El estudio detrás de John Wick intentó eliminar la historia del perrito

El guionista de la entrega original protagonizada por Keanu Reeves relató que no todos estaban convencidos con la muerte de Daisy.


John Wick mató a gran parte de la mafia rusa en Nueva York por un perrito y un auto. Ese es un resumen correcto y no muy profundo de la primera entrega de la saga protagonizada por Keanu Reeves. Sin embargo, esa afirmación y el futuro de la franquicia podrían haber sido muy distintos si todo hubiese marchado de acuerdo a los planes del estudio.

En una nueva entrevista con Comicbook el guionista de John Wick, Derek Kolstad, reveló que fue todo un desafío conservar la historia del perro en la película ya que el estudio quería eliminarla de raíz.

“Creo que ellos querían hacerlo bien, por lo que hubo momentos en los que (el estudio dijo): ‘Eliminemos al perro. Centrémonos en él como un asesino que deja su retiro’. Ese tipo de cosas", señaló Kolstad.

Pero los responsables de la película, David Leitch y Chad Stahelski, no estaban dispuestos a renunciar a esa trama y lucharon para que la trágica muerte del cachorro fuera parte de la historia de John Wick.

“Sin esa conexión con el perro y sin esa alma subyacente y los latidos del corazón del personaje, además de la ligereza que aporta al personaje y la ligereza que aporta el humor, (el perro) era la clave”, argumentó Kolstad. “En ciertos momentos, Chad y Dave lucharon por ello, lo consiguieron y tenían razón".

De acuerdo a Kolstad, Daisy logró asegurar su lugar en la trama de John Wick cuando se realizaron las primeras funciones de prueba e inmediatamente la audiencia sufrió cuando la cachorra que John había recibido de su difunta esposa, Helen, era asesinada por el hijo de Viggo y sus secuaces.

“Existía este rechazo desde todos los ángulos diferentes hasta esa primera proyección”, relató Kolstad. “Estábamos viendo a la audiencia y tan pronto como murió el perro, al ver su reacción y luego al ver el asedio en casa, pensamos que sí, teníamos razón”, sentenció Kolstad.

“Pero muchas veces entras en estas películas, después de mucho trabajo detrás de escena y la gente lo toma de manera diferente”, concluyó. “Tienes que lidiar con eso. Pero esta fue una de esas situaciones raras en las que luchamos siguiendo nuestro instinto y resultó ser correcto”.

Ciertamente la historia de John Wick no sería la misma sin el factor del cachorro, aunque siempre será triste volver a revisar aquella escena.

Comenta