Editorial

editorial

Sábado 28 de diciembre de 2019, edición N°868




Escapar al Sur, qué mejor panorama para cerrar el año, aunque sea con la imaginación. Pensar en dejar la zona central y llegar a lo verde, a lagos y quizás un poco de lluvia. Puerto Varas cada día gana más fanáticos, un destino al cual muchos están escapando y no solo por vacaciones, transformándolo en su nuevo destino final. La llegada de nuevos habitantes ha producido demanda sobre la vivienda, pero también ha permitido que florezcan nuevos negocios y conceptos como cowork, poco escuchado en la zona hasta hace poco.

En esta edición mostramos varias caras de esta ciudad; por el lado de la arquitectura, dos versiones: la recuperación patrimonial de Casa Binder en manos de una constructora, que entendieron que la manera de construir en esa zona del Sur es especial, tradición sureña mezclada con técnicas alemanas, todo en madera. Después de un proceso meticuloso de restauración devuelven esta casona a la ciudad y de paso valorizan el sector donde se emplaza. La otra: una construcción contemporánea pero conectada con su emplazamiento; Diego Quezada es el joven arquitecto, la construye para su hermana. Un invernadero funciona como elemento climatizador de la casa, regulando la temperatura en invierno y verano.

Por último, cuatro creadores que usan sus manos para darles vida a proyectos, desde el que amasa y hornea panes de masa madre, al matrimonio que mide y corta para enmarcar todo tipo de imágenes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.