¿Te acuerdas de Pegaso? Iveco celebra los 75 años de la extinta marca española con un pack muy especial

La firma del caballo alado fue absorbida en 1990 por la gigante italiana. Ahora Iveco le rinde homenaje.




Si hoy tienes más de 30 años, seguramente te tocó ver por las carreteras más de algún camión Pegaso. Los vehículos de la marca española -desaparecida en 1990 cuando fue adquirida por Iveco- no pasaban desapercibidos, puesto que llevaban un vistoso caballo volador en el frontal o incluso decorado en las caras laterales de la cabina. En Iveco no se olvidan de la extinta Pegaso y acaban de lanzar un kit estético para decorar el tracto S-Way, un gesto que viene justo en 2021 cuando la citada firma nacida en Barcelona hubiera celebrado su 75 aniversario. Como los viejos Pegaso, el camión Iveco S-Way de largas distancias también se produce en España.

El kit de personalización incluye vinilos para la carrocería, placas con el logo conmemorativo del 75 aniversario para el exterior y el tablero, una cubierta de cinturón bordada y un pack de productos conmemorativos.

“Este año marca un hito importante en la historia de Iveco, que nos brinda la oportunidad de recordar y celebrar el impresionante legado de innovación, logros revolucionarios y espíritu pionero de la legendaria marca Pegaso. Su enfoque visionario, visión de futuro en el diseño y su pasión por la excelencia viven en nuestro equipo y en los vehículos Iveco que recorren las carreteras de todo el mundo”, dijo Luca Sra, director de Negocios de Iveco.

La historia de Pegaso

Entre los hitos de Pegaso, que nació en Cataluña y al alero de Hispano-Suiza, se cuenta, por ejemplo, el de haber empujado de algún modo el progreso en España después de la Guerra Civil. En 1946, salió de fábrica el primer Pegaso de motor bencinero, tres años más tarde la marca lo dotó con un bloque diésel desarrollado por sus propios ingenieros. En 1952 produjo un prototipo 100% eléctrico con baterías de plomo que permitía hasta 900 recargas y que podía rodar 75 km. Si bien no se llevó a producción, sirvió de molde para el desarrollo de futuros trolebuses.

A mediados del 50 la firma se mudó a Madrid y presentó el Pegaso Z-206, otro boom ahora totalmente nuevo en aspecto y componentes, que se ganó rápido el apodo de ‘Pegaso cabezón’. Llevó inicialmente un motor de 9.3 litros de 140 caballos, que rendía 3,7 km/l, aunque rápidamente se pasó a otro de 10.1 litros de inyección Bosch que ganaba 25 caballos.

En el 60 nació el Pegaso Comet, un vehículo menos costoso y más simple de fabricar, que terminó convertido en el camión más potente de Europa, gracias a su motor 12 litros de 352 Hp. Lo sucedió el Pegaso Troner, presentado en el Salón de Barcelona de 1987, que fue el último modelo de la marca.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.