Casale regresa a la serie UTV del Dakar y lo hace como piloto oficial de Yamaha

El tricampeón del rally raid competirá en la serie T3 junto a su navegante Álvaro León.




Ignacio Casale vuelve a la carga en el Rally Dakar con un nuevo proyecto. El tres veces campeón del rally más extremo del mundo disputará en Arabia Saudita la 45 edición de la competencia al mando de un UTV de Yamaha. Y como gran novedad, por primera vez lo hará como piloto factory de la firma de los diapasones, la misma marca con la que alcanzó la gloria en los quads.

Ser un piloto factory era de uno de los grandes anhelos que tenía Casale, debido a que se trata de un estatus que le permite al piloto solo concentrarse en la conducción, dejando los temas mecánicos al equipo, que esta vez será el prestigioso X Raid, el mismo que le entregó el soporte a MINI cuando ganó el Dakar y que ahora también apoya a Audi.

Pero, ¿qué pasó con los camiones Tatra, con quienes Casale compitió los últimos años? El propio piloto reconoció que este año, cuando se disputaba la sexta etapa del Dakar y se incendió el camión, pensó que era momento de buscar otras opciones.

“En ese momento dije que si no teníamos un equipo que nos entregase las condiciones para pelear el primer lugar, era mejor incluso saltarnos un año, pero por suerte eso no fue necesario y recibimos un llamado de Yamaha, quienes nos invitaron a conocer y probar el UTV en Marruecos en septiembre, donde nos convencimos de inmediato en que era nuestra opción”, precisó Casale.

Respecto de esa prueba en el país africano, el “Perro” comentó que “llevaba cinco minutos con la prueba y ya sabía que diría que sí a la propuesta. Lo que sentí con este UTV no lo había experimentado con otro ve2019 chículo. Entonces, nos quedamos unos 20 días en Marruecos, compartiendo con los mecánicos para conocer el UTV, ya que quería saber todo por si tenemos algún problema en carrera”.

Estreno del motor turbo

El nuevo vehículo de Ignacio Casale es un UTV de Yamaha con motor turbo de 1.0 litros, que desarrolla 180 Hp. Construido en las instalaciones del equipo X Raid en Alemania, tiene un peso cercano a los 900 kilogramos y entre algunos detalles técnicos monta suspensión Reiger.

Aunque es un vehículo nuevo, para el chileno no será novedad la categoría, puesto que ya tomó lugar en los Syde by Side en 2019, edición en la que abandonó en la sexta etapa por problemas mecánicos.

“Cuando competí en 2019 con un buggy, era un vehículo muy distinto. Era un UTV que prácticamente lo armamos en nuestro taller, además era más corto, por lo que tenía menos estabilidad que este nuevo que probamos en Marruecos. Pero esa experiencia, sumado a entrenamientos que hacíamos con Álvaro León en este tipo de modelos, nos permitió ganar cientos de kilómetros de experiencia y nos permitirá llegar bien preparados al próximo Dakar”, comentó en la presentación Casale.

Acerca de los objetivos que se plantea en el Rally Dakar que se extenderá entre el 31 de diciembre de 2022 y el 15 de enero de 2023, el piloto de 35 años reconoce que “siempre confío en que podemos ganar, pero hay que ser cautos y saber que este será el primer año de Yamaha en los UTV con esta motorización turbo, por lo que deberemos ir poco a poco. En el Dakar no gana el piloto más rápido, sino el más inteligente y eso tenemos que ponerlo en práctica. Nuestro objetivo no es ir a ganar etapas y luego quedar fuera, iremos buscando ritmo, por lo que esperamos estar todos los días entre los 5 mejores e intentar llegar al podio al final de la carrera”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Revisa en nuestro video semanal la nueva herramienta que prepara el popular servicio de mensajería.