US$1.280 millones se fueron al bolsillo fiscal por impuesto a la herencia en última década

Fachada del Servicio de Impuestos Internos (SII).

Fachada del Servicio de Impuestos Internos (SII).

Según cifras del Servicio de Impuestos Internos, sólo durante el año pasado por el pago de gravamen a la herencia, el fisco recaudó $118.037 millones. Los decesos de personas de alto patrimonio han contribuido a incrementar fuertemente dicho monto.




Más de mil millones de dólares. Ese es el monto que, según cifras del Servicio de Impuestos Internos (SII), entre 2009 y 2018 el fisco recaudó por concepto de impuestos a la herencia. En específico, han sido $887.381 millones de pesos (unos US$1.280 millones) los que han ido a parar a las arcas fiscales en la última década.

Sólo durante el año pasado por el pago de gravamen a la herencia, el fisco recaudó $118.037 millones. Dicha cifra fue elaborada por la Subdirección de Gestión Estratégica y Estudios Tributarios del SII, en base a los Informes de Ingresos Fiscales de la Tesorería General de la República.

La entidad dependiente de Hacienda está impedida, por su deber de reserva, a detallar quiénes son las personas que más impuesto a la herencia han debido pagar. Sin embargo, los decesos de personas de alto patrimonio han contribuido a incrementar fuertemente dicho monto.

Ejemplo de ello es el caso de Anacleto Angelini Fabbri –fundador de Empresas Copec, la mayor compañía del país por valor bursátil–, quien antes de morir dejó un completo plan de sucesión. Su deceso, según se ha publicado en medios de prensa, significó el pago de US$325 millones en impuestos de herencia en 2009, los más altos de la historia.

De igual manera, según consta en documentos públicos, Cecilia Karlezi –única hija de María Luisa Solari Falabella que falleció en 2015– a fines del año pasado pagó US$100 millones a la Tesorería General de la República como parte del proceso de posesión efectiva.

En tanto, los seis hijos Agustín Edwards Eastman –propietario de la empresa periodística El Mercurio S.A.P. y quien falleciera en 2017– pagaron en total $16.456 millones (US$144 millones). A mediados de marzo de este año, cada uno de sus herederos debió pagar $3.291.167.737 (US$24 millones).

Demoras de Impuestos Internos

La Ley de Impuesto de Herencia data del año 1965 y está compuesto por tramos que van desde 1% a 25% sobre el valor patrimonial con exenciones.  En Chile las personas que heredan hasta $30 millones no pagan impuestos cuando se trata de cónyuges o hijos.

"Muchos contribuyentes de alto patrimonio han hecho planificaciones tributarias para evitar el impuesto de herencia y esas planificaciones en algún momento fueron muy eficientes, pero bastante burdas. Por ejemplo: otorgar un préstamo a los hijos para después no ingresarlo al inventario de bienes para el cálculo de impuestos. Hoy la administración tributaria ha sido mucho más proactiva en detectar este tipo de fraudes", explicó Rodrigo Benítez, abogado de Tax & Legal.

Bárbara Neyra, abogada de Aninat Schwencke & Cia. explicó que el tiempo que requiere el pago de este tipo de impuesto está vinculado a una serie de elementos que se deben considerar, como la presentación de un inventario de bienes. "Impuestos Internos en algunas de sus divisiones está un poco atrasada en la determinación del impuesto. Por lo tanto, se demora entre tres y seis meses en tener resuelto eso definitivamente".

Empresas familiares piden cambios a la ley

El pasado sábado, cuando el Presidente Sebastián Piñera presentó su segunda cuenta pública, las agrupaciones que reúnen a familias empresarias de nuestro país escucharon con frustración. Ese día, el Mandatario no abordó la derogación del impuesto a la herencia y donaciones, uno de los anhelos que hace años solicitan a las autoridades, pero sus esfuerzos han resultado en vano.

Para Andrés Vial, presidente de Fundación Familias Empresarias de Chile (FEC), el impuesto a la herencia es marginal, pues no sobrepasa el 0,2% del total de los impuestos que recauda el fisco en total. A su juicio el gravamen termina siendo perjudicial para las familias que buscan evitar la muerte de una empresa tras el deceso de uno de sus miembros.

La agrupación ha propuesto al gobierno en diferentes instancias que queden exentas del pago del impuesto a la herencia las empresas familiares que al año facturan hasta 100.000 UF, unos $2.750 millones (US$4 millones). El objetivo -según la entidad- es que se incluyan a las medianas, pequeñas y micro empresas, cuyos ingresos al mes no superen los $230 millones.

"En el caso de las donaciones, el sistema es complicado y como el impuesto es alto, se reduce el monto de la donación. Sin el pago de este gravamen se estimularía la filantropía y tendría un gran efecto en amplificar el impacto de mucho programas sociales y de apoyo a sectores más vulnerables y/o donde el estado quizás no puede aportar en igual medida", sostuvo Fernanda Hurtado, gerente general de la Asociación de Empresas Familiares (AEF). Esta agrupación reúne en calidad de socias a las familias: Walton, Cueto, Ibáñez, Lessmann, Yarur y von Appen, entre otras.

Comenta