Pentágono revisará seguridad de los códigos nucleares del presidente de EE.UU. tras peligrar en el asalto al Capitolio

Personal militar transporta uno de los maletines nucleares del presidente de EE.UU. Foto: La Tercera/Archivo

La decisión fue tomada después de que uno de los maletines nucleares estuvo al alcance de los partidarios del expresidente Trump que atacaron el Congreso estadounidense, el pasado 6 de enero. El Pentágono dijo que evaluaría hasta qué punto sus funcionarios podrían detectar y responder si el maletín presidencial de emergencia se “perdiera, fuera robado o estuviera en peligro”. El maletín contiene las claves que el mandatario utilizaría para autentificar una orden de lanzamiento de misiles nucleares en caso de no estar en la Casa Blanca.




El organismo de control del Pentágono dijo este martes que evaluaría los protocolos de seguridad relacionados con el “balón nuclear” del presidente de Estados Unidos, que contiene los códigos para un ataque, después de que uno de los maletines estuvo al alcance de manifestantes que atacaron el Capitolio el 6 de enero.

En un breve aviso, la oficina del inspector general dijo que evaluaría hasta qué punto los funcionarios del Pentágono podrían detectar y responder si el maletín presidencial de emergencia se “perdiera, fuera robado o estuviera en peligro”.

“Es posible que revisemos el objetivo a medida que avance la evaluación”, añadió.

Un funcionario estadounidense, que habló bajo condición de anonimato, dijo que las preocupaciones en torno al asedio del 6 de enero ayudaron a desencadenar la evaluación.

El vicepresidente Mike Pence estaba en el Capitolio de Estados Unidos, acompañado por un ayudante militar que llevaba un maletín nuclear de reserva cuando el edificio fue asaltado por partidarios del entonces presidente Donald Trump.

El maletín contiene los códigos que el presidente utilizaría para autentificar una orden de lanzamiento de misiles nucleares en caso de no estar en la Casa Blanca.

Las imágenes de seguridad que se hicieron públicas durante el posterior juicio de destitución contra Trump mostraron como Pence y el ayudante militar que llevaba los códigos son conducidos a un lugar seguro, mientras los manifestantes se acercaban a su ubicación.

“En ningún momento estuvo en peligro”, dijo una fuente familiarizada con la situación.

Incluso si los manifestantes se hubieran apoderado de la maletín, cualquier orden de ataque nuclear habría tenido que ser confirmada y procesada por los militares.

Pero el 6 de enero fue solo una de las varias veces en que durante la presidencia de Trump se puso en duda la seguridad del maletín nuclear.

En noviembre de 2017, cuando Trump estaba en Beijing almorzando con el presidente chino Xi Jinping, un funcionario de seguridad chino se enzarzó en una pelea en otra habitación con el ayudante militar estadounidense que llevaba el maletín.

El entonces jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, un alto e imponente general retirado, intervino y se enzarzó en un altercado físico con el funcionario chino para asegurarse de que el maletín nuclear no se le escapara de las manos al ayudante militar, dijo un ex alto funcionario del gobierno de Trump.

El 20 de enero de este año, Trump insistió en salir de Washington antes de que asumiera el demócrata Joe Biden, lo que significaba que debía ir con él un militar hasta que su sucesor jurara el cargo.

Trump fue acompañado por un ayudante militar que llevaba un maletín nuclear a Palm Beach, en Florida, y lo mantuvo cerca de él hasta que Trump dejó de ser presidente, dijo una fuente familiarizada con la situación.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.