Ni Vivanco, ni Matus, ni Letelier, ni nadie: presidente de la Suprema aclara que ningún ministro está siendo investigado por la Comisión de Ética

Ricardo Blanco, presidente de la Corte Suprema. Dragomir Yankovic/Aton Chile

Durante la jornada de este lunes se reunió, como cada semana, el pleno del máximo tribunal. La instancia estuvo marcada por el retorno del ministro Jean Pierre Matus, quien -según Ciper- tendría chats con el penalista Luis Hermosilla, hoy indagado en una causa por presunto cohecho. Al igual que otros integrantes de las altas cúpulas del Poder Judicial han sido vinculados a supuestos actos reñidos con la ética; sin embargo, el propio Ricardo Blanco sostuvo ayer que la comisión ad hoc solo está recopilando antecedentes y ningún juez está indagado.


“El oficio se tramitó con la debida reserva y por mano para evitar filtraciones”. Con estas palabras el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Blanco, enfrentó este lunes a sus pares, los ministros Ángela Vivanco, Jean Pierre Matus y María Teresa Letelier, quienes le pidieron aclarar qué calidad tiene ellos ante la Comisión de Ética que de oficio él reactivó en medio de la polémica por presunto tráfico de influencias tras una serie de publicaciones del medio de investigación Ciper Chile.

Era una reunión habitual que tienen los lunes por la tarde los máximos integrantes del Poder Judicial. Pero estaba marcada por el retorno de Matus -quien estaba en comisión de servicio-, por lo que por primera vez estaban presentes todos los magistrados que habrían motivado el “golpe Blanco” que se dio luego que en tres oportunidades los supremos votaran en contra de llamar a la Comisión de Ética por lo desactualizada y quedaron de tomar una decisión a la espera de un nuevo reglamento. Sin embargo, el presidente dio un “golpe de timón” y convocó a la instancia el 24 de junio, justo cuando ninguno de los aludidos en los reportajes estaba presente y sólo había 10 ministros titulares.

Este lunes, con una convocatoria más apegada a la integración real del máximo tribunal, Matus, Vivanco y Letelier tomaron la palabra y pidieron a Blanco explicar ante sus pares si están siendo investigados por la Comisión de Ética, ya que se enteraron “por la prensa” de un oficio que envió como líder de la instancia al fiscal nacional Ángel Valencia para acceder a chats que presuntamente involucraba a “ministros de Corte”.

Junto con esto, aseguraron que ellos hasta la fecha no han sido notificados de aquello. Y pese a que el presidente de la Corte Suprema aseguró que había sido sigiloso con “el deber de reserva” de la diligencia hacia el Ministerio Público, obvió el hecho de que un día antes que saliera de su despacho el escrito “tramitado a mano”, el diario El Mercurio había dado cuenta de la pesquisa y sus detalles.

El contexto

Toda la conversación es consecuencia de una esquirla de una investigación por violación de secreto que se abrió luego que la PDI registrara en un informe policial que el exjuez Juan Antonio Poblete -hoy preso por infringir la Ley de Inteligencia y espionaje ilegal- pidiera ayuda al expresidente de RN Mario Desbordes para su amiga María Teresa Letelier, en esa época integrante de la Corte de San Miguel, en sus aspiraciones al máximo tribunal, ampliando tal indagatoria a presunto tráfico de influencias. En ese celular incautado la policía también registró una conversación del supremo Mario Carroza con el exministro Poblete por una petición de ayuda para el nombramiento de una notaria.

Los chats fueron revelados por Ciper, como también el pantallazo a una conversación por WhatsApp entre Gonzalo Migueles, pareja de la ministra Ángela Vivanco, y el fiscal regional de Aysén, Carlos Palma, que -según el mismo medio- estarían en el celular del penalista Luis Hermosilla, hoy investigado por presunto cohecho. En el intercambio, el abogado le habría ofrecido un doctorado y un puesto en el Ministerio Público a cambio de apoyar a otro candidato en la época del concurso a fiscal nacional.

Finalmente, Matus, según Ciper otra vez, aparecería en chats de Hermosilla en la época de su ascenso al cupo de ministro externo del máximo tribunal. Esto, pese a que en reiteradas ocasiones el magistrado ha asegurado que no posee conversación alguna con el penalista.

Mario Carroza, Ángela Vivanco, María Teresa Letelier y Jean Pierre Matus.

“Impactante respuesta”

Con todo, durante la jornada de este lunes por la tarde en el Palacio de Tribunales, el presidente Blanco decidió responder al emplazamiento de sus pares. Y la respuesta, según algunos de los supremos consultados, fue “impactante”.

Pese a que en un oficio Blanco pidió al Ministerio Público “exportar como texto plano las conversaciones vía WhatsApp contenidas en las investigaciones dirigidas por el Ministerio Público en contra de Juan Antonio Poblete y Luis Hermosilla, donde aparecen mencionados ministros de corte e incumbentes, adjuntando por separado los archivos multimedia de esas conversaciones”, tras lo cual recibió un “portazo”, ya que el fiscal Valencia le negó acceso, durante la jornada de este lunes aseguró que ningún ministro es investigado.

Para mayor claridad sostuvo, y dejó constancia ante los presentes, que si bien él reactivó la Comisión de Ética, la instancia solo está recopilando antecedentes y que dicha investigación hasta ayer no se refiere a ningún “miembro determinado de esta Corte”. Aun así, aseguró que si con posterioridad hay mérito para ello se notificará a los afectados “de manera reservada”.

El único que mantuvo silencio y no intervino fue el ministro Mario Carroza, quien ha desarrollado un bajo perfil desde su arribo a la Corte Suprema y querría mantenerlo así.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbete aquí.