Tercera PM
Presenta:

“Nadie sabe cómo acabará”: Beatriz Silva, diputada chilena en Cataluña, y su análisis por el juicio a los independentistas

En 2017 se convirtió en la primera chilena en ser diputada de Cataluña. Militante del Partido Socialista Catalán analiza las consecuencias políticas del juicio a 12 líderes que intentaron la independencia de la región autonómica en 2017. "Condenas muy duras complicarían avanzar en una solución a la crisis política que atraviesa Cataluña", advierte.


Beatriz Silva se convirtió en la primera chilena en ser diputada del Parlamento de Cataluña a fines del 2017. El mismo Parlament que hoy suspendió sus funciones a raíz del juicio a 12 líderes que buscaron la independencia de la región autonómica y que son acusados por los delitos de rebelión.

Silva es diputada del Partido Socialista Catalán (PSC), una colectividad que no es partidaria de la independencia. Desde su escaño, la periodista chilena ha criticado duramente a los partidos secesionistas por poner primero ese objetivo antes de mejoras sociales para los catalanes.

Desde Barcelona, justo en el día en que en Madrid están siendo juzgados los líderes independentistas, Silva hace un análisis de las consecuencias políticas que podría traer uno de los juicios más esperados en la historia democrática de España.

¿Cuáles son las implicancias políticas que puede tener el juicio del procés?

Es difícil de augurar ahora mismo cuáles serán las implicancias del juicio pero probablemente sentencias condenatorias muy duras complicarían avanzar en una solución a la crisis política que atraviesa Cataluña y que es bastante grave. Daría razones a los partidarios de la independencia para radicalizar sus posturas. En el lado contrario, si las sentencias son exculpatorias, no ayudaría avanzar en una solución porque abriría la puerta al hecho que declarar la independencia de una parte del territorio de forma unilateral y saltándose la ley, no tiene consecuencias legales. Hay que tomar en cuenta que en Cataluña, el gobierno y el parlamento autonómico no sólo se saltaron la Constitución, también el Estatuto de Autonomía que es una especie de Constitución regional que representa la ley que nosotros mismos nos hemos otorgado. Son nuestras normas.

La penas más altas que pide Fiscalía son 25 años de cárcel. ¿Las considera justas?

Yo no estoy en condiciones de hacer una valoración de este tipo porque es una cuestión jurídica y además muy compleja. Desconozco las pruebas que existen y me gustaría recordar que se juzgan diferentes delitos. Los delitos de rebelión y sedición son más difíciles de entender porque no hay muchos precedentes de sentencias previas. Pero el delito de malversación de fondos públicos es una cuestión grave por la que en estos momentos hay conocidos líderes políticos cumpliendo penas de prisión en España. Si hay penas por este delito, seguramente serán similares a otras en las que hay precedentes y que son bastante altas.

Carles Puigdemont, el ex presidente de Cataluña hoy fugado, cree que los políticos catalanes serán condenados y que la justicia española actuará por “venganza”. ¿Cree también que este juicio ya tiene un final conocido?

No, creo que nadie sabe cómo acabará este juicio. Por mi experiencia aquí puedo decir que normalmente las penas que se piden al comenzar un juicio suelen ser mucho más altas que las por las que finalmente se dicta sentencia. Y que las penas de cárcel que se cumplen son también inferiores a las de la sentencia. En España la justicia funciona razonablemente bien, no lo digo yo, lo dicen los organismos internacionales que miden este tipo de cuestiones. Si fuera una justicia manipulada políticamente, no estaría en la cárcel el marido de la infanta Cristina, cuñado del rey Felipe VI. Ni el tesorero del Partido Popular que ingresó en prisión cuando este partido gobernaba España. Esto no quiere decir que en España no se den problemas y fallos como los que se dan en los países del entorno como Francia o Alemania. La justicia española es una justicia bastante garantista, en la que se escucha a los encausados y en la que si no hay pruebas, se opta por no dictar sentencias condenatorias. Esto sí lo conozco por el tema de abusos sexuales. Son muy pocos los casos de abusos sexuales que acaban en sentencia de cárcel porque se garantiza el derecho de inocencia del agresor por sobre el testimonio de la víctima.

*Esta nota fue actualizada a las 16:00.

Seguir leyendo