años que ayer fue formalizado por el parricidio frustrado de su padre Hernán Calderón Salinas, luego de que el pasado 11 de agosto lo acuchillara en su departamento. Mérida también le imputó cargos por lesiones en contexto de violencia intrafamiliar, daños y tenencia ilegal de armas de fuego y municiones.

Hasta el 17 de agosto a las 11.21, Carabineros aún no había podido dar con su ubicación y seguía realizando las investigaciones para determinar cuáles serían los autos que podía estar usando el imputado para moverse. Sin embargo, la tarde de ese lunes las cosas cambiaron y luego de seis días prófugo, la policía uniformada supo que Calderón se había internado en una clínica siquiátrica en La Reina. Hasta allá lo fueron a buscar para trasladarlo al Centro de Justicia, donde fue formalizado. El joven quedó en prisión preventiva, medida cautelar que cumplirá en la misma clínica donde fue detenido, hasta que esté “compensado” sicológicamente. Ahí deberá ingresar a Santigo Uno.

Carabineros incautó imágenes de las cámaras de seguridad del edificio del padre de Calderón registradas el día que lo apuñaló.

Aparte de estas diligencia, Mérida tomó tres declaraciones a testigos claves para dar cuenta del perfil del imputado y cómo habría actuado en diferentes episodios de violencia que habría protagonizado con su familia y otras personas. Se trata de su hermana Raquel Calderón y dos testigos presenciales de las agresiones: la asesora del hogar Laura Vidal y la pareja de su padre, Patricia Ramírez. Parte de estos testimonios fueron leídos por el fiscal ayer en la audiencia de formalización. La Tercera PM accedió a ellos de forma íntegra.

Kel: “Estoy salvando a tantas personas de morir”

La última en entregar declaración fue su hermana Raquel Calderón Argandoña el pasado 14 de agosto. En cinco carillas “Kel” detalló la personalidad de su hermano, la que ejemplificó con varios episodios.

“Previamente advertida de sus derechos, en especial de su derecho a no declarar para no incriminar parientes, voluntariamente declara telefónicamente lo siguiente: Estoy declarando voluntariamente, bajo conciencia de que todo lo que diga lo puede perjudicar y que pague todo lo que ha hecho estos últimos años”, dijo la abogada.

Luego, dijo que su hermano “comenzó en su etapa adolescente a interesarse por la vida ‘rápido y furiosos', comenzó a tener admiración por ese estilo de vida, con amigos con causas penales. Comenzó a tener armas, mariposas, manoplas, municiones, ingresó a un club de tiro, empezó a configurar una personalidad de gánster, mostrando dinero y siempre zafándose de los problemas con la autoridad por la intervención de su padre. Él tiene una fijación con Pablo Escobar, Chapo Guzmán”.

Según la joven, tuvo su primer arma a los 12 o 13 años. “Unas manoplas, cortaplumas, mariposa. Recuerdo que en el colegio siempre se agarraba a combos, salía con manoplas y decía que se moría de ganas por ‘agarrarse a combos', se jactaba de tener poder de ataque”, declaró.

Entre las armas, detalló que tiene “un punzón, especie de bastón, tiene dos Glock, tiene un fusil creo, tiene mucho poder de fuego municiones, colecciona armas, había un sable que lo saqué y lo tengo en mi poder. Siempre utiliza el poder que tiene sobre grupo de pandilleros, él dice que te va a mandar a matar con el grupo de sujetos”.

Además, señaló Raquel Calderón, su hermano tiene una obsesión con la falta de respeto a la autoridad, especialmente con la policía.

Indicó que organiza carreras de autos clandestinas constantemente en su club de Speed Demons. “Comparado con los otros que participan ahí, él tiene posibilidad económica muy grande, tiene posición de líder en su pandilla con cabros que cometen delitos”, sostuvo.

Dijo que empezó “a notar la violencia que él ejercía contras sus parejas, las trataba mal, les decía garabatos. Como yo soy súper feminista, tenía la intención de corregir a mi hermano, pero nos transamos en discusiones terribles, por lo que elegí alejarme de él. Lamentablemente mis padres, pensando en que podía cambiar, no tomaron medidas más estrictas en el momento”.

En relación a su forma de relacionarse con las mujeres, su hermana declaró que “yo fui la primera en tener problemas con él por un tema con su ex pareja Josefa, ya que era muy violento con ella. Yo como hermana, me metí en la situación. Él siempre ha tenido una historia violenta eterna sobre todo con sus parejas”.

En ese sentido, la testigo indicó que su hermano “tiene un tema con las mujeres, se obsesiona con ellas, es psicópata atroz, no las deja tener redes sociales, les prohíbe tener Instagram, las esconde para que los otros hombres no puedan contactarse con sus parejas, las aleja de sus círculos cercanos, las va aislando, las trae a su lugar para poder manipularlas, pero ellas vuelven”.

Señaló que “tiene un episodio público contra Stefi Méndez, a la que llamó púbicamente con palabras horribles. Ante esto yo me sentí llamada a tomar posición y públicamente salgo a pedir disculpas por él”.

La abogada dijo que a raíz de esa situación su hermano la amenazó de muerte públicamente. “Me dijo ‘vuelve a mencionarme y cavarás tu propia tumba', todas estas amenazas las subió a Instagram”, aseguró. Y añadió que “él cada vez que violenta a alguien lo ve como un escalón en su vida, lo toma como un honor”.

En relación con los problemas que ha tenido con su padre, la mujer señaló que lo vincula con hechos de violencia intrafamiliar, donde hay un vínculo emocional. “Mi padre siente mucha culpa por el hecho de haberlo denunciado, yo creo que él minimiza la situación”, sostuvo.

Relató que en 2019, en una circunstancia similar su hermano arremetió contra su madre. “Él tiene mucho interés en lo económico y entiende que para desarrollar su vida necesita apoyo económico de sus padres”, dijo. De acuerdo a la joven, un día su padre la llamó desesperado a raíz de “un video que grabamos para YouTube, salía su Camaro (auto de lujo) amarillo, y mi mamá decía ‘ahí está el auto de mi hijo Hernan', eso le gatilló un episodio de violencia inexplicable”. Por ese video, el imputado -según su hermana- le señaló que le dijera a su mamá que tenía seis horas para bajar el video o la mataba.

Entre otro de los episodios, la abogada señaló que actualmente el joven tiene una relación violenta con su actual pareja y que incluso la habría golpeado en un viaje al extranjero que realizaron juntos.

Indicó que el ataque a su padre “es sumamente premeditado. Él no pudo pagar su edificio, por lo que volvió a vivir con mi padre, se llevó a su novia, por eso comienza esto. Recuerdo que una vez el humilló a una persona de nacionalidad peruana al punto de hacerla llorar. El es muy narciso, irritable, por ejemplo, no tolera que le toquen la bocina”.

Otra situación de violencia que relató la joven fue que un día la llamó su padre para contarle que su hermano salió a andar en bicicleta con su polola por calle Noruega, que tiene ciclovía, pero que ellos decidieron andar en la vereda. “Se toparon con un señor paseando sus perros que los increpó porque no usaban la ciclovía, entonces Hernán lo enfrentó y según él, por su problema de que cree que todo el mundo se quiere comer a su polola, dijo que el señor dijo algo de la polola y comenzó a golpearlo. Por suerte para esta persona, llevaba un gas pimienta y se lo arrojó en la cara a Hernán”, dijo.

Sostuvo que el último episodio de violencia es el de acoso que hizo con el actor Luis Gnecco, quien hizo alusión a una obra de teatro que estaba haciendo su madre. “Ahí Hernán (su hermano) al ver la publicación decide alertar a sus seguidores de que vayan a matar a Luis Gnecco, lo amenaza de muerte en redes sociales, corre a la casa de Luis, toca el timbre en múltiples oportunidades, Luis no contesta y Hernán decide amedrentar a Luis y su familia, quedándose de punto fijo fuera de la casa de él por horas. Nano estuvo ahí armado, nunca sale sin un arma, por lo menos una mariposa y un cuchillo”, indicó.

Luego, la joven detalló otro episodio. “Un personal trainer comenzó a darle anabólicos (...) A Hernán le colapsó un riñón. Ante esto mi padre llamó al entrenador para increparlo. Seguramente el personal trainer le debe haber contado que Hernán padre lo llamó para increparlo y Hernán hijo reaccionó. Tomó el espejo del arrimo de la casa, lo rompió contra el piso, enterró el cuchillo en el piso y le dijo a mi padre ‘a la próxima te mato‘”, aseguró.

Después de eso, la abogada contó que su madre le dio todas las facilidades para que se vaya a un departamento recién pagado, hasta que él no pudo seguir pagando este lugar. “Mi madre le prometió a mi padre que si no toma ninguna acción legal, ella se encargaría de que Hernán hijo tome un tratamiento psiquiátrico”, indicó. Así fue como luego, Calderón Salinas accedió a que su hijo fuera a vivir con él junto a su polola.

“Sin embargo, Hernán fue solo una vez al psiquiatra, abandonó el tratamiento el primer día. Mi madre no cumplió con el acuerdo de hacerlo ir y así mi padre queda desprotegido”, declaró.

Respecto al día en que su hermano le puso un arma en el pecho a su padre y luego disparó hacia otra parte, el pasado 5 de junio, la mujer dijo que “estos hechos mi padre me los escondió en su afán de proteger a Hernán Jr., minimizó los episodios”. De acuerdo a la joven, “Hernán Jr. le dijo a mi papá que le había enviado mensajes de connotación sexual a su mujer”, pero que éste último niega estos hechos.

En ese sentido, dijo que “él (su papá) está muy asustado, de hecho ahora empezó a dormir con un cuchillo bajo su almohada por si mi hermano vuelve, porque creo que mi hermano es absolutamente capaz de matarlo”. Luego, contó que al día siguiente el joven le fue a pegar y que rompió con un cortaplumas varias cosas de la casa. Y que cuando fue a ver a su papá, él se había maquillado para tapar los golpes en el ojo.

Sostuvo que del intento de parricidio se enteró por la pareja de su papá. “Llamo a mi madre para preguntar lo ocurrido, ella se enojó, me insultó y cortó. Voy a su casa, no me abre y me voy a la casa de mi padre, él me cuenta que Hernán Jr. le intentó amputar la mano, que lo intentó acuchillar y tenía múltiples lesiones. Tomé fotos de las manchas de sangre, a Hernán Jr. se le quedó la funda del arma y la recogimos. Ahí hablé con mi padre y él entre lágrimas me reconoce el episodio del arma y de cuando destrozó el departamento”, declaró.

Indicó que después tomó un posición de no dejar pasar este episodio, “que es parricidio frustrado, nos imaginamos cualquier cosa, ya que sabemos del odio que él nos tiene, por eso le pedí a fiscalía resguardo policial. Yo vengo avisando esta situación hace más de cuatro años, de que él va a matar alguien. Estoy tan convencida de que estoy salvando a tantas personas de morir en manos de Hernán Jr”.

Añadió estar “segura de que mi madre lo está escondiendo (...) No habla conmigo hasta el día de hoy, no me ha preguntado cómo estoy, no me contesta mensajes de texto. Yo sé reconocer el modus operandi de mi madre, yo creo que Hernán le pide refugio ese día a mi madre”.

Laura Vidal: “Hernán hijo fue el que comenzó las agresiones”

El 13 de agosto declaró Laura Vidal, la asesora del hogar de Hernán Calderón Salinas. “Esto no fue un acto de descontrol de un solo día. El lunes 10 de agosto me llamó Hernán hijo y me dijo que quería sacar unas cosas del departamento”, declaró. Indicó que el joven tenía prohibida la entrada al departamento “por los casos de violencia que se venían presentado desde mayo en contra de su padre”.

Dijo que como se sentía mal, llamó al joven para avisarle que no podría bajarle sus cosas a la entrada del edificio y dejaron la entrega para el día siguiente. Declaró que cuando iba a bajar con las cosas se dio cuenta de que el joven estaba afuera de la puerta del departamento que ella había dejado junta. Sostuvo que “instintivamente lo empujé” y le indicó que no podía estar ahí. Le respondió que iba a hablar con su papá y que entró a la casa. “Hernancito le dice a la señora Patricia ‘oye Pati este (expresión de garabato) se estaba joteando a mi pareja', al mismo tiempo que muestra unas fotos de su celular, para inmediatamente gritar ’te voy a matar’”, sostuvo. Y dijo que después le pegó en la cara y siguió golpeándolo en diferentes partes del cuerpo hasta que se cayó al suelo.

“Escuché que la señora Patricia grita ’un cuchillo’ y comienza a caer mucha sangre, don Hernán como pudo comenzó a forzar a Hernancito con el fin de sacarlo de la casa”, declaró.

Después de que lo logró sacarlo, dijo que ella llamó al conserje para que avisara a Carabineros. “Yo presencié todo el hecho, en todo momento Hernán hijo fue el que comenzó las agresiones en contra de su padre, sin ningún tipo de provocación”, dijo.

Patricia Ramírez: “Se notaba que lo hacía (apuñalar) con rabia”

El mismo 13 de agosto declaró Patricia Ramírez, la pareja de Hernán Calderón Salinas. Dijo que el 11 de agosto a las 16.30 ella estaba teletrabajando en su pieza y que de repente empezó a escuchar su nombre. Salió de la pieza y vio que en living estaba su pareja junto a su hijo. “Me dice ‘Oye tú sabes que tu pareja joteando a mi polola’ yo le respondí que él estaba muy mal, al mismo tiempo que él me trata de exhibir un video que mantenía en su celular, para acto seguido darle un golpe a Hernán”.

Indicó que no supo qué hacer y que intentó intervenir para que dejara de pegarle. “Fui empujada por lo que perdí el equilibrio y caí al suelo, además me golpeé en una mesa de arrimo”, aseguró.

Señaló que el joven sacó un cuchillo corvo del bolsillo del pantalón y atacó a su padre en los brazos y manos. “Hernán lo tomó del tronco pero Hernán chico quedó con sus manos libres ocasión que aprovechó para apuñalarlo en reiteradas oportunidades la mano derecha, esto lo hacia con mucho dolo, se notaba que lo hacía con una rabia que lo superaba, estaba totalmente fuera de control”, indicó.

Declaró que ella le dijo que lo dejara y que iba a terminar matando a su papá, hasta que este último logró sacarlo del departamento.

“Yo no sabía que Hernán era víctima de violencia intrafamiliar por parte de su hijo. Conocí de otros episodios chicos pero no sabía que había atacado a su padre”, sostuvo la mujer.

Dijo tener miedo de que el joven tome represalias en su contra.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.