El complejo futuro de Cristina K en Argentina

La exPresidenta y senadora Cristina Fernández durante una sesión en el Parlamento en agosto pasado.

La justicia argentina tiene en la mira a la actual senadora y aquello podría complicar su ruta política de cara a las elecciones presidenciales de 2019. Cuatro expertos analizan con La Tercera los escenarios que enfrenta Cristina Kirchner tras los llamados “Cuadernos K”.


Sergio Berensztein, analista político: “Va a victimizarse e intentar desacreditar la investigación”

¿Impacta el escándalo de los cuadernos en la figura presidenciable de Cristina Kirchner para 2019?Cristina tiene un piso electoral relativamente alto, pero con un techo muy parecido a ese piso. Se está convirtiendo en la Marine Le Pen o la Keiko Fujimori de Argentina. Es una candidata potencialmente competitiva en primera vuelta a pesar de las controversias, pero casi imposible que pueda imponerse en una segunda. ¿Por qué se dice que a Mauricio Macri no le conviene que Cristina K vaya presa?Hay muchos casos en América Latina de políticos acusados de corrupción que no sufren una erosión en su electorado, como Lula, Fujimori y otros. Hasta ahora el oficialismo intentó mantener viva y vigente la figura de Cristina para polarizar con ella. En cambio otro candidato menos contaminado sería eventualmente más riesgoso¿Es viable que vaya a la cárcel?Hasta 2023 tendrá mandato como senadora, con lo cual tiene inmunidad. Puede avanzar el proceso, ella puede ser condenada pero hasta ahora la doctrina que impera en el Senado es no considerar pedidos de desafuero hasta que se confirme la condena. ¿Cuál va a ser su estrategia política?Cristina va a victimizarse e intentar desacreditar la investigación. Buscará capitalizar los problemas económicos y decir que todo esto es una cortina de humo para tapar eso. Sin embargo, políticamente está debilitada porque el peronismo, que siempre fue funcional a su estrategia, está buscando alternativas y candidatos que la desplacen. Hay una especie de muerte lenta del kirchnerismo.

Jorge Giacobbe, estudio Giacobbe & Asociados: “Es bastante probable que se presente a las elecciones”

¿Qué rol cumple Cristina Fernández en la oposición? Sigue siendo la líder opositora más importante, porque todavía conserva un 33% de imagen positiva. Si contamos lo que ella tiene, y descontamos lo que posee el Presidente Macri, hablamos de que el 70% de las voluntades del electorado argentino está capturada por estos dos opuestos. Hasta ahora la actual senadora se había visto bastante apoyada por su sector. ¿Puede cambiar esto?Nosotros medimos después de los cuadernos y ni la imagen de Cristina ni la intención de voto se movieron. El público que tiene cautivo es muy sólido, bloqueado y adoctrinado. Nada de lo que pueda suceder va a cambiar eso.¿Y si las elecciones presidenciales fueran mañana hacia dónde apuntaría la sociedad argentina? La decisión del (juez Claudio) Bonadio tampoco cambia las cosas. Los tiempos judiciales no dan para que Cristina vaya presa. Si las elecciones fueran mañana serían 36% para Macri y 33% para ella. ¿Es factible que faltando poco más de un año Cristina Fernández presente su candidatura? Hay que entender que la opinión pública está desconectada de los medios de comunicación. El 33% que la quiere y la defiende, cree que es víctima y que está siendo perseguida por un complot. Pase lo que pase y lo que digan de ella, eso no va a cambiar. Es bastante probable que se presente a las elecciones, pero lo que viene después es el final de su carrera política.

Julio Burdman, académico Universidad de Buenos Aires: “Parte de la opinión pública cree que esto es una conspiración”

¿Existe la posibilidad de que la oposición levante una candidatura paralela a la de Cristina Fernández?Está planteada la posibilidad de una candidatura de un tercer espacio peronista no kirchnerista, porque entre Macri y Cristina hoy no abarcan la totalidad de la población argentina. Hay un 40% que se queda fuera y podría verse tentado de buscar otra opción. Pero no es fácil formarla porque la dirigencia política está afectada por este contexto. Además, lo más grave que pasa en Argentina no son solo los cuadernos, es la economía. ¿Qué tanto pesan los últimos acontecimientos de la causa de los cuadernos K sobre su figura política?No logra que sus seguidores la abandonen, aunque limita su crecimiento entre otros votantes menos politizados. Está también el hecho, no menor, de que todo esto la coloca siempre en un lugar central.¿Cómo es posible que pese a las denuncias siga teniendo seguidores que la blinden?Las denuncias nunca terminan de aportar pruebas concluyentes del involucramiento de la expresidenta y parte de la opinión pública cree que esto es una conspiración instigada por sus adversarios políticos. La situación recuerda un poco lo de Lula en Brasil, con el agravante de que la Justicia argentina no tiene muy buena imagen en la sociedad. Lamentablemente, el tema se politizó demasiado.¿Podrá alguna de las causas en su contra privarla de libertad?La posibilidad está planteada, el problema es que si bien aparece cada vez más evidencia, lo que nunca aparece es la conexión entre ella y los hechos de corrupción.

Rosendo Fraga, centro de Estudios Nueva Mayoría: “No afecta su rol político, ni le impide ser candidata”

¿Cómo se reconfigura el kirchnerismo, que ha sido apuntado como eje central de una red de coimas?El kirchnerismo se reagrupa denunciando que es víctima de una ‘maniobra internacional contra los líderes populares’, como ha sucedido con Dilma y Lula en Brasil, con Correa en Ecuador, etc.¿Es Cristina la única carta que tiene la oposición para competir por la Presidencia contra Macri?El peronismo anti-K tiene varias candidaturas posibles; el kirchnerismo en cambio sólo una, que es Cristina. ¿Qué tan debilitada queda una eventual campaña de la oposición con el escándalo de las coimas?Para la elección presidencial de 2019 faltan 14 meses. Es mucho tiempo en política, sobre todo cuando se investigan grandes hechos de corrupción y el país enfrenta una situación económica difícil, con deterioro de todas las variables sociales.De ser encontrada culpable en esta u otras causas. ¿Qué viene para la expresidenta?Mientras dos tercios de los senadores no decidan quitarle el fuero, una condena de primera o segunda instancia no le quita la libertad y sigue siendo senadora. Es decir, no se le impide ser candidata.¿Cómo queda la imagen de Cristina con tantas causas en su contra?La imagen del gobierno está debilitada por la crisis económica y la del kirchnerismo por la corrupción. Por eso existe un espacio para una tercera fuerza, pero todavía no tiene liderazgo ni candidato probable.

Seguir leyendo