La primera musulmana que puede llegar al Congreso de EE.UU.

Rashida Tlaib afuera del Capitolio en Michigan. Foto: AP

Rashida Tlaib conversó con La Tercera sobre su nominación por el Partido Demócrata para un escaño en el Congreso. “No hablaba inglés cuando comencé el colegio. Ahora lucharé contra la política migratoria” de Trump.


“Quiero que las personas en el país sepan que no necesitas renunciar a tus principios. No necesitas cambiar quién eres para aspirar a un cargo público y de eso se trata este país”. Con esas palabras Rashida Tlaib celebró la mañana del miércoles su triunfo en la nominación del Partido Demócrata -en la víspera- para competir sin oposición por un escaño en el Congreso para el área de Detroit, el cual fue ocupado durante mucho tiempo por el representante John Conyers. Una carrera que está prácticamente ganada porque ningún republicano o candidatos de otros partidos están en la contienda. La exrepresentante estatal de 42 años sería la primera musulmana en el Congreso de Estados Unidos.

Las palabras de Rashida Tlaib la mañana después de su triunfo hacen referencia a su ascendencia árabe. Ella es hija de palestinos -su madre nació cerca de Ramala y su padre en Jerusalén- que emigraron a Nicaragua antes de establecerse en el sur de Detroit. Allí, tras salir de la escuela, Rashida asistió a la universidad estatal Wayne donde estudió ciencias políticas y luego estudió leyes en Thomas M. Cooley, donde graduó en 2004.

“Soy la mayor de 14 hermanos. Mi papá trabajaba en la empresa Ford, eran tiempos complicados, a veces eran buenos y otros malos y no sabíamos si íbamos a estar bien o no económicamente. No hablaba inglés cuando comencé el colegio, mis padres no se graduaron del colegio. El hecho que ahora es muy probable que vaya a ser miembro del Congreso es muy inspirador, el mensaje que se puede dar es que el sueño americano, las historias que escuchamos de personas antes que yo, aún están vivas, aun cuando estamos viviendo algunos de los momentos más oscuros en la última década”, dice en conversación con La Tercera.

Estos momentos oscuros hacen referencia a la Presidencia de Donald Trump. En este sentido, una de las primeras medidas que adoptó apenas llegó a la Casa Blanca fue firmar una orden ejecutiva en el que prohibía la entrada de personas provenientes de seis países de mayoría musulmana. Algo que provocó profundas críticas tanto en el país como en la comunidad internacional. “Estoy muy, muy decepcionada de la Corte Suprema y por el hecho que menos de la mitad de las personas haya cambiado el curso de la historia de Estados Unidos al permitir que continúe la prohibición a los musulmanes, pero también lo que es grandioso de nuestro país es que los musulmanes como yo pueden postular a un cargo, ir al Congreso y luchar contra esa política”, explica.

En todo caso, Tlaib señala que estas medidas contra las minorías adoptadas por el Presidente Trump podrían motivar a las personas para votar por los demócratas en las elecciones legislativas de noviembre. “Ahora estoy tan enfocada en el distrito que represento, ni siquiera he pensado sobre qué significa esto para el Partido Demócrata y si esto -de alguna forma- motiva a más demócratas para votar. Lo que sí puedo decir es que vi un número récord de participación solo en mi distrito y realmente creo que las acciones recientes de Donald Trump han motivado a muchas mujeres especialmente para salir a votar”, indica.

Fue en 2008 cuando Rashida Tlaib obtuvo su primer cargo público, al ganar un escaño en la cámara de representantes de Michigan, por un área principalmente demócrata y donde predominan los negros y los hispanos. Luego consiguió la reelección en 2012. Al ser consultada sobre los problemas que afectan su distrito señala que “irónicamente es el alto costo de los seguros para autos”. Esto, porque Detroit es mundialmente famosa por ser la sede automotriz. Otros problemas que identifica es “el hecho que las personas no hayan sido capaces de tener acceso a préstamos para comprar una casa en el distrito. También la educación, tengo un par de comunidades, una de ellas perdió su colegio distrital completamente. El número de problemas relacionados con la inequidad en la educación es muy crítico”.

“El aumento de la pobreza es uno de los desafíos que tenemos y eso es muy fuerte en mi distrito. Creo que la recesión económica realmente cambió el maquillaje de algunos vecindarios. Aun cuando se ha hablado mucho del repunte de Detroit, lo que sea que defina eso, no ha ocurrido en algunos de los vecindarios. Muchas de las diferentes barreras que están ahora, como el acceso a los préstamos hipotecarios, que den seguros de autos costeables, todas estas cosas son consecuencia de la recesión económica”, concluye.

Seguir leyendo