Las potencias europeas alistan nuevas medidas para contener la segunda ola de Covid-19

Una mujer con una mascarilla en un tranvía en una calle de Saint-Etienne, Francia.

Francia amplió el toque de queda a otros 38 departamentos, mientras España no ha logrado acuerdo general para la medida, pero algunas comunidades han decidido avanzar en esta restricción. Reino Unido, en tanto, anunció un plan de apoyo a los trabajadores afectados.




Una semana después de haber decretado toque de queda en nueve ciudades, incluida París, el gobierno francés agregó 38 departamentos a la medida, además de la Polinesia. Con un promedio de 25.480 casos en los últimos siete días Francia, al igual que el resto de sus vecinos, atraviesa la segunda ola de la pandemia, que supera los niveles de contagios del primer semestre. “La situación es grave”, señaló el primer ministro Jean Castex.

Desde este viernes, 54 departamentos y territorios de ultramar en Francia, de un total de 101, estarán afectados por el toque de queda desde las 21:00 a las 6:00, una medida que afecta a “46 millones de franceses”. Castex detalló que la tasa de incidencia, es decir el número de casos confirmados de Covid-19 por cada 100.000 habitantes, aumentó un 40% en una semana, para llegar a 251 en el país. Si la epidemia no se controla mediante la extensión del toque de queda, “(deberíamos) considerar medidas mucho más duras (...) Aún hay tiempo para evitarlo, pero no nos queda mucho”, agregó el premier.

Así como Francia sigue avanzando en sus restricciones para intentar contener el virus y, al mismo tiempo, evitar un nuevo confinamiento como lo hizo Irlanda, también decretan nuevas medidas sus países vecinos.

En Reino Unido, donde actualmente rige un toque de queda nocturno en algunas ciudades como Londres para comercios como bares y pub en el marco del plan de tres niveles informado por Boris Johnson la semana pasada, el canciller británico, Rishi Sunak, dio a conocer un proyecto que contempla un mayor apoyo a los empleos y trabajadores afectados por las restricciones.

El plan que Sunak detalló este jueves a los diputados en la Cámara de los Comunes, responde a la creciente presión sobre el nivel de apoyo del gobierno para ciertos sectores del país que enfrentan duras restricciones por la pandemia.

Personas con mascarillas caminan por el puente de Westminster, en Londres, Gran Bretaña, el 22 de octubre.

Así, anunció grandes cambios al Job Support Scheme (JSS) para pagar una mayor proporción de los salarios de los trabajadores de lo inicialmente planeado, junto con más dinero para los independientes y subvenciones para empresas en áreas afectadas por cierres locales.

Las empresas de las áreas en nivel 2, particularmente en el sector de la hospitalidad, se habían quejado de que estarían mejor si estuvieran bajo restricciones de nivel 3, y argumentaban que aunque se verían obligados a cerrar, se beneficiarían de un mayor apoyo del gobierno.

El anuncio del gobierno británico se produce luego de que el miércoles se registraran 26.688 nuevos casos de coronavirus, el número más alto de casos diarios registrado en el país. Eso sí, cabe considerar que las pruebas masivas no estuvieron disponibles durante la primera ola de la pandemia.

El umbral para Italia

En Italia, donde se registraron 15.198 casos solo este miércoles -la mayor cantidad de casos diarios desde el inicio de la pandemia-, el gobierno está evaluando el cierre de actividades no esenciales y la prohibición de circulación entre regiones, si es que las normas ya aplicadas en las regiones italianas no detienen el ascenso de la curva epidemiológica. Así, según informa el diario Corriere Della Serra, el Ejecutivo ha optado por proceder “gradualmente” con un objetivo declarado: mantener abiertas las actividades productivas y las escuelas.

Una calle de restaurantes en Milán, Italia, el 22 de octubre.

El gobierno del primer ministro Giuseppe Conte se habría fijado un umbral para decretar un nuevo confinamiento, informa el medio italiano: si el número de pacientes ingresados en las UCI supera los 2.300. Al martes había 926 personas ingresadas en cuidados intensivos y hace una semana, el 14 de octubre, eran cerca de la mitad, 539.

Entre las normas que ya existen en el país, los alcaldes tienen poderes para cerrar las áreas públicas después de las 21:00 y se ajustan los horarios de apertura de los restaurantes y el tamaño de los grupos permitidos. Se suspenden las conferencias y festivales locales, y los deportes de contacto amateur están prohibidos.

En Alemania, la situación no es mejor que la de las otras potencias europeas. De hecho, este jueves el Instituto Robert Koch de Alemania (RKI) informó más de 11.200 nuevos casos de Covid-19 en las últimas 24 horas, la primera vez desde el inicio de la pandemia que se registran más de 10.000 nuevos casos al día en Alemania y la segunda vez en cuestión de días que el país reporta un nuevo máximo diario.

“La situación se ha vuelto muy seria en general”, reconoció el Dr. Lothar Wieler, director del RKI. El 15 de octubre, el gobierno federal y los estados decidieron que se deben implementar reglas más estrictas si se exceden los umbrales de 35 o 50 nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes en una semana en las regiones.

Además de las restricciones locales de cada estado, el gobierno alemán ha emitido advertencias de viaje para las regiones de esquí populares en Austria, Italia y Suiza, así como para toda Irlanda y Polonia. Gran Bretaña también se considera ahora una zona de alto riesgo.

Una pareja desciende las escaleras en la Plaza España, en Roma. Foto: AP

España dividida ante toque de queda

España evalúa por ahora la implementación de un toque de queda. Este jueves, la mayoría de las comunidades autónomas se pronunciaron a favor de que el gobierno imponga un toque de queda general durante la celebración del Consejo Interterritorial de Salud. Sin embargo, según detallan los medios españoles, la decisión final se retrasa por las dudas mostradas por el País Vasco, Madrid, Cataluña y Galicia.

Pero por otro lado, la Comunidad Valenciana anunció un toque de queda de medianoche a seis de la mañana que empezará a principios de la semana que viene, y el Ejecutivo de Andalucía decretó toque de queda a partir de este domingo para Granada y 30 municipios de su área metropolitana entre las 23:00 y las 6:00, una decisión que está pendiente del aval del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.