La altamente vacunada Corea del Sur no puede ralentizar el Covid-19

Personas esperan en una fila para someterse a las pruebas de Covid-19 en un sitio temporal instalado en una estación de tren en Seúl, el 8 de diciembre de 2021. Foto: Reuters

Más del 80% del país ha recibido dos dosis, pero las autoridades ahora están restableciendo las restricciones que habían prometido suavizar.




Corea del Sur había contenido el Covid-19 con éxito durante gran parte de la pandemia y ahora tiene una de las tasas de vacunación más altas entre los países ricos.

Pero los niveles históricos de infecciones, hospitalizaciones y muertes están impulsando al país a revertir los planes para reabrir y, en cambio, tomar algunas de las medidas más agresivas contra el virus de cualquier país del mundo.

En los últimos días, las autoridades de salud aceleraron el cronograma para que los adultos reciban una vacuna de refuerzo, a tres meses de una espera anterior de cinco meses. Los adolescentes ahora deben vacunarse antes de febrero o enfrentar sanciones. A partir del próximo mes, una ciudad de Corea del Sur utilizará tecnología de reconocimiento facial para automatizar el rastreo de contactos, como una forma de acelerar las investigaciones.

Luego, el jueves, las autoridades surcoreanas volvieron a tomar medidas drásticas de más temprano en la pandemia. La mayoría de los negocios pronto tendrán que cerrar a las 9 p.m., incluidos los restaurantes, bares y cafeterías. Las reuniones privadas están limitadas a cuatro personas vacunadas.

“Lamento que hayamos tenido que fortalecer una vez más las medidas antivirus”, dijo el Presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in.

Una trabajadora de un hogar de ancianos recibe la vacuna AstraZeneca contra el Covid-19 en un centro de salud en Seúl, el 26 de febrero de 2021. Foto: Reuters

Corea del Sur cuenta con una de las tasas de vacunación más altas entre los países ricos, la mayoría de los cuales administró una segunda dosis de vacuna en el otoño, después de tener que esperar a principios de año, cuando EE.UU., Reino Unido y otros países occidentales obtuvieron las primeras oleadas de suministro. Corea del Sur ha administrado vacunas de AstraZeneca PLC, Johnson & Johnson, Moderna Inc., Pfizer Inc. y BioNTech SE.

Aproximadamente el 81,5% de los 52 millones de residentes de Corea del Sur están completamente vacunados, según Our World in Data, solo por detrás de Portugal, Chile e Islandia entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde). Por el contrario, las tasas de vacunación son del 61% en EE.UU. y del 69% en Reino Unido, según Our World in Data.

Las luchas de Corea del Sur muestran cuán difícil sigue siendo la contención de los brotes, incluso en un lugar con un historial comprobado de virus acorralado y donde una franja de la población se ha vacunado por completo. Las autoridades de salud pública todavía ven las vacunas como una herramienta eficaz para combatir los brotes, y solo una pequeña fracción de los casos recientes afectan a quienes han recibido dos dosis contra el Covid-19.

Los gobiernos, incluso aquellos con altas tasas de vacunación, se verán obligados a volver a tomar medidas drásticas si los sistemas de atención médica se ven sobrepasados, especialmente con la amenaza de ómicron, porque no está claro si dos dosis son tan efectivas contra la variante, dijo Teo Yik-Ying, decano de Escuela de Salud Pública Saw Swee Hock de Singapur.

Vista de un sitio temporal para realizar pruebas de coronavirus en una estación de tren, en Seúl, el 8 de diciembre de 2021. Foto: Reuters

“Es posible que las suposiciones que siguieron a las altas tasas de vacunación ya no sean ciertas”, dijo el profesor Teo.

Corea del Sur ha informado de 148 casos de variante ómicron, aunque delta sigue siendo la fuerza dominante en lo que ha sido el peor brote de la pandemia en el país. Los casos diarios superan regularmente los 7.000, triplicándose en el último mes. Corea del Sur nunca ha visto tantos pacientes críticamente enfermos, con el 90% de las camas de la UCI para pacientes con Covid-19 ocupadas en el área metropolitana de Seúl. Las muertes están en niveles récord, duplicándose respecto del mes pasado.

Tan limitadas son ahora las camas de hospital para pacientes con Covid-19, que una mujer embarazada, que dio positivo en la prueba pero estaba en cuarentena en su casa en un suburbio de Seúl, tuvo que esperar 10 horas para ser admitida después de que de repente entró en trabajo de parto, dijo un funcionario de emergencia local.

Algunos países de la Ocde con tasas de vacunación similares a las de Corea del Sur también se han visto obligados a restablecer las restricciones en medio de nuevos brotes. Portugal, donde el 89% de la población ha recibido dos dosis contra el Covid-19, está solicitando trabajo remoto a partir del próximo mes, mientras que se necesita un resultado negativo para ingresar a clubes nocturnos, bares y hogares de ancianos, incluso para personas vacunadas. Irlanda, donde el 76% de la población está completamente vacunada, introdujo recientemente un toque de queda a medianoche en bares, restaurantes y clubes nocturnos.

corea-del-sur-2.jpg
Funcionarios rocían desinfectantes en los lugares nocturnos del vecindario de Itaewon, luego del brote de Covid-19 en Seúl, el 11 de mayo de 2020. Foto: Reuters

Reino Unido impuso recientemente una orden de trabajo desde casa y un requisito de prueba de vacunación para asistir a clubes nocturnos y algunos otros lugares cerrados, ya que el gobierno advirtió que ómicron se estaba extendiendo rápidamente allí.

“La vacunación por sí sola no es suficiente para prevenir la propagación de infecciones”, dijo Ben Cowling, director de la división de epidemiología y bioestadística de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Hong Kong.

Hace apenas seis semanas que las autoridades surcoreanas se sintieron lo suficientemente confiadas como para comenzar la era de “viviendo con el Covid”, como ellos lo expresaron. Las empresas podían permanecer abiertas todo el tiempo que quisieran. Se levantaron los límites a las reuniones privadas. Las autoridades, incluso, ofrecieron la posibilidad de poner fin a los mandatos de mascarillas si se vacunaba una cantidad suficiente de la población.

Ahora, Corea del Sur advierte que las infecciones diarias pronto podrían superar las 10.000 y posiblemente triplicarse el próximo mes, dijo el jueves un alto funcionario de salud. El número de pacientes críticamente enfermos podría duplicarse aproximadamente a partir de ahora, llegando a unos 2.000 en el peor de los casos, agregó el funcionario.

Las medidas de Corea del Sur para reducir las hospitalizaciones y retrasar las infecciones han atraído críticas en una variedad de frentes. A principios de este mes, grupos cívicos presentaron una petición al organismo de control de los derechos humanos de Corea del Sur, argumentando que era inconstitucional penalizar a los adolescentes no vacunados.

En febrero, los adolescentes que no estén completamente vacunados serán bloqueados de bibliotecas, academias extracurriculares y muchas otras instalaciones públicas que requieren un “pase de vacuna” digital para ingresar. En una protesta reciente, Lee Yeon-jin dijo que a ella le preocupaba que su hija de 12 años fuera demasiado pequeña para recibir la vacuna contra el Covid-19.

Un trabajador médico traslada una prueba de Covid-19 en una clínica improvisada en Seúl, el 14 de diciembre de 2020. Foto: AP

“El gobierno está amenazando el derecho de nuestros niños a aprender al imponer estas medidas”, dijo Lee, quien está completamente vacunada.

Las autoridades de salud de Corea del Sur citaron investigaciones científicas de que las vacunas previenen enfermedades graves y muertes hasta en un 90%, al tiempo que reducen los riesgos de infección.

Solo el 0,2% de las personas completamente vacunadas han experimentado infecciones graves en Corea del Sur. Mientras tanto, el 99% de los adolescentes que estaban infectados no habían sido vacunados, dijeron funcionarios de salud.

El jueves, el primer ministro surcoreano, Kim Boo-kyum, al explicar el regreso de las restricciones, dijo que el país se enfrentaba a una “crisis de virus”.

“Determinamos que seremos capaces de superar este momento crítico solo si logramos controlar rápidamente la propagación mediante fuertes medidas de distanciamiento social”, dijo Kim.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.