Ñuñoa tendrá inédito proyecto para reducir muertes por velocidad

La Fundación Conciencia Vial implementará la Primera Zona de Tráfico Calmado en el marco de la 6ª versión de la Semana Global de Naciones Unidas para la Seguridad Vial.




Por estos días se celebra la 6ª edición de la Semana Global de Naciones Unidas para la Seguridad Vial. Entre el 17 al 23 de mayo, el organismo global potenciará la campaña #Love30, que aboga por Calles Para la Vida mediante el establecimiento del límite de velocidad de 30 km/h en ciudades de todo el mundo, especialmente en zonas donde hay gran convivencia de peatones, personas en bicicleta o distintos ciclos y vehículos motorizados. El objetivo es lograr calles seguras, saludables, ecológicas y adecuadas para convivir, disminuyendo los siniestros con resultado de muerte.

Para avanzar en ese camino, la Fundación Conciencia Vial junto a la Municipalidad de Ñuñoa, CONASET y el Ministerio de Transportes, anunció que se implementará en la comuna ñuñoina la Primera Zona de Tráfico Calmado (Zona 30).

Este plan permitirá intervenir con obras el barrio Pucará en el perímetro Echeñique-García Moreno-Hernando de Aguirre-Ortúzar, buscando a través de ajustes viajes impedir que los conductores de vehículos motorizados excedan los 30 km/h.

Esta medida de reducir la velocidad en zonas urbanas se ha visto con éxito en ciudades como Ginebra, Paris, Bruselas, Tarragona, Nantes, Sídney, Auckland, Seattle y Nueva York, entre otras, a lo que se suma el hecho de que desde el 11 de mayo en España se hizo obligatorio el límite de velocidad a 30 km/h en las vías de un único carril por sentido de circulación.

El proyecto liderado por la Fundación Conciencia Vial evaluará las velocidades de operación y las percepciones de los vecinos, pre y post implementación de las medidas, para tener la información concreta sobre el efecto real en las calles y en el día a día de las personas.

Respecto de la iniciativa, Karina Muñoz, directora ejecutiva de Fundación Conciencia Vial, precisó que “el proyecto de la zona de 30 km/h ha sido bien recibido por los vecinos de la zona. Han expresado un gran interés en que se resuelva el problema de las altas velocidades y según las encuestas recopiladas hasta el momento, más del 80% de los residentes encuestados consideran que el exceso de velocidad es el principal problema de seguridad vial en sus barrios”.

Además, la ejecutiva comentó que la idea comenzó a ganar adeptos en otros sectores de la comuna, indicando que “hemos recibido correos electrónicos de vecinos en áreas cercanas que se han enterado del proyecto y nos han pedido que consideremos ampliar el perímetro o poder incluirlos en etapas futuras”.

Campaña de Naciones Unidas #Love30

Cabe destacar que la velocidad es el gran problema de la seguridad en el tránsito a nivel mundial y según estadísticas de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (CONASET), entre 2010 y 2019 un 29% de los siniestros viales con consecuencias fatales en Chile se asociaron a la velocidad, convirtiéndola en una de las imprudencias más graves en el tránsito.

Sobre el iniciativa que se implementará en Ñuñoa, Johanna Vollrath, secretaria ejecutiva de Conaset, indicó que “como Conaset estamos impulsando todo tipo de proyectos y políticas públicas relacionadas a la gestión de la velocidad, dado que es la principal causa de muerte en el tránsito. Por esto como primera prioridad estamos impulsando el proyecto de ley CATI -que se encuentra en segundo trámite en el senado- y busca instalar un sistema que controle automáticamente la velocidad. Y también estamos trabajando con municipios para que se generen zonas 30 y zonas 20, porque calmar el tránsito significa hacer de las calles lugares más seguros, dado que la velocidad perjudica principalmente a los más vulnerables en el tránsito, esto es, peatones y ciclistas”.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Un estudio de la U. de Hong Kong mostró cuál es la posibilidad de morir para aquellos que tuvieron Covid respecto a quienes no tuvieron la enfermedad. El estudio, fue realizado a más de 150 mil personas en Gran Bretaña, utilizando registros médicos y de defunciones de ese país.