Rastrean el Aston Martin DB5 del agente 007 robado hace ¡24 años!

Se trata de un ejemplar que fue robado en Florida en 1997 y que hoy estaría en manos de un coleccionista privado en Medio Oriente.




El Aston Martin DB5 es uno de los autos más famosos de todos los tiempos. Protagonizó la película de James Bond de 1964 “Goldfinger”, en la cual se utilizaron cuatro ejemplares durante su grabación.

Solo uno, eso sí, contaba con todos los gadgets funcionales, entre ellos, asientos eyectores, escudo a prueba de balas, sprays de aceite y agua, dispensadores de humo, etc.

Pues bien, resulta que esta unidad fue robaba en 1997 a un coleccionista privado en el aeropuerto de Boca Raton, en Florida, y desde entonces no se había sabido nada de ella… hasta ahora.

Según apunta The Telegraph, en un podcast llamado “The Great James Bond Car Robbery” al que pone voz la actriz británica Elizabeth Hurley, se reveló nueva información sobre este especial DB5, adquirido por 275.000 dólares en 1986 por el empresario estadounidense Anthony Pugliese, pero que ahora alcanzaría la astronómica cifra de 24 millones de dólares.

Así, aparentemente el auto habría sido visto en Oriente Medio y formaría parte de una colección de autos privada perteneciente a uno de los muchos millonarios que viven en la zona.

“Hay grandes coleccionistas de automóviles en esos países y tengo constancia de que el coche podría estar en uno de ellos e incluso puede haber viajado entre ellos”, dijo Christopher A. Marinello de Art Recovery International al The Telegraph.

“Tengo la esperanza de que el poseedor se presente voluntariamente antes de que tenga que hacer un anuncio. Es mi política dar a los poseedores de objetos robados y saqueados todas las oportunidades para hacer lo correcto”.

Marinello cree que el dueño actual no es consciente de que el auto fue robado. Ahora se ofrece una recompensa de 100.000 dólares para cualquier persona que pueda ayudar a localizar el DB5 robado.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.