Sobrevivió a ataque en Irak y secuestro en Colombia: quién es Bernadette Meehan, nueva embajadora de EE.UU. en Chile

La carrera de Meehan como oficial de servicio exterior comenzó en 2004 en la embajada de Estados Unidos en Bogotá, donde ejerció como vicecónsul.

Con una votación de 51 votos a favor y 44 en contra, el Senado estadounidense confirmó a la nominada del Presidente Joe Biden. Meehan llega a ocupar un puesto que estuvo más de tres años sin titular.


Después de un año de haber sido nominada por el Presidente Joe Biden para el cargo, Bernadette Meehan fue confirmada por el Senado de Estados Unidos como embajadora en Chile, con 51 votos a favor y 44 en contra. La diplomática nacida en 1975 posee una extensa carrera en el servicio exterior de su país en destinaciones tanto en Bogotá, como Bagdad y Dubái.

Desde el 24 de enero de 2019, tras el regreso a Estados Unidos de Carol Pérez -quien había sido destinada a Chile durante el gobierno de Barack Obama-, que no había un embajador a cargo de la representación diplomática norteamericana en Santiago.

Durante las audiencias de nominación, la diplomática prometió contrarrestar la influencia de China en Chile y destacó la postura crítica del Presidente chileno, Gabriel Boric, hacia Cuba, Nicaragua y Venezuela como una “oportunidad única” para una nueva izquierda latinoamericana.

“Pienso abordar este tema atentamente de varias maneras”, dijo esta diplomática de carrera con experiencia en Wall Street y que actualmente ocupa un puesto ejecutivo en la Fundación Obama.

Meehan aseguró en esa oportunidad que, de ser confirmada, remarcaría “la importancia de que Chile mantenga un clima de negocios basado en el respeto al libre comercio, la transparencia y el buen gobierno democrático”.

Vista de la embajada de Estados Unidos en Santiago. Foto: Raúl Lorca

Además, subrayó que prevé usar su posición para enfatizar las “ventajas” de hacer negocios con empresas estadounidenses en contraste con firmas chinas, resaltando los “valores compartidos” entre Estados Unidos y Chile sobre defensa del medio ambiente, derechos laborales, soberanía, telecomunicaciones, privacidad de datos y seguridad.

También señaló que advertirá sobre los riesgos que, según ella, supone hacer negocios con entidades chinas. “Las inversiones que pueden parecer convenientes al principio, pueden ser extremadamente costosas si comprometen la seguridad nacional”, alertó.

Señaló que China desbancó a Estados Unidos como primer socio comercial de Chile en 2009 y que ejerce un “poder blando” en la nación sudamericana, con una red de 21 Institutos Confucio para difusión cultural, frente a 14 espacios estadounidenses similares y planes para abrir un centro para la fabricación y distribución de la vacuna anti-Covid de Sinovac.

Otro tema durante la audiencia fue cómo manejará la relación con Chile en lo que respecta a democracia y derechos humanos en Cuba, Venezuela, Nicaragua y otros países latinoamericanos.

“Esta es un área en la que tenemos un interés compartido con el Presidente Boric”, afirmó Meehan, haciendo hincapié en la condena del flamante mandatario a la invasión rusa en Ucrania y asegurando estar “especialmente” alentada por sus críticas a regímenes autocráticos de la región.

De Bogotá a Irak

En Santiago, Meehan tendrá por primera vez un puesto como embajadora, pero su carrera en la política internacional se remonta a más de una década.

Tras titularse como cientista política del Boston College, trabajó en Wall Street. Primero en JPMorgan Chase y después en Lehman Brothers. Fue tras esta experiencia que llegó hasta la diplomacia.

La carrera de Meehan como oficial de servicio exterior comenzó en 2004 en la embajada de Estados Unidos en Bogotá, donde ejerció como vicecónsul y permaneció dos años a raíz de un secuestro del que fue víctima.

Fue el 3 de abril de 2006, cuando luego de salir de compras del centro comercial Andino, la vicecónsul de la embajada tomó un taxi en la calle y le pidió al conductor que la llevara al barrio Rosales. Sin embargo, pocos minutos después de abordar el vehículo, la diplomática norteamericana terminó convertida en una víctima de lo que se conoce como “paseo millonario”' en Bogotá.

El taxista permitió el ingreso de otro hombre que encañonó a la mujer con un revólver. Según fuentes policiales, citadas por el diario El Tiempo, los delincuentes la golpearon violentamente y la forzaron a retirar la mayor cantidad posible de dinero de varios cajeros automáticos. Dos horas después la dejaron en libertad en una calle del Centro Internacional.

Tras esa dramática experiencia, se ofreció como voluntaria para servir en Irak. Así, desde septiembre de 2006 hasta el año siguiente, permaneció en la embajada de Bagdad como funcionaria consular y durante varios meses como asistente especial del embajador Zalmay Khalilzad. Pero nuevamente se vio involucrada en un incidente: La diplomática resultó herida en Bagdad por un cohete disparado por una milicia respaldada por Irán.

Bernadette Meehan, entonces directora de Comunicaciones y Relaciones con los Medios y subsecretaria de Prensa del Personal de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, habla con sus compañeros graduados del Boston College, en 2013.

Luego, regresó a Washington donde estudió árabe en el Instituto de Servicios Exteriores del Departamento de Estado. Posteriormente fue enviada al Consulado General en Dubái.

A continuación, ejerció como portavoz del Consejo de Seguridad Nacional durante la administración Obama, desde 2012 a 2015, puesto en el que estuvo a cargo de temas relacionados con Medio Oriente. De hecho, Meehan jugó un rol importante en la estrategia del gobierno estadounidense en las conversaciones nucleares con Irán.

Pese a haber dejado su puesto en junio de 2015, fue llamada en marzo de 2016 al ala oeste de la Casa Blanca para que supervisara el viaje del entonces Presidente Obama a La Habana. Esto “refleja la complejidad de la tarea y la importancia que Obama le da para que sea llevado a cabo sin problemas”, indicó The New York Times.

Así, luego de ser funcionaria de carrera del Servicio Exterior en el Departamento de Estado durante 13 años, Meehan fue nombrada en 2017 como vicepresidenta ejecutiva de Programas Globales de la Fundación Obama, donde supervisó el desarrollo de programas de liderazgo nacional e internacional para líderes emergentes.

Meehan es miembro de la junta de asesores del Instituto para el Estudio de la Diplomacia de la Universidad de Georgetown. También es miembro de la junta de asesores de Hostage US, una organización sin fines de lucro que apoya a las familias de estadounidenses que han sido tomados como rehenes en el extranjero y asesora a los rehenes cuando regresan a casa.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

La agricultura vertical, permite asilar el frío, utilizar 70%-90% menos de agua y 95% menos de fertilizantes.