Los logros del turismo de conservación para crear un futuro mejor

Torres-del-Paine-y-sus-1604297.jpg

Desde su nacimiento, hace casi tres décadas, Explora ha desarrollado un turismo de conservación. conociendo y protegiendo los territorios en que trabaja. “Uno conserva lo que ama, ama lo que conoce y conoce lo que explora”, señala Gonzalo Undurraga, CEO de esta empresa B.




El turismo de hoy ya no es el tradicional. El actual, incluso de modo más acentuado después de la pandemia, pone en el centro el territorio y la importancia de la conservación. Busca la sustentabilidad y el respeto y protección por lugares y comunidades, para así crear un futuro mejor para todos. Eso es lo que buscan hoy empresarios y operadores turísticos, y lo que un público más consciente del cuidado medioambiental abraza con gusto.

Pero hay empresas visionarias que no tomaron este rumbo hace sólo un par de años. Explora, por ejemplo, lleva casi tres décadas trabajando con esos principios. Es una de las empresas B nacionales y tuvo una destacada participación en el reciente “Encuentro Imagen de Chile 2022, Juntos Creando Futuro”, dirigido a los principales actores públicos y privados que contribuyen en la construcción de la marca país.

Gonzalo Undurraga, CEO de Explora, ingeniero civil con amplia experiencia en el rubro turístico, destaca el sello de sus complejos hoteleros. “En Explora llevamos casi 30 años trabajando en turismo de naturaleza y en los últimos años, con el avance de la digitalización y con la mayor conciencia del cuidado que requiere el planeta, hemos visto cómo ha crecido muchísimo su relevancia. El valor percibido del contacto con la naturaleza y la posibilidad de detenerse y de reconectar con personas significativas son cada vez mayores”, señala el ejecutivo.

¿Qué los ha ayudado en esto? Que sus clientes y las comunidades donde operan valoran aquellas compañías que integran la sustentabilidad. Undurraga agrega: “Yo diría que operar de manera sustentable es un imperativo hoy y que el desafío va más allá. Explora se sumó al movimiento de Empresas B para trabajar con triple impacto positivo –ambiental y social además de económico– y quisimos asumir como propio el propósito de la conservación, de avanzar urgentemente en la protección y cuidado de los ecosistemas a los que invitamos a visitar”.

Quienes los visitan están convocados a ser parte de esta protección, acota. “Al final, uno conserva lo que ama, ama lo que conoce y conoce lo que explora. Aspiramos a que los visitantes se unan en esa tarea y que no se limiten a conocer el lugar”.

Gonzalo Undurraga, CEO de Explora, ingeniero civil con amplia experiencia en el rubro turístico.

Pioneros en territorios remotos

Crear un futuro mejor es uno de los objetivos del turismo de Explora. Y Chile y Sudamérica ayudan con sus características. “Contamos con una inmensa diversidad de paisajes, lo que ya nos ha permitido ser reconocidos por las maravillas que ofrece el altiplano, los bosques, glaciares, una inmensa Patagonia, etc. -detalla el CEO-. Pero el desafío es ir más allá. Contribuir con propuestas de clase mundial, modelos sustentables que operen en esos territorios, ‘basados en la naturaleza’, que se puedan financiar y que trasciendan”.

Explica que los privados deben sumarse a los esfuerzos públicos: “La protección de ecosistemas hoy tiene problemas graves de financiamiento y, por otra parte, recibe cada vez más visitantes. Sólo en Chile, de acuerdo con los datos de Conaf, se han quintuplicado sus visitantes en los últimos 30 años. Mayor carga supone mayor responsabilidad y cuidado compartido. Hacerlo con impacto positivo en la comunidad local, por supuesto. Y con eso el sector contribuirá en múltiples dimensiones a un futuro mejor, a descentralizar, con empleo y emprendimientos locales, a valorar las culturas y tradiciones locales, y a revertir el impacto climático”.

-¿En qué situación se encuentra la industria turística chilena y de qué forma se puede levantar?

Estos años de pandemia han sido durísimos para el sector. Incluso frustrantes, ya que no han faltado quienes han considerado la actividad como ‘prescindible’, desconociendo el tremendo impacto que ha sufrido, con pérdidas de cientos de miles de empleos mayoritariamente en regiones, de mujeres y de pequeñas empresas. Y desconociendo la necesidad de un apoyo más dirigido. ¿Cómo se puede levantar? Con un acuerdo de fondo respecto del rol que juega el sector. Es aquí donde como país tenemos que resolver qué significa apostar por el turismo como pilar de crecimiento descentralizado, sustentable, equilibrando otras actividades en los territorios que se nos han entregado, como un instrumento de felicidad tanto para los chilenos como para los extranjeros.

-¿De qué forma se ha involucrado su empresa en trabajar con un propósito de marca?

Explora nace del impulso de ser pioneros en descubrir, explorar y comprender los territorios más remotos del mundo. Sostener ese liderazgo por el que se nos ha reconocido en los World Travel Awards, el Oscar del turismo, por los últimos tres años como la mejor compañía de exploraciones del mundo y en los últimos 10 como la mejor de Sudamérica, es un desafío permanente. No se me ocurre otra manera si no es abrazando un propósito trascendente para lo que hacemos. Explora sigue siendo una empresa de exploraciones en la que quienes nos visitan pueden conocer de manera más profunda el lugar, recorriendo a pie, bici, caballo, etc. Pero ahora el motor es la convicción que tenemos todos en la compañía, desde la propiedad hasta quien trabaja más lejos (como los gauchos del equipo en la Patagonia) de tener un rol activo en el cuidado, protección y conservación de esos territorios. “Explorar territorios remotos como un viaje a la conservación’' nació de un proceso de reflexión en que participamos todos y nos ha inspirado en cómo hacemos las exploraciones e incluso ahora en crear reservas privadas para sumar en la protección.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.