La nueva propuesta del Mineduc para el año escolar 2023: integración entre asignaturas y repaso de materias anteriores

TEMUCO_-Colegio-Pumahu-7974289.jpg

29 DE SEPTIEMBRE 2020 / TEMUCO Colegio Pumahue de Temuco vuelve a clases presenciales para los estudiantes de tercero y cuarto medio, después de más de seis meses cerrado, con protocolo y medidas sanitarias para evitar contagios por COVID-19. En la imagen, el rector del colegio. FOTO: ROCIO CUMINAO ROJAS / AGENCIAUNO

Desde el Ministerio de Educación aseguran que esta proposición, presentada ya al Consejo Nacional de Educación, busca abarcar más objetivos de aprendizaje que la priorización hecha durante la pandemia, pero no todos los objetivos del currículum nacional actual.


Fue el viernes de la semana pasada cuando el Ministerio de Educación, a través de la Unidad de Currículum y Evaluación, presentó ante el Consejo Nacional de Educación (CNED) una propuesta para una nueva priorización curricular escolar para 2023.

Y es que, en 2020, en el contexto de la pandemia, el Mineduc de aquella época ya había hecho una priorización de los Objetivos de Aprendizaje (OA) y que relegó asignaturas como Filosofía, Música o Educación Física, considerando que las suspensiones de clases y la educación a distancia mermarían la enseñanza. Esa priorización, que se extendió también a 2021 y 2022, se mantiene solo hasta fines de este año.

Por eso es que la cartera encabezada por Marco Antonio Ávila tomó la decisión de proponer una actualización de la priorización. La proposición, resumidamente, busca abarcar más objetivos de aprendizaje que la priorización de pandemia, pero no todos los objetivos del currículum actual. Esto, además, va en línea con uno de los objetivos que la actual administración educativa ha dicho en reiteradas ocasiones, que es avanzar hacia un nuevo currículum definitivo para el país.

“Realizamos un diagnóstico que muestra que el currículum priorizado ha sido muy valorado por las comunidades, porque les ofrece flexibilidad y tiempo para atender las necesidades de sus estudiantes y profundizar aprendizajes necesarios para acortar las brechas de aprendizaje”, justificó el propio ministro Ávila.

Así las cosas, tras esa revisión, Mineduc propuso al CNED priorizar y clasificar los OA para 2023 en tres tipos: basales, complementarios y transversales.

Esta propuesta, señalan desde la cartera, disminuye el número de OA del currículum que deben implementar las escuelas en años normales y que abarca habilidades, actitudes y conocimientos, pero propone una mayor cobertura que la priorización hecha en pandemia.

La propuesta de actualización de la priorización curricular se aplicaría en todos los niveles de escolaridad de educación básica y educación media, desde primero básico a segundo año de enseñanza media; el plan de formación general para tercero y cuarto medio; plan diferenciado de la formación técnico profesional; plan diferenciado artístico; y la educación para jóvenes y adultos.

“Quiero ser enfático en que la priorización actualizada no recorta el currículum, sino que favorece su gestión contextualizada, flexible y pertinente al diagnóstico de las comunidades educativas, favoreciendo la profundización e integración de los aprendizajes, en coherencia con la política de reactivación educativa ‘Seamos comunidad’”, dice al respecto el ministro Ávila.

En la cartera señalan, además, que si bien la priorización, al no ser un cambio al currículum, sino una adecuación, no requiere aprobación del CNED, quieren esperar los comentarios de ese consejo para integrarlos a la propuesta.

El detalle

La propuesta del Ministerio de Educación optó, según recalcan desde la propia cartera, por rescatar los aportes de la priorización curricular en el sistema educativo, pero más actualizada y enmarcada en la Política de Reactivación Educativa Integral “Seamos Comunidad”.

De esta forma, la priorización responderá a cuatro principios generales: convivencia, bienestar y salud mental; contextualización; integración de aprendizajes; y profesionalidad docente.

En ese sentido, explican en el ministerio, el proceso de revisión de los OA priorizados se realizó a partir de cuatro criterios: integración y articulación de conceptos, habilidades y actitudes, siendo susceptibles de integrar aprendizajes de diferentes asignaturas o aprendizajes clave de años anteriores que no hayan podido ser desarrollados; conocimientos y enfoques clave de cada asignatura; temas de relevancia social; y trayectorias de aprendizajes.

Para esto existirá una clasificación de los OA priorizados, que, como se ha dicho, se dividen en aprendizajes basales (los básicos para el desarrollo de trayectorias de aprendizaje en cada asignatura, nivel y ciclo, y que a su vez facilitan la integración con otros aprendizajes); aprendizajes complementarios (que pueden ser integrados o articulados al interior de las asignaturas y entre asignaturas de modo de profundizar y contextualizar los basales); y aprendizajes transversales (que resaltan objetivos relacionados a los ámbitos de convivencia, bienestar y formación ética).

En ese orden y tal como se expuso con anterioridad, un aspecto clave de esta propuesta es la integración de aprendizajes, que se materializa a través del proceso de articulación de los OA priorizados en tres dimensiones.

La primera de estas es la integración intradisciplinar, que consiste en la articulación de aprendizajes basales y transversales con uno o más aprendizajes complementarios de una misma disciplina. Desde el Mineduc ejemplifican con la asignatura de Ciencias Naturales, en 2° básico, que puede realizarse con el concepto “características y dinámica del agua”. La definición de este elemento integrador implica la selección de los dos objetivos basales (observar y describir por medio de la investigación experimental, y describir el ciclo del agua) y uno complementario (identificar y comparar los estados del agua).

En base a estos OA, señalan desde Educación, los docentes podrían cumplir diversos propósitos formativos sobre la base de un elemento articulador, como, vuelven a ejemplificar, “explorar y experimentar con agua presente en la naturaleza y la vida cotidiana, para describir el ciclo del agua, algunas de sus características y los estados de la materia en los que se puede encontrar, proponiendo acciones cotidianas para su cuidado”.

La segunda integración es la interdisciplinar, que implica la articulación de aprendizajes basales y transversales con uno o más aprendizajes basales o complementarios de otras asignaturas. Así, un ejemplo de integración entre las asignaturas de Lengua y Literatura y Ciencias para la Ciudadanía en tercero medio, exponen en el Mineduc, puede realizarse mediante la habilidad de “reflexión crítica” y el tema de “vida saludable”. La definición de estos elementos integradores podrían implicar la selección de un objetivo de Lenguaje y literatura, como producir textos coherentes y cohesionados, y un objetivo de Ciencias para la Ciudadanía, como analizar factores biológicos, ambientales y sociales que influyen en la salud humana.

En tal sentido, los docentes podrían elaborar diversos propósitos formativos, como “reflexionar críticamente sobre los problemas de salud vinculados con el estrés en la vida escolar, para adquirir estrategias de prevención y diseñar campañas de difusión e intervención en la comunidad escolar para fortalecer el bienestar integral”.

Finalmente, para la integración con OA basales de cursos anteriores y a partir del diagnóstico de aprendizajes previos, esta forma de integración apunta a la reactivación de aprendizajes clave de años anteriores. A modo de ejemplo, exponen en Educación, la incorporación de aprendizajes basales de niveles anteriores en la asignatura de Matemática, en quinto básico, puede realizarse mediante los conceptos de “área y perímetro”.

Aquí, aseguran, se podrían incluir OA de quinto (diseño y construcción de diferentes rectángulos), cuarto (demostrar que el alumno comprende el concepto de área de un rectángulo) y tercero básico (demostrar que el estudiante comprende el perímetro de una figura regular e irregular).

La propuesta del Mineduc considera, además, un plan de apoyo para la implementación de estos OA priorizados, con cuatro ejes: un programa de apropiación curricular; fortalecimiento de capacidades profesionales; divulgación de conocimiento; y fortalecimiento permanente de capacidades.

“Para dar continuidad y estabilidad al sistema educativo, la actualización de la priorización considera alrededor del 94% de los Objetivos de Aprendizaje que ya habían sido priorizados, mejorando la secuencia y progresión de estos aprendizajes. Junto con lo anterior, considerando la vuelta a la presencialidad, esta nueva priorización propone una mayor cobertura que la hecha en la pandemia”, dicen desde Educación.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Chieko Asawaka, líder de este proyecto, perdió la visión por completo a los 14 años, lo que la motivó a crear el dispositivo que utiliza inteligencia artificial..