“Pública, gratuita, laica y de calidad”: universidades estatales irrumpen en la Convención con propuestas para asegurar derecho a la educación

Estatua de Andrés Bello en Casa Central. Imagen de la Universidad de Chile

Estatua de Andrés Bello en Casa Central. Imagen de la Universidad de Chile

El rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, enfatizó que "el Estado tiene que hacerse responsable directamente de ofrecerles una alternativa de educación de la mejor calidad a todos los jóvenes”, y apuntan a que en cada región del país exista una casa de estudios pública que garantice dicho acceso.




El próximo 1 de febrero se cierra el proceso de recolección de apoyo para las iniciativas populares de normas, ejercicio impulsado por la Convención Constitucional y que llevará a discutir distintas propuestas de las organizaciones de la sociedad civil en la redacción de la próxima Carta Fundamental.

Pero eso, el Consorcio de Universidades del Estado de Chile (Cuech) corre a contrarreloj para llegar a las 15.000 firmas con las dos iniciativas que han propuesto. Una de ellas busca garantizar el derecho a una educación pública, gratuita, laica y de calidad; la otra, instalar al menos una universidad estatal por región, y ponerlas a trabajar por el desarrollo local y del país.

La primera iniciativa (que hasta el cierre de este artículo contaba con 10.922 apoyos) se explica en la propuesta, surgió tras la idea de superar del estado subsidiario en la educación, que según la visión del Ceuch, en la “actual Constitución no se garantiza efectivamente el derecho a la educación”.

“El Estado provee educación pública, laica y de calidad, a través de establecimientos educacionales propios, en todos los niveles de enseñanza y territorios del país”, propone la moción. Además, plantea garantizar la gratuidad desde la infancia: “La educación parvularia, básica y media son obligatorias. La educación pública será gratuita en los niveles obligatorios y en los estudios de educación superior que establezca la ley”.

El rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, explicó a La Tercera PM que “la primera iniciativa enfatiza en que, a lo largo de todo el país, en todas las regiones, el Estado tiene que hacerse responsable directamente de ofrecerles una alternativa de educación de la mejor calidad a todos los jóvenes”. En ese sentido, profundiza, “esto permitirá que cada joven chileno pueda desarrollar sus talentos y al mismo tiempo que la sociedad chilena pueda beneficiarse de la inteligencia y capacidad de cada uno de sus ciudadanos y ciudadanas”.

La otra iniciativa denominada ”Universidades estatales al servicio del desarrollo local, regional y del país”, que lleva 5.738 apoyos, busca garantizar por norma constitucional la descentralización de la educación superior, para así potenciar con ellas el desarrollo de las comunidades locales y los gobiernos regionales.

Una casa de estudios por región

“En cada región existirá, al menos, una universidad estatal, funcionalmente descentralizada, y que actuará con plena autonomía académica, económica y administrativa”, plantea esta iniciativa, buscando así que las casas de estudio regionales formen “parte de la Administración del Estado, relacionándose preferente y coordinadamente con las demás instituciones estatales, para contribuir al desarrollo de sus funciones propias y en la elaboración, ejecución y evaluación de políticas y programas de desarrollo local, regional o del país”.

Hasta ahora, solo en la Región de Los Ríos no existe una universidad estatal.

Los rectores de regiones llaman a apoyar estas propuestas de norma. “Los principios en los que se sostienen estas iniciativas están en plena concordancia con los valores que inspiran a nuestra universidad y permitirán devolver la educación pública de nuestro país al sitial que le corresponde, como base de una sociedad moderna más justa y más equitativa”, asegura Álvaro Rojas, rector de la U. de Talca.

Patricio Sanhueza, el rector U. de Playa Ancha, en tanto, plantea que “tenemos la oportunidad de tener una nueva Constitución que pueda contemplar a la educación pública como una obligación del Estado y, por lo tanto, llamamos a quienes quieran y se convenzan de esta realidad que apoyen las dos normas constitucionales que desde las universidades estatales estamos promoviendo en favor de la educación pública”.

Estas normas surgieron tras una conversación profunda que el Cuech realizó. “Los análisis y conclusiones de este debate fueron sistematizados por los equipos técnicos del Cuech, con la colaboración de especialistas constitucionales de la Universidad de Chile, y de esa forma se materializaron las normas propuestas”, explica la secretaria ejecutiva del organismo, Alejandra Contreras.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.