Triumph Scrambler 1200 XC: cuando podamos ir a todos lados, anda acompañado por ella...

La pieza más versátil de la familia neoclásica de Triumph es una moto que viaja en el tiempo, que rinde tributo a su pasado y se instala con tecnología de vanguardia en el presente.




Sacada del legado a campo traviesa que el actor Steve McQueen inmortalizó en aquella famosa película huyendo de los soldados nazis, la nueva Scrambler 1200 en su versión XC pone en lo alto el nombre de la marca. Si bien pertenece a la familia de las Modern Classics, toma distancia de la deportiva Thruxton, de las clásicas Bonneville o de las custom Bobber. Y así, ocupando el motor bicilíndrico 1200 de esta rama genealógica, reclama sello propio, más allá de que recoja elementos de una naked, una maxi trail, de una retro y hasta de una moto de carreras. ¿Una crossover? Por ahí va…

Muy “ella”, entonces, lo consigue con su llamativo armado estético, donde resalta el doble escape de acero inoxidable cepillado con salida lateral alta que la colma de una fisonomía única. A la vez notaremos de inmediato su clase, hay un confinamiento de lo plástico mientras la plenitud de la calidad de sus acabados la sitúan en un estrato premium. Es una moto bella, robusta, tecnológica y fina.

Como un todo, juega deliciosamente con las épocas. Evoca los primeros experimentos polvorientos de los años cincuenta, pero con su avanzada electrónica nos aterriza en el presente. Triumph, con su historial pionero a cuestas, se puede dar estos lujos. La instrumentación descansa en una pantalla TFT muy intuitiva y moderna (llamo a conocerla bien para su vasto aprovechamiento).

La Scrambler 1200 pide cancha cuando se acaba el pavimento, gracias al largo recorrido de las suspensiones, los neumáticos y su electrónica. Hay dos variantes, la XC que probamos esta vez, y la XE que acrecienta los atributos off road de nuestro ejemplar. El motor se puede programar en cinco modos: Rain, Road, Sport, Ride que es como a la carta y uno lo va combinando, y finalmente el off road. Cada uno modifica la respuesta del propulsor, los ademanes del ABS y también del control de tracción.

Antes de caer en cuarentena total, Avenida Las Condes hacia el oriente fue la escenografía azarosa para las presentaciones de rigor. Algo despoblado, busqué con cierto descaro la respuesta del acelerador electrónico y la demostración de su carácter contundente fue inmediata. El bicilíndrico de 1.200 centímetros cúbicos y sus 90 caballos da mucha potencia. Algún desprevenido que acometa con brusquedad hasta podría levantar la rueda delantera. El tema es que la moto tiene un inmenso par motor de 110 Nm que también debe llamarnos al sosiego, no hay que hacer mucho para que la Scrambler 1200 nos señale su portentoso caudal. Da su mejor nota por debajo de las 4 mil rpm. El sonido de este bloque de 8 válvulas y refrigeración líquida se hace notar con firmeza pero nada de estridencias, comunicando su trabajo algo grave, con esos muy audibles toques de tacatacatac

Es asombrosamente cómoda y su altura que no es poca, no complicará a quienes anden por el metro y setenta. Si se mide menos, los más experimentados sabrán manejar bien el tema con apoyos, balances de inclinación y todo ese tutorial aprendido con los años sobre dos ruedas.

Una zona precordillerana nos deja ir por una ruta de tierra con muchas piedras y quiebres del relieve. Pusimos modo off road para ir erguidos. La experiencia transmite confianza y al poco rato ya estamos disfrutando de su pericia aventurera en este tipo de suelo.

Las aceleraciones, recuperaciones en autopistas, entrada y salida de curvas son aspectos de su manejo que funcionan de maravilla. La iluminación full LED, además, nos hace ver mejor y que nos vean más, de noche y de día… En ciudad trabada, en todo caso, el tren delantero podría hacer notar su robustez y el peso de la moto que en seco es de 205 kilos. Los espejos son algo pequeños, redondos y cumplen, aunque sobre 120 km/hora se nota cierta vibración. La otra observación vino por parte de mi acompañante que en un trayecto urbano dio cuenta de “cierto calorcillo” que transmite el escape alto.

Tras los días de uso, la Scrambler 1200 me deja una sensación muy completa. Respeta y se hace cargo de su pasado, encanta con su tecnología futurista y remacha de modo magnífico con su estética muy llamativa.

Ficha TécnicaScrambler 1200 en su versión XC
Motor1.200 cc
CajaMT 6 vel. (cadena)
Potencia90 Hp a 7.400 rpm
Torque110 Nm a 3.950 rpm
Peso205 kg. (seco)
Estanque16 litros
Consumo prueba18,5 km/l (aprox)
Altura asiento840 mm
Neumático delantero90/90 R21
Neumático trasero150/50 R17
Precio$12.390.000 (bono)

Comenta