“Rápida y furiosa”: así se defendió la seremi Rosa Oyarce de un portonazo

La de anoche fue la segunda vez en la que la autoridad sanitaria sufre un intento de asalto fuera de su casa. "No me va a pasar otra vez, tengo que reaccionar bien", pensó en el momento en que enfrentó a los asaltantes.


Eran las 23.30 horas de ayer miércoles cuando la seremi de Salud Metropolitana, Rosa Oyarce, llegaba a su casa, ubicada en el sector El Llano, en la comuna de San Miguel. Minutos antes llamó a su familia para que le abrieran el portón. Mientras esperaba, estacionó su Hyundai Santa Fe a metros de su hogar, para no quedar justo en la entrada. Al hacer eso tenía en mente la estremecedora experiencia que había sufrido hace justo un año, cuando fue víctima de un intento de portonazo frente a su hogar. Si bien en el hecho los sujetos se limitaron a golpear su auto e insultarla, sin lograr sacarla del vehículo, el incidente ocurrido en 2017 la paralizó. “Me tupí entera. Se me perdieron los pedales y sentía que estaba metida dentro de una caja”, rememora, en conversación con La Tercera PM.

Anoche, la pesadilla se repitió. Cuando su hija, de 26 años, abrió el portón de la residencia, se encontró con que la seremi era víctima, otra vez, de un portonazo. Ambas ya habían conversado que hacer en un caso como este, así que la joven se apresuró a cerrar la reja de acceso y desde el patio comenzó a gritar con fuerza para alertar a los vecinos.

“Mi hija sabe que en un caso así no voy a bajar del auto, lo tiene súper claro. Siempre ando con los seguros puestos”, explica Oyarce.

Cámaras de seguridad instaladas en un edificio cercano muestran a un grupo de sujetos, que serían alrededor de seis, que llegan al lugar a bordo de un automóvil con vidrios polarizados. Los individuos bloquearon el paso al Hyundai y bajaron para intentar intimidar a la seremi.

En ese momento, Oyarce recordó lo que había vivido hace un año y tomó una arriesgada decisión. “Cuando se bajaron corriendo a asaltarme, mi reacción fue racional. En ese minuto me dije; ‘no me va a pasar otra vez, tengo que reaccionar bien’”. Apretó con fuerza el volante, puso reversa, aceleró y golpeó con fuerza el vehículo en el que viajaban los asaltantes.

Mientras tanto, vecinos alertados por los gritos de su hija y por el ruido de la colisión comenzaron a salir a la calle, algunos con elementos contundentes en las manos con el fin de auxiliar a la seremi. Los delincuentes, intimidados, subieron al automóvil que los transportaba y huyeron.

“Reaccioné como Rosa Oyarce, como mamá, protegiendo a mi familia. Por un lado protegí mi integridad física y también a mi familia, porque si yo dejaba que me intimidaran, estos tipos iban a entrar a mi casa a hacer lo que se les antoja”, sentencia.

Indagaciones

Esta mañana, Carabineros y la Policía de Investigaciones (PDI) realizaban indagaciones con el fin de identificar y detener a los autores del robo frustrado. Y pasada la tensión, la seremi destaca la reacción de sus vecinos como un ejemplo de cómo la gente puede colaborar en prevenir la acción de los antisociales.

“No podemos permitir que sigan ocurriendo cosas como los asaltos y portonazos. Por eso es que la comunidad organizada es tan importante”, recomienda.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguir leyendo