Desde el grupo surcoreano BTS hasta Gran Bretaña, el racismo antiasiático recibe nueva atención fuera de EE.UU.

Jay Ros y Jimmy Bounphengsy hacen un minuto de silencio mientras sostienen palos de incienso durante una vigilia por la violencia contra asiáticos en California. Foto: Reuters

Los aumentos en el acoso y la violencia contra los asiáticos desencadenan movilizaciones en Europa, Australia, Canadá y otros lugares.




El activismo y la conciencia en torno a la violencia antiasiática han comenzado a extenderse en todo el mundo, alentados por las protestas en Estados Unidos tras los tiroteos en un spa en Atlanta.

Personas de una variedad de comunidades asiáticas y sus partidarios están recurriendo a las redes sociales, están manifestándose en las calles y hablando, algunos por primera vez. La movilización ha ayudado a crear un megáfono para temas que pasaron desapercibidos en su mayoría durante décadas, pero que se amplificaron durante la pandemia de coronavirus y estallaron en las últimas semanas.

La banda surcoreana BTS se dirigió a Twitter el martes, compartiendo cómo sus miembros habían soportado improperios y burlas por su apariencia. “Lo que está sucediendo en este momento no se puede disociar de nuestra identidad como asiáticos”, indicó la cuenta oficial del grupo, en una publicación que generó aproximadamente tres millones de retuits y me gusta.

Las manifestaciones contra el odio antiasiático han surgido en las últimas semanas en Canadá, Alemania, Francia, Holanda y Nueva Zelandia. La consulta más buscada relacionada con los crímenes de odio es ahora “crímenes de odio asiáticos”, según Google Trends, que indica que el interés que aumentó un 1,650% en los últimos 12 meses.

Peatones en el barrio Flushing, al norte de Queens, en Nueva York. Foto. AP

“El tiroteo en Atlanta fue absolutamente el catalizador”, dijo Steph Hai Hui Tan, quien organizó un mitin el sábado en Nueva Zelandia que atrajo a más de 1.500 personas divididas aproximadamente entre asiáticos y no asiáticos, agregó.

Tan, una estudiante de posgrado en salud pública, dijo que no había asistido a una manifestación de este tipo antes de unirse a la que ella organizó, ya que se inspiró en las protestas y vigilias estadounidenses que se unieron bajo el movimiento “Stop Asian Hate” (Paren el Odio contra Asiáticos).

“Nos solidarizamos con los estadounidenses de origen asiático y rompimos el silencio por los neozelandeses asiáticos”, dijo Tan. “Es demasiado tarde para protestar si se espera hasta que la gente empiece a morir”.

La atención mundial sobre el tema creció tras la violencia del 16 de marzo en tres spas del área de Atlanta que mató a ocho personas, incluidas seis mujeres de ascendencia asiática. Robert Aaron Long, el único sospechoso de la matanza, ha sido acusado de ocho cargos de asesinato. Long dijo que apuntó a las empresas en represalia por “proporcionar una plataforma a su adicción al sexo”, según los funcionarios de la policía. Aún se está investigando si los disparos constituyen un crimen de odio.

Al igual que en Estados Unidos, el incidente de Atlanta, independientemente de si ocurrió un crimen de odio, ha servido como una fuerza motivante para que otros países reconozcan la violencia contra los asiáticos.

La considerable diáspora asiática tomó nota de la rápida movilización en Estados Unidos, lo que permitió que el movimiento se expandiera a nivel mundial dado lo interconectado que está todo en internet, dijo Jerry Kang, quien fundó la oficina de equidad, diversidad e inclusión en la Universidad de California en Los Angeles.

“El engranaje de redes que hemos creado a través de las redes sociales hacen que sea más probable que estos movimientos se sientan globales”, dijo Kang, un profesor de derecho que también es consultor con empresas multinacionales sobre el sesgo implícito.

El interés de búsqueda global de “Stop Asian Hate”, el prominente eslogan y hashtag del movimiento contra la violencia asiática, ha alcanzado niveles récord, aumentando más del 5.000% en marzo, según Google Trends.

Una mujer cierra sus ojos al momento de rezar durante una vigilia por los crímenes contra los asiáticos en Chicago. Foto: AP

En países donde los asiáticos representan una minoría de la población, la efusión de activismo y atención refleja un año de angustia, cuando muchos dentro de la diáspora asiática informaron niveles elevados de discriminación, acoso y violencia.

Las ciudades de todo el país han experimentado un aumento en los crímenes de odio contra los asiáticos desde el inicio de la pandemia. Un análisis realizado por investigadores de la Universidad Estatal de California, San Bernardino, encontró que los delitos de odio contra los asiáticos en 16 de las ciudades más grandes de Estados Unidos aumentaron un 149% entre 2019 y 2020. Durante el mismo período, los informes generales de delitos de odio disminuyeron un 7%, según la investigación.

Es más difícil obtener datos similares en toda Europa, ya que algunos países no registran la raza o el origen étnico en sus datos sobre delitos. En Londres, hubo 222 crímenes de odio contra los asiáticos orientales entre junio y septiembre de 2020, aproximadamente el doble que en el mismo período del año anterior, según datos de la policía metropolitana de la ciudad.

En Reino Unido, un profesor chino de la Universidad de Southampton dijo que fue agredido en febrero por un grupo de hombres blancos que gritaron “virus chino” y le dijeron que se fuera del país. El hombre, Peng Wang, de 37 años, quedó con la nariz ensangrentada y hematomas.

Después del incidente de Atlanta, el grupo Terminen con el Racismo del Virus con sede en Reino Unido vio casi explotar su bandeja de entrada de correo electrónico con solicitudes de los medios de comunicación y otros que buscaban involucrarse en el racismo contra los asiáticos del este y sudeste, dijo Hau-Yu Tam, presidenta interina de la organización . El interés de los miembros aumentó. Otra movilización, incluido un llamado a la acción con otros grupos, se generó un interés como nunca antes, dijo.

“Atlanta ayudó a centrar la atención, que obviamente esto también es un problema en Reino Unido”, dijo Tam.

Casi uno de cada cinco chinos-australianos dijo el año pasado que había sido amenazado o atacado físicamente debido a su herencia, según una encuesta reciente del Lowy Institute, un grupo de expertos con sede en Sydney.

La investigación se produjo durante un momento tenso en las relaciones China-Australia, con los dos países discutiendo sobre comercio y otros temas. Cuando se le preguntó sobre la encuesta de Lowy a principios de este mes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China imploró a Australia que “resuelva los problemas del racismo y la discriminación en casa” y criticó su continua discriminación contra las personas de origen asiático.

Suki Terada de la Asociación Estadounidense Japonesa, con el director ejecutivo de la Federación Asiática Estadounidense, Jo-Ann Yoo, y el representante Jerry Nadler, durante una conferencia de prensa contra la violencia, realizada fuera de un edificio donde una mujer asiática de 65 años fue atacada en Nueva York. Foto: AFP

“Esto hace que los líderes comunitarios chino-australianos se sientan muy incómodos con las cosas que hacen, que no pueden hacer y cómo reaccionan a todo esto”, dijo Peter Cai, investigador de Lowy que se centra en las relaciones entre China y Australia.

Casi dos quintas partes de los encuestados en una encuesta de comunidades chinas de Nueva Zelandia dijeron que experimentaron discriminación, y las formas más comunes fueron comentarios negativos en línea, ser mirados fijamente en público y recibir abusos en persona, según un informe de febrero de la Comisión de Derechos Humanos del país.

El tuit de BTS fue escrito después de un incidente que involucró al grupo en sí. A fines de febrero, un presentador de radio alemán, ofendido por la versión de BTS de una canción de Coldplay, comparó a la banda surcoreana con “un virus de mierda para el que, con suerte, también habrá una vacuna pronto”. La estación alemana, Bayern 3, emitió más tarde una disculpa, agregando que los comentarios del anfitrión se extralimitaron y expresaron una opinión de una manera irónicamente exagerada.

Otros artistas de Corea del Sur, incluidos algunos nacidos en Estados Unidos, también han apoyado el movimiento Stop Asian Hate. Eric Nam, un cantante que creció en Atlanta, escribió en la revista Time que “un ataque a uno de nosotros es un ataque a todos nosotros”.

El repunte de la movilización refleja un mundo recientemente abierto a definir y discutir el racismo y la violencia contra los asiáticos, tanto dentro de las comunidades de la diáspora asiática como fuera de ellas.

“Este momento es un poco diferente”, dijo Erin Aeran Chung, profesora de la Universidad Johns Hopkins, que se especializa en política del este de Asia. “Existe este deseo no simplemente de ir hacia adentro y unir a la comunidad, sino de ir hacia afuera y crear una solidaridad más antirracista”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.