Atenciones médicas caen 62% en junio: la mayor baja se registra en pediatría

Los hospitales, que concentran el grueso de las cirugías y consultas de especialidad, están casi con dedicación exclusiva al Covid-19. Foto: Agenciauno

En la primera semana se hicieron 350 mil consultas y 284 mil exámenes menos que en 2019. Expertos llaman a reforzar red e incrementar telemedicina para frenar otra crisis sanitaria.




En abril el Ministerio de Salud advirtió que la cuarentena, como medida para frenar el coronavirus, paradojalmente, generaría otro problema sanitario: el descontrol de las patologías que estaban dejando de atenderse. Por ello, se llamó a asistir al médico, en la medida de lo posible.

Pero eso no estaría ocurriendo. Según un análisis de IMED, la empresa que permite la emisión de bonos a través de la huella digital electrónica, en la primera semana de junio se realizaron 220 mil consultas médicas en todo el país; es decir, 62% menos que las 570 mil que se hicieron el año pasado a la misma fecha.

Las consultas tuvieron una brusca caída en marzo, cuando comenzó la pandemia, y luego repuntaron en abril, coincidiendo con el llamado de las autoridades. Pero volvieron a bajar, principalmente en Santiago, con la cuarentena general (ver infografía).

Según la comparación, los grupos etarios que más han dejado de ir al médico son los menores de 25 años y mayores de 70 años, cuya asistencia en junio cayó un 69%. La especialidad más golpeadas es pediatría, con 84% menos de atenciones que la misma semana del año anterior. Le siguen las consultas de urgencia, traumatología, oftalmología, obstetricia y ginecología. Esta última descendió 43% en la primera semana de junio.

También ha bajado la realización de exámenes. La primera semana de junio se hicieron 230 mil, un 52% menos que las 514 mil prestaciones de 2019. Entre los pacientes crónicos, el mayor impacto se ve en las atenciones ambulatorias ligadas a nefrología, nutrición y diabetología.

El gerente general de IMED, Michel Moya, dice que es urgente buscar una solución para las atenciones pendientes, que caerán como avalancha sobre la red asistencial una vez que pase la pandemia. Y para ello, propone desarrollar más la telemedicina.

“Hoy el 5% de las consultas se hacen de forma remota, lo que es muy poco. Pero la tecnología para hacerlo está disponible con la telemedicina”, dice. Cuenta que Fonasa ha avanzado más que otras aseguradoras, pues hoy ofrece 45 prestaciones por esta vía. “Es el único esfuerzo aislado que hubo por anticiparse a esta crisis que veremos en el segundo semestre”, advierte.

Los prestadores también han notado la baja en atenciones. En la Clínica Santa María, la actividad ha disminuido a un cuarto de lo normal. El director del Área Ambulatoria y de Unidades de Apoyo, Max Buchheister, dice que han tomado medidas para garantizar que los pacientes no se contagien, como controles distanciados en el tiempo. “Además, ofrecemos telemedicina, consultas presenciales seguras y urgencia separada para cuadros agudos sin Covid-19. El centro médico de La Dehesa está destinado íntegramente a pacientes sin coronavirus”, explica.

La Fundación Politopedia calculó que 2,3 millones de consultas podrían postergarse hasta septiembre, además de 125 mil cirugías y 181 mil casos GES, a lo que se suman todas las patologías que surjan por el encierro, como los problemas de salud mental.

¿Cómo preparar la red sanitaria para esa segunda crisis? El presidente de la Fundación Creando Salud, Matías Goyenechea, dice “se debe planificar desde ya un apoyo a la red asistencial para cuando salgamos de la pandemia, porque estamos pagando un alto costo sanitario por la enorme demanda que significa el coronavirus”.

Michel Moya, de IMED, cuenta que propusieron al Registro Civil registrar a los recién nacidos en los mismos hospitales. “El ministerio nos pidió retomar eso para hacerles también el registro de los fallecidos. Si esta tecnología se hubiera desarrollado hace un año, el problema del acceso a la información (del número de muertos) no lo tendríamos hoy”, afirma.

Comenta