Alcalde de ciudad china que estuvo más de 50 días confinada se disculpa por cuarentena contra el Covid-19

Foto: AP

El alcalde de Dandong, Hao Jianjun, dijo que la labor y los servicios básicos del gobierno habían sido “insatisfactorios”.


El alcalde de una ciudad nororiental china en la frontera de Corea del Norte, que estuvo más de 50 días confinada, se ha disculpado por los errores de su gobierno en medio de un descontento extendido -aunque a menudo disimulado- por la agresiva estrategia del gobierno para gestionar la pandemia.

Sin entrar en detalles, el alcalde de Dandong, Hao Jianjun, dijo que la labor y los servicios básicos del gobierno habían sido “insatisfactorios”, algo por lo que se disculpaba, según un comunicado emitido el lunes por la noche por el gobierno de la ciudad.

Es inusual que un funcionario de la jerarquía del Partido Comunista admita errores de forma pública, especialmente cuando se trata de la estricta política de “cero Covid” reafirmada en varias ocasiones por mandos del partido que dirige el presidente, Xi Jinping.

Pese a reportar apenas un puñado de casos, Dandong ha tenido una de las cuarentenas más estrictas de China, en la que se prohibieron incluso los repartidos de comida y otros productos básicos, según fuentes extraoficiales.

En sus comentarios reportados en una reunión con vecinos, Hao admitió los sacrificios hechos por los 2,4 millones de habitantes de la ciudad y las “voces de queja” por la labor del gobierno. Dandong pasaría ahora a una fase de control de pandemia “más proactiva, más activa y más efectiva”, dijo Hao.

Las autoridades de Dandong no conseguían frenar los contagios y tomaron medidas cada vez más extremas, algunas sin base científica clara. Por ejemplo, se recomendó a los residentes que cerrasen las ventanas para impedir que el viento arrastrara el virus dese Corea del Norte, a pesar de que la capacidad del virus de propagarse por el aire es muy limitada.

Las autoridades también persiguieron el contrabando por el Río Yalu con Corea del Norte y ofrecieron recompensas en efectivo por información sobre personas implicadas. China sostiene desde hace mucho que el virus se expande a través de embalajes y otras superficies, pese a la falta de pruebas de que sea un factor significativo.

En un momento dado, las autoridades trasladaron a los habitantes de todo un bloque de apartamentos para que hicieran cuarentena en la ciudad de Shenyang, unos 250 kilómetros (150 millas) al norte de Dandong. Cuando fueron liberados se supo que el caso positivo que había motivado la decisión había sido de un vecino de un edificio contiguo, lo que provocó una airada confrontación entre los residentes y las autoridades.

Aunque se ha permitido que la gente salga para comprar, no hay noticias sobre cuándo podrá reanudarse el trabajo normal, dijo por teléfono Li Yueqing, propietario de una fábrica de procesamiento de madera en Dandong. Las normas aún requieren aislar cualquier edificio donde se detecte un caso, dijo Li.

“Comprendemos que la situación epidémica en la ciudad aún es inestable. No sabemos con exactitud cuándo podremos reanudar la producción”, explicó.

La gravedad del confinamiento en Shanghái y la aparente falta de preparación de las autoridades provocaron confrontaciones entre residentes y funcionarios en controles de acceso, así como caceroladas y gritos desde ventanas y balcones. Se han publicado críticas a la política del gobierno en internet, a menudo en formatos diseñados para eludir al software de censura.

La relajación de las medidas provocó un éxodo de la ciudad y responsables de negocios extranjeros señalaron que la confianza en su futuro como núcleo internacional de negocios seguía en duda.

La gestión en la capital, Beijing, ha sido más moderada, quizá por motivos políticos, aunque muchos alumnos se han visto obligados a asistir a clases a distancia y un importante distrito comercial y de ocio nocturno ha cerrado tras la detección de 166 casos asociados a un club nocturno.

En la mayoría de los distritos hay que pasar pruebas a diario o cada dos días, y no hacerlo puede causar que la app de salud en el celular de una persona active un modo de alerta que le impediría acceder a espacios públicos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Chieko Asawaka, líder de este proyecto, perdió la visión por completo a los 14 años, lo que la motivó a crear el dispositivo que utiliza inteligencia artificial..