Hijo del difunto dictador filipino Marcos toma una gran ventaja en recuento no oficial de votos

El aspirante presidencial Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr. saluda después de emitir su voto en la Escuela Primaria Mariano Marcos Memorial en Batac, Ilocos Norte. Foto: Reuters

La gran ventaja inicial plantea la posibilidad de un retorno al gobierno de la familia Marcos, 36 años después del derrocamiento de Ferdinand Marcos en una revolución de "poder popular" y la salida del clan al exilio.




Un recuento no oficial de votos en las elecciones presidenciales de Filipinas mostró una enorme ventaja inicial para Ferdinand Marcos Jr., hijo del célebre dictador que gobernó el país durante 20 años.

Con el 46,9% de los votos válidamente emitidos contados, Marcos sumaba 15,3 millones de preferencias, más que el doble que su rival más cercana, la vicepresidenta Leni Robredo, según un recuento no oficial de la Comisión Electoral (COMELEC).

La gran ventaja inicial plantea la posibilidad de un retorno al gobierno de la familia Marcos, 36 años después del derrocamiento de Ferdinand Marcos en una revolución de “poder popular” y la salida de su familia al exilio.

Partidarios de Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr. llegan a su sede el lunes en Manila, Filipinas. Foto: AP

Los resultados están en línea con los sondeos de opinión de este año, que mostraban a Marcos -quien ha servido como senador y diputado- con una enorme ventaja sobre Robredo, aliada del movimiento que derrocó la dictadura de Marcos en 1986.

La familia Marcos regresó del exilio en los años 90 y desde entonces ha sido una fuerza poderosa en la política, conservando su influencia con una gran riqueza y conexiones de gran alcance.

La votación ofrece a Marcos una oportunidad para vengarse de su derrota frente a Robredo en las elecciones vicepresidenciales de 2016, cuando perdió por apenas 200.000 votos y no tuvo éxito en sus intentos por anular los resultados.

Marcos no ha presentado ninguna plataforma política real, pero se espera que su presidencia dé continuidad a la del líder saliente, Rodrigo Duterte, cuyo enfoque de hombre fuerte resultó popular y le ayudó a consolidar el poder rápidamente.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.