Padres de jóvenes que arriesgan pena de muerte en Malasia no viajarán a juicio y nuevo chileno detenido alerta a autoridades

De izquierda a derecha: Fernando Candia, Felipe Osiadacz y Juan Sebastián von-Marttens.

Ad portas de la audiencia clave en el proceso judicial, en la cual la Fiscalía General del país asiático comunicará los cargos por la muerte de un ciudadano malasio, los padres de ambos detenidos resolvieron no viajar. En paralelo, un tercer chileno fue detenido por el vencimiento de su visa y arriesga permanecer en la cárcel durante el periodo en que se extienda la investigación.


En los próximos días un año cumplirán detenidos en Kuala Lumpur (Malasia) Felipe Osiadacz, de 27 años, y Fernando Candia, de 30, que arriesgan ser condenados a la pena de muerte en la horca por un confuso incidente que le costó la vida a un ciudadano malasio al interior del hotel en que se encontraban.

Desde esa fecha, ambos jóvenes han perdido peso de manera considerable y han sufrido enfermedades debido a las inhóspitas condiciones del penal Sungai Bulo, ubicado a 30 kilómetros de la capital. Pero si bien sus padres no pierden la esperanza de que su pena sea condonada o, al menos, rebajada la tipificación del presunto delito, decidieron no viajar al juicio que comenzaría la primera quincena del mes de agosto.

Ello luego que las autoridades malasias postergaran en mayo por cuarta vez, la audiencia en la cual la fiscalía de ese país comunicaría los cargos que imputaría en el proceso. Se trata de una audiencia clave, pero debido a los recurrentes cambios de programación los familiares resolvieron posponer su viaje y en la decisión también sopesaron los costos monetarios que implicaría.

Cada familia ha financiado –en partes iguales– los servicios de un abogado malasio y también la alimentación que exige el penal en el cual están detenidos.

Igual decisión de no viajar a la audiencia tomó el senador RN, Francisco Chahuán, que tenía previsto a hacerlo a finales de este. Esto debido a que las propias familias le solicitaran esperar hasta el final del juicio y que a partir de esa fecha o hiciera. De hecho, ellos tampoco lo harán antes. “Más que solicitud fue de común acuerdo”, añadió una fuente cercana al parlamentario.

Sin embargo, tampoco existen certezas sobre la extensión del proceso judicial.

Por otro lado, en el día de ayer La Tercera PM pudo conocer el caso de un tercer chileno detenido en Malasia, que se encuentra impedido de regresar a Chile.

Se trata de Juan Sebastián von-Marttens de 26 años, ingeniero comercial de la Universidad de Desarrollo que viajó junto a dos amigos más de vacaciones al sudeste asiático en un plan que originalmente sería por dos meses, pero él extendió por más tiempo. Recorrió Myanmar, Indonesia, Tailandia y cuando se disponía a volver a Chile fue detenido en el aeropuerto de la ciudad de Kota Kinabalum (KK), ciudad. La policía de ese país lo retuvo en el día de ayer indicándole que tenía su visa de turista vencida por 12 días.

“Estamos gestionando la expulsión o que pueda quedarse con arraigo en Malasia durante el periodo de 14 días en que dura la investigación interna. A raíz de lo ocurrido solicitamos a la Cancillería que inicie gestiones con el gobierno de Malasia para que como medida de reciprocidad se estandarice el periodo de vigencia de las visas”, sostuvo el parlamentario.

Según el joven se confundió porque en los anteriores países su visa duraba 60 o 90 días, sin embargo, por desconocimiento no sabía que en Malasia sólo podía quedarse 30 días, siendo retenido. Al igual que los mexicanos, los chilenos que visitan ese país sólo pueden contar con una visa limitada a ese periodo.

“Sebastián se fue con plata desde acá y trabajó en Chile para darse la vida de rey en el sudéste asiático, cuando a él le gustó decidió quedarse, y comenzó a estirar sus billetes allá”, sostuvo Gustavo von-Marttens, padre del joven quien es enfático en señalar que “no trabajó nunca allá”.

Desde el día de ayer, Juan Sebastián von-Marttens permanece en el centro de detención de Menggalat de KK. Su familia espera que pronto sea liberado para su regreso.

Cancillería agregó que “se trata de la detención de un joven chileno debido a que no se habrían respetado normas migratorias relacionadas con los plazos de permanencia como turista en ese país”.

“La Cancillería chilena está al tanto de la situación y en contacto con familiares del joven chileno”, sostuvo, agregando que “el consulado chileno respectivo está activo, para prestar la debida protección consular y recabar toda la información necesaria”.

Tercer estudio

Durante el periodo detención, la defensa de Felipe Osiadacz y Fernando Candia ha experimentado varios cambios. De hecho, la actual abogada malasia a cargo del caso es la tercera en asumir la representación de ambas familias.

La estrategia sigue apuntando a una baja en el cargo y las penas, lo que implicaría posibles penas más bajas; junto a una eventual condena de 10 años, lo que permitiría bajar a cinco, y cumplir tres años allá. Sin embargo, el objetivo final de la defensa es lograr la expulsión de ambos, pero para ello se requiere una carta de garantía de reciprocidad, señala un conocedor del proceso judicial. No obstante para ello se requiere un compromiso a nivel gubernamental entre Chile y Malasia.

Por su parte Cancillería reiteró que “el cónsul sigue prestando apoyo como se ha realizado desde que están detenidos”.

Seguir leyendo