Un seco encuentro en Osorno: El frío saludo de Piñera y Pickering y todo sobre la crisis del agua

foto 1

En Palacio se afirma que el Presidente Piñera tendría poca confianza en Pickering debido a que, a su juicio, no tendría control real sobre la compañía debido a que sus gerentes "le mintieron" sobre la situación del corte de agua, lo que significó que le traspasara mal la información de una supuesta reposición del agua al ministro de OO.PP., Alfredo Moreno.


Pasó prácticamente desapercibido, pero cuando el miércoles el Presidente Sebastián Piñera llegó a primera hora de la mañana a la planta Caipulli de la empresa Essal, en Osorno, entre las muchas manos que estrechó estuvo la del presidente del directorio de la firma, Guillermo Pickering.

El exsubsecretario y actual presidente de los directorios de Essal y Aguas Andinas se trasladó especialmente desde Santiago para recibir al Mandatario "en casa" y conocer in situ los trabajos que realiza la sanitaria en la reposición del agua, que ese día ya cumplía casi una semana de corte.

El saludo fue seco. Eran alrededor de las 8 de la mañana y todavía había cierta oscuridad.

"Fue un saludo frío y nada más, y no hubo intercambio de palabras", cuenta el intendente de Los Lagos, Harry Jürgensen a La Tercera PM, mientras que otra autoridad que estuvo presente en ese momento afirma que Piñera "le dio la mano a Pickering, pero no sé si se dio cuenta de que era él".

Con quien intercambió algunas palabras fue con el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, quien le habría subrayado la magnitud de la emergencia existente en la ciudad, algo que después comentó al resto de los asistentes, quienes se trasladaron a la gobernación de Osorno para sostener una reunión con dirigentes vecinales junto al Presidente Piñera.

Ya el viernes 12, varias horas después de iniciada la crisis en Osorno, el exsubsecretario se había comunicado directamente con Jürgensen."Él (Pickering) ha estado permanentemente comunicado con nosotros, porque se está analizando la situación. Nosotros estamos apretando soluciones, pero naturalmente él es el presidente", afirma el intendente.

[caption id="attachment_746293" align="aligncenter" width="300"]

Pickering, el miércoles en la visita de Piñera a la planta de agua potable.[/caption]

A medida que han pasado los días y el corte de agua no se soluciona, Pickering -que viajó especialmente para la ocasión y posteriormente voló de vuelta a Santiago- se ha posicionado como uno de los blancos de los parlamentarios de la zona. Sobre todo luego de que las autoridades de la ciudad denunciaran un engaño en la información de la empresa que llevó a anunciar que se repondría el servicio de agua el día miércoles, cuando acudió Piñera a la zona. Reposición que hasta hoy no ocurre.

"Essal ha engañado a la gente de Osorno, le ha mentido en su cara al presidente Piñera. Por responsabilidad debe renunciar el presidente de la compañía, el señor Pickering, que se ha burlado de la ciudadanía", dijo el senador UDI Iván Moreira. "La empresa no ha dado toda la información, se ha ido dando por cápsula. Cuando viene el Presidente es porque se da certeza", afirmó el diputado UDI Javier Hernández. Mientras el intendente Jürgensen realizó un mea culpa sobre la materia, desde el directorio de Aguas Andinas blindaron al ex subsecretario concertacionista.

La gestión de crisis en La Moneda

La semana pasada, cuando se inició el corte de agua en Osorno, el gobierno se activó de inmediato. Las autoridades regionales junto a las de Santiago comenzaron a aplicar una serie de medidas y decidieron condenar a la empresa Essal con el objetivo de que fuera esta quien asumiera los costos ante la ciudadanía. Esto, en medio de algunas críticas que apuntaban a que el Ejecutivo no actuó con la suficiente dureza en contra de la firma.

Tres días después de que se inició el corte de agua, el Presidente Sebastián Piñera abordó públicamente el tema por primera vez, a través de su cuenta de Twitter. "Toda nuestra solidaridad y apoyo a osorninos. Ya llegaron camiones con filtros de reemplazo y están desplegados 70 camiones aljibes y 170 puntos de distribución de agua y seguiremos apoyando. Essal tiene la responsabilidad, pero hacemos lo humanamente posible por reestablecer el suministro de agua el martes", manifestó el Jefe de Estado culpando directamente a la empresa.

El Mandatario, según fuentes de La Moneda, ha transmitido su molestia en más de una oportunidad, debido a que la empresa no ha cumplido con restaurar el suministro de agua. Una molestia que se acentuó el miércoles luego de que visitara Osorno para anunciar la reposición, pero esta no se concretara. Ese día, Piñera defendió que el gobierno se ha hecho cargo desde el día uno el tema, utilizando "todos los recursos que tiene para enfrentar esta emergencia y lo primero fue abastecer con agua potable de forma de emergencia (…) nos hicimos cargo de inmediato de la parte sanitaria, decretando alerta sanitaria y también de la solución definitiva, estableciendo plazos perentorios a la empresa para reponer el servicio (…) porque este corte ocurrió por una grave negligencia de la empresa".

Por esta misma razón, es que -sostienen en Palacio- Piñera tendría poca confianza en Pickering debido a que, a su juicio, no tendría control real sobre la compañía debido a que sus gerentes "le mintieron" sobre la situación del corte de agua, lo que significó que se le traspasara mal la información al ministro Moreno. En ese sentido, en el Ejecutivo recalcan que ha habido "indignación" con la empresa.

Piñera ha estado dando instrucciones y en coordinación con el intendente Jürgensen; el titular de Obras Públicas, Alfredo Moreno, y el subsecretario Lucas Palacios; y también con el Ministerio de Salud y que, hasta ahora, ha tenido una buena evaluación de esas autoridades, sobre todo -sostienen- la dupla Moreno y Palacios. Además, según las mismas fuentes, el Mandatario pide al menos cinco informes al día para saber del avance de la situación.

De esta manera, el gobierno busca por un lado solucionar rápidamente el problema a las personas en Osorno, mantener con éxito el plan de contingencia y evitar que los cuestionamientos recaigan sobre ellos y que sea Essal quien asuma las responsabilidades.

En paralelo, el gobierno ha enviado informes diarios sobre la situación de Osorno a los parlamentarios de Chile Vamos, a través del informe de contingencia que elabora la Segpres. En el de hoy, por ejemplo, se destaca que "cumplida una semana desde el inicio de la emergencia en Osorno, se mantiene un 30% de la ciudad sin abastecimiento continuo, producto de la negligencia e incumplimiento de la empresa Essal a la restitución del suministro".

De igual manera, se relevan las acciones realizadas por el gobierno, por ejemplo, se sostiene que "en el ámbito de la salud, todos los centros de salud de la comuna están trabajando con normalidad" y que el MOP está monitoreando el tema en terreno.

"El Gobierno continúa trabajando arduamente para poder exigir a la empresa responsable la pronta restitución y estabilidad del sistema, para poder dar tranquilidad a la población lo antes posible. Hoy, a las 16.30 horas, se realizará un nuevo Comité Operativo de Emergencia, en la Gobernación de Osorno", finaliza el análisis.

Fin de la concesión a Essal

En los partidos de Chile Vamos, en tanto, están alineados con el discurso de La Moneda y apuntan a las responsabilidades de la empresa y además plantean la opción de terminar con la concesión a Essal. Sobre las críticas, el diputado Harry Jürgensen (RN) sostiene que "la crítica infundada no va a traer el agua antes a las casas. Aquí es fundamental el trabajo en equipo y la coordinación, y si hay algo que corregir, se hace".

Asimismo, añadió que "la empresa Essal es una empresa chanta, que no ha dado el ancho, que ha engañado a la comunidad, desde el Presidente de la República hacia abajo. Eso es inaceptable y, por supuesto, nos tiene que hacer tomar medidas serias y plantearnos que haya un antes y un después, que haya una fiscalización mucho más rigurosa, una Superintendencia mucho más robusta y esté levantando informes periódicos respecto de toda la operación, desde la captación hasta la entrega final en las casas".

En tanto, el senador Moreira (UDI) insistió en revisar la concesión de Essal en Osorno y llamó a Pickering a dar un paso al costado. "Essal ha engañado a la gente de Osorno, le han mentido en su cara al Presidente Piñera. Por responsabilidad debe renunciar el presidente de la compañía, el señor Pickering, que se ha burlado de la ciudadanía. Aún más, debe revisarse la concesión, debemos legislar, tienen que haber sanciones y multas y a lo menos una indemnización de 6 meses de gratuidad para los ciudadanos de Osorno", manifestó.

En la misma línea, el secretario general de RN, Felipe Cisternas, sostuvo que "desde el punto de vista jurídico, tengo la íntima convicción que sí procede la posibilidad de una caducidad, pero el problema principal es darle agua a la gente y lo más pronto posible, y después de eso veamos si es factible o no la caducidad y también, si procede esa caducidad, qué empresa se va a hacer cargo. No hay que actuar de manera precipitada".

Con todo, en La Moneda transmiten que no han tomado una decisión sobre la concesión a la empresa, que por ahora la prioridad es que retorne el agua a Osorno. De igual manera, transmiten que aún no hay un estimado claro de cuánto ha gastado el gobierno para enfrentar la crisis, que la ejecución se reporta con 30 días de rezago.

Por su parte, el exabanderado presidencial José Antonio Kast -quien viajará a Osorno el lunes, a las 8.30-, indicó que "lo que ha ocurrido en Osorno es un desastre de principio a fin. Es inaceptable que después de una semana, miles de personas sigan sin agua. Si esto ocurre en Santiago, el país estaría paralizado y los ejecutivos de la empresa despedidos".

Además, Kast cuestionó el rol del ministro Moreno y del Presidente Piñera en la emergencia: "El gobierno, gracias a la labor de los subsecretarios Palacios y Daza, y el intendente Harry Jürgensen, lograron enfrentar correctamente la emergencia. Pero se confiaron y creo que la visita del Presidente y del ministro Moreno estuvo demás. Lo que necesita Osorno es agua, no un lavado de imagen para la empresa Essal y lamentablemente eso es lo que vimos el miércoles", dijo.

Comenta